La RAE eliminó 2800 palabras del diccionario: algunos de los términos que quedaron afuera

La RAE eliminó 2800 palabras del diccionario: algunos de los términos que quedaron afuera

El lenguaje se modifica, por eso la academia decidió jubilar algunas expresiones que dejaron de usarse en los últimos cien años.

El Instituto Cervantes, en Madrid, inauguró la muestra 1974-2014, impulsada por la artista y filóloga Marta PCampos. En ella, se exhiben las 2.793 palabras eliminadas del diccionario durante el último siglo, términos que las personas ya no podrán encontrar más en el diccionario.

“La lengua está viva, está pegada a la piel de la sociedad”, afirmó el director del Instituto Cervantes, el poeta Luis García Montero, a la prensa española al ser consultado sobre la particular muestra. Luego, explicó por qué algunos términos merecen estar en el diccionario y otros salir de él.

Mientras los términos selfi, wasapear y sororidad fueron incluídos recientemente, palabras como anteanteanoche (trasanteanoche), bajotraer (abatimiento, humillación), ¡caracoles! (¡Caramba!), enseñorearse (hacerse señor y dueño de una cosa), titilante (que titila), pilluelo (de pillo), cuñadez (relación entre cuñados), quedaron afuera.

En ese marco, la propuesta léxico-artística de PCampos recopila todas las palabras que eran moneda corriente en 1914 pero que en 2014 ya no usaba casi nadie. “Con esta propuesta la artista pretende visualizar lo muerto, lo incorrecto, lo obsoleto, lo que parece que sobra dentro de nuestra lengua”, explica el instituto en una la nota sobre la muestra, que se exhibe en la Caja de las Letras de la capital española.

Según explicaron los creadores de este proyecto, el desuso “ha sido el principal motivo por el que estas palabras han perdido su entrada en el diccionario”.

La muestra incluye un libro de PCampos en formato de diccionario, coeditado por el Musac y la editorial Entrascuas y ya funciona un foro online donde constan todas las palabras (http://19142014.es/foro/). Allí, los usuarios pueden comentar cada entrada. A su vez, se harán tres talleres, en junio, julio y septiembre, para públicos diversos.

De acuerdo a lo expresado por elInstituto Cervantes, “la propuesta ha conseguido que las palabras que han sido borradas del diccionario emerjan nuevamente. La idea para esta exposición surge con el auge de las data visualisation o visualizaciones de información. En la mayor parte de ellas encontramos datos que se están creando continuamente de forma activa; en oposición a ello, este proyecto muestra información que se ha creado de forma pasiva, palabras, que la RAE ha decidido eliminar del diccionario”.

A partir de ahora, ya no podremos exclamar: “¡Caracoles!”, ni tampoco decirle a un niño “chicuelo”. Pero podemos usar una famosa mala palabra como adjetivo intensificativo de nuestros sustantivos.

COMENTARIOS