None
LOS ANEGAMIENTOS AFECTAN A PUEBLOS, CIUDADES, CARRETERAS Y PARCELAS RURALES

Por la falta de obras, la lluvia volvió a generar inundaciones en la Región

En Junín, los más afectados fueron cientos de pobladores del campo, aunque en muchos barrios también se registraron las ya clásicas "lagunas". El tiempo no mejoraría hasta el domingo. Muchas familias están aisladas y no podrán ir a votar el domingo en las PASO.

Por la falta de obras hidráulicas, la Región viene padeciendo cada lluvia como un verdadero drama, que afecta tanto a las ciudades como al campo y pequeñas localidades.
Entre el miércoles y ayer, buena parte del noroeste bonaerense se vio sacudido por precipitaciones que en algunos casos alcanzaron los 150 milímetros.
Así, las imágenes de calles y caminos rurales convertidos en ríos y lagunas se transformaron ya en postales habituales de la desidia y la falta de obras de canalización y, fundamentalmente, la parálisis del Plan Maestro de la Cuenca del Salado.
Pero ahora, mientras los pronósticos de intensas lluvias como consecuencia del año "Niño" vienen cumplíendose al pie de la letra (lo mismo que los efectos de la inacción del Gobierno), la crisis de infraestructura amenaza con dejar aislados a pueblos enteros, justo a un día de las elecciones, por lo que muchas familias no podrán ir a votar.

Lluvias intensas
En Junín, los 65 milímetros que cayeron en 24 horas fueron suficientes para que el panorama de aislamiento y hasta de desolación que se vive en los barrios más alejados del centro recrudeciera con la postal ingrata de siempre.
Anchas lagunas y gruesas capas de barro renovaron el incordio que significó querer transitar en moto o bicicleta por barrios como Loreto, Bicentenario, Ricardo Rojas, San Antonio, Emilio Mitre, La Vaca, Progreso y Villa del Parque, entre otros.
Un testimonio que refleja lo mal que la volvieron a pasar los ciudadanos de esos sectores es el expresado por Marcela, domiciliada en Loreto: “Calle Suiza era una arteria no mantenida, pero pasable. Ayer (por el miércoles), los de Obras Públicas, con una máquina hicieron un canal en la intersección de Suiza con Azcuénaga y ahora no se puede pasar más, salvo que uno tome un avioncito o alquile un bote”.
De todos modos, tanto Defensa Civil como los bomberos negaron haber tenido que intervenir para realizar tareas de evacuación.
En el campo, la intensidad y la persistencia del fenómeno climático le echaron más leña al fuego de la preocupación que se vive por el ingreso masivo de agua en los lotes por la intransitabilidad de los caminos.
“Nosotros venimos manifestando preocupación por este tema desde marzo, cuando se empezó a hablar de un año Niño, y comenzamos a tratar de prever lo que nos iba a dejar una primavera que se anticipa como muy lluviosa. Desde el año pasado venimos planteando la necesidad de realizar obras de fondo para mejorar la red vial”, afirmó el presidente de la Sociedad Rural de Junín, Rodrigo Esponda.
Algunas mediciones efectuadas en el distrito indican que en el paraje "La Agraria" cayeron 65 milímetros, muchos menos que los más de 100 que sorprendieron a los vecinos de Agustín Roca, por ejemplo.
En tanto, en O´Higgins, el pluviómetro marcó 130 milímetros, veinte menos que los 150 milímetros que se midieron en Chacabuco, lugar que mostró a gran parte de su casco urbano –incluso la zona céntrica- sumido en la inundación.
No menos poderosa fue la gravedad del malestar climático en el partido de Lincoln, que ya venía castigado por episodios similares anteriores y que ahora cedió aún más ante los embates del tiempo.
Uno de los sitios más golpeados fue la pequeña población de Bayauca, donde el ingreso y egreso (se requiere el tránsito por tierra de doce kilómetros desde la Ruta Nacional 188) se tornó una quimera en cualquier tipo de rodados.
En La Balsa, un paraje situado a diez kilómetros de Lincoln, es muy difícil hallar una fracción de suelo reconocible, es decir que no esté tapada por el agua, y así y todo eso no detuvo la actividad educativa en la Escuela Primaria 61.

Agua, agua y más agua

Las lluvias que se comenzaron a dar este ultimo miércoles en horas de la tarde de manera débil y que crecieron con intensidad en la madrugada de este jueves, según se informo por parte de Defensa Civil de 9 de Julio, dieron lugar al siguiente registro pluviometrico: 9 de Julio (planta urbana), 19 milímetros; La Niña, 28 milímetros; Dudignac, 13 milímetros; Morea, 23 milímetros; Naón, 32 milímetros; Patricios, 20 milímetros; El Provincial, 19 milímetros; Quiroga, 17 milímetros; Dennehy, 32 milímetros; French, 39 milímetros; 12 de octubre, 22 milímetros; El Tejar, 40 milímetros y El Chajá, 32 milímetros.
En Bragado, el miércoles a la noche, los hinchas de River se quedaron sin ver el partido final de la Copa Libertadores de América, ya que las fuertes tormentas sacaron de servicio el alimentador Nº4 que abastece a más cuatro mil clientes de Edén S.A, además del alimentador 6 que provee energía a Mechita.
En Carlos Casares, las lluvias fueron suaves y no se registró problema alguno, con mediciones que se ubicaron entre los 12 y los 34 milímetros.

El mal tiempo no va a parar

En concordancia con las estimaciones del Servicio Meteorológico Nacional, desde la estación con asiento en el aeródromo Junín alertaron que el clima se mantendrá adverso hasta el domingo. “Habrá mejorías temporarias, pero el tiempo continuará inestable y se registrarán lluvias intermitentes”, le adelantó el pronosticador de turno a Democracia.

COMENTARIOS