Los adultos deben informarse para prevenir la neumonía
VIDA SANA

Los adultos deben informarse para prevenir la neumonía

Informarse y conocer los métodos de prevención son las necesidades fundamentales para ayudar a evitar la neumonía, según afirmaron en el marco del Día Mundial contra la enfermedad, que se conmemora este lunes.
Por tal motivo, los expertos invitaron a los adultos mayores de 65 años, y a los que tienen entre 18 y 65 que presenten alguna comorbilidad, a que obtengan más información sobre la neumonía, el impacto a largo plazo que puede tener en la vida en las personas y sobre cómo ayudar a protegerse contra esta enfermedad.
La neumonía, que incluye la neumonía neumocócica, es una de las principales causas de muerte en niños en todo el mundo, pero los adultos mayores también tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad debido al deterioro progresivo del sistema inmunológico relacionado con la edad.
Representa una condición que, si bien en algunos casos puede cursarse de manera ambulatoria, también en ocasiones suele revestir mayor gravedad, requerir internación y hasta ocasionar la muerte.
Según estadísticas de nuestro país, uno de cada cuatro mayores de 65 años que se internan por neumonía fallecerá al cabo de un año.
"En el Día Mundial contra la neumonía es muy importante continuar concientizando a la comunidad sobre los riesgos que la neumonía puede representar para la salud.
Asimismo, pueden tomarse medidas efectivas para prevenirla y para reducir la gravedad de sus complicaciones", expresó Alejandro Cané, Director Regional de Asuntos Científicos del Área de Vacunas de Pfizer.
La neumonía puede representar una gran carga para la población adulta.
En particular, la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), es decir, la que se contrae fuera del entorno sanitario, representa la gran mayoría de los casos y es una de las principales causas de muerte por infección en Estados Unidos y Europa, con una tasa de mortalidad en adultos mayores que supera el 10%.
En todo el mundo, la NAC afecta de manera abrumadora a adultos mayores, con tasas de incidencia que varían, aproximadamente, entre 250 y más de 4.000 casos por cada 100.000 personas en algunos países.
"Una encuesta reciente arrojó que, en la Argentina, casi 7 de cada 10 de los adultos que deberían haberse vacunado contra la neumonía, no lo habían hecho.
Tenemos que trabajar para que esa proporción baje significativamente, así más adultos en nuestro país van a poder vivir más y mejor, prevenidos de los daños que puede ocasionar una condición como ésta", agregó Cané.
La neumonía podría implicar ausentismo laboral y puede llegar a afectar la realización de actividades habituales.
En un estudio realizado en los Estados Unidos, el 80% de los adultos de 50 años o más con NAC informó que había perdido el trabajo, o bien dejado sus actividades habituales, hasta por 13 días debido a cuadros de sintomatología continua.
Entre el 20% y el 50% de los adultos con NAC se reportó como hospitalizado, lo cual representa una carga al sistema.
De hecho, uno de cada cinco adultos hospitalizados por NAC termina en la unidad de cuidados intensivos (UCI) donde su estadía hospitalaria promedio es de cinco días.
Además, los adultos con neumonía pueden padecer consecuencias importantes debido a la infección.
Por ejemplo, la neumonía puede conducir a complicaciones como insuficiencia respiratoria (que requiere un respirador o ventilador) y septicemia (una infección generalizada difícil de controlar).
Entre los síntomas de la neumonía neumocócica, se incluyen tos, fiebre alta, escalofríos y dificultad para respirar.
Aunque cualquiera puede contraer la enfermedad, algunas personas corren un mayor riesgo de infección, incluidos los niños menores de dos años y los adultos de 65 años o más.
Otros factores de riesgo para la neumonía neumocócica incluyen diabetes, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y un sistema inmunológico deprimido.
Además, el consumo de cigarrillos y el alcoholismo también aumentan el riesgo.
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inmunización previene entre dos y tres millones de muertes cada año en personas de todas las edades, además de ser una de las formas más costo-efectivas de ayudar a reducir las enfermedades y la mortalidad en todo el mundo.

COMENTARIOS