Estatales no se apuran y buscan cerrar paritarias después de que lo hagan los docentes.
Estatales no se apuran y buscan cerrar paritarias después de que lo hagan los docentes.
NEGOCIACIÓN SALARIAL EN LA PROVINCIA

Gremios estatales aguardarán la definición de los docentes antes de cerrar su paritaria

Buscan no quedar descolocados frente un acuerdo más ventajoso que pudieran lograr los maestros.

La expectativa por la accidentada marcha de la paritaria docente en la Provincia va más allá del impacto propio de esa negociación. Los representantes de los gremios estatales aguardan a que alumbre un acuerdo con los maestros antes de estampar la firma de un cierre salarial propio.
El año pasado los que hicieron punta fueron los sindicatos que reúnen al personal administrativo y porteros agrupados en la ley 10.430. Fueron lo que abrieron la puerta para que el gobierno provincial lograra aplicar un aumento salarial en cuatro cuotas e instaurar por primera vez la cláusula de actualización automática por inflación.
Luego de no pocos tironeos y 17 días de paros, los docentes terminaron acordando con un esquema similar: aumento en etapas y cláusula gatillo que en su caso, se terminó disparando a fines de este año. Es que los docentes acordaron un 21,5 por ciento de mejora y terminaron finalmente percibiendo un 24,8 por ciento, el resultado final de la inflación del año pasado.
Los estatales consiguieron al final el mismo aumento luego de cerrar en cuatro cuotas de 4,5 por ciento cada una producto de ese ajuste automático.
Si bien todo indicaba que el gobierno bonaerense iba a elegir el mismo itinerario en la negociación, esto es, acordar primero con los estatales y luego intentar un cierre con los maestros, en esta ocasión cambió la lógica.

El arma del presentismo
Existieron sondeos con los gremios de la ley 10.430 en los que los funcionarios pusieron sobre la mesa una mejora anual del 15 por ciento en cuotas y la aplicación de un plus por presentismo y productividad. Pero esas negociaciones se estancaron por decisión de la Provincia que prefirió sumergirse en una difícil negociación con los gremios del Magisterio.
Con la negociación empantanada, ahora los gremios estatales prefieren esperar a que se defina la paritaria docente antes de cerrar la propia.
Hay una cuestión básica: los docentes tienen mayor poder de fuego producto del impacto que suelen tener las medidas de fuerza en las escuelas.
Pero también pesa otra situación: los estatales no quieren quedar relegados frente a un eventual acuerdo superador que puedan conseguir los maestros.
Fuentes del sector se abrazaron a un ejemplo. Tanto docentes como estatales escucharon la idea oficial de avanzar con el pago del Presentismo. En el caso de los maestros, la propuesta oficial fue de hasta 6 mil pesos por año para el maestro que no falte. Pero los estatales escucharon otra cifra. “A nosotros, en esas charlas informales, no propusieron un monto menor”, decían.
Por eso, la estrategia de los estatales pasa por estos días por aguardar el desenlace de la negociación con los maestros. Si bien nadie espera una resolución rápida, los gremios tampoco quieren pisar en falso y quedar desfasados frente a los docentes.

COMENTARIOS