None
CRIMEN DE ANGELES

"Mangeri quiso abusar de Ángeles y la portería es la escena del crimen", dijo la fiscal que investiga la causa

María Paula Asaro aseguró que el portero Jorge Mangeri le confesó haber asesinado a la adolescente porque "no pudo con su culpa", dijo que está convencida de que el portero "quiso abusar" de la víctima pero no tenía planeado asesinarla y adelantó que evalúa acusarlo por femicidio.

Asaro habló por primera vez del crimen que ella investiga, y que fue cometido el 10 de junio en el barrio de Palermo, en una entrevista publicada hoy por el portal fiscales.gob.ar, el sitio oficial del Ministerio Público Fiscal en internet.


"Se vio superado por el hecho, debe ser muy fuerte matar a una persona. Se empezó a sentir mal, a vomitar. No pudo con su culpa", dijo Asaro sobre el imputado Mangeri.


Sobre la noche del 14 y la madrugada del 15 de junio, cuando el portero llegó a la Fiscalía de Instrucción 35 a declarar como testigo y terminó preso, Asaro recordó: "La noche que vino a declarar no me miraba a los ojos".


"Creo que fue mejor que lo interrogara una mujer, se sintió invadido muchísimo más en lo que había hecho", agregó. Según la fiscal, Mangeri incurrió en serias contradicciones, ella suspendió la declaración y a las 5.15 el encargado pidió hablar con ella y, delante del secretario, les dijo "fui yo".


"Dijo muy convencido la frase. Hasta me dio lástima, se me llenaron los ojos de lágrimas", afirmó la fiscal quien admitió que en ese momento no descartaba que Mangeri estuviera encubriendo a alguien más.


Asaro reconoció que debió investigar al círculo íntimo de la víctima y recordó que "en la televisión ya daban por culpable al padrastro", en referencia a Sergio Opatowski, aunque explicó que carecía de elementos probatorios serios que lo comprometieran.


Agregó que se convenció definitivamente de que Mangeri era el autor del crimen cuando su ADN fue hallado mediante los hisopados realizados en las uñas de Angeles.


"Me quedé helada cuando me comunicaron que las posibilidades de que fuera ADN de Mangeri eran del 99,9 por ciento", dijo Asaro, quien recordó que el propio portero le dijo durante los allanamientos del miércoles 12 de junio: "Es la Mumi", al ver videos que registraron la llegada de Angeles al edificio.


En la nota, Asaro afirmó que ella está convencida de que en el caso hubo un móvil sexual, aunque no cree que el homicidio estuviera planificado de antemano por Mangeri.


“Para mí quiso abusar de la chica. Pero no lo tenía armado”, señaló Asaro, para luego comentar que su hipótesis es que el crimen fue cometido en la casa del imputado, en el octavo piso del edificio de Ravignani 2360.


"Creemos que el lugar del hecho fue la portería. No lo podemos afirmar todavía, pero estamos cada día más cerca", dijo la fiscal quien también comentó que la dificultad de hallar el lugar del hecho radica en que Mangeri tuvo casi cinco días para limpiar la escena del crimen.


Además, la fiscal reconoció que cuando el martes 11 de junio le confirmaron que el cadáver encontrado en una planta de la CEAMSE de la localidad bonaerense de José León Suárez era el de Angeles -a quien buscaba desde la noche anterior-, lo primero que pensó fue "nunca voy a encontrar al culpable".


Asaro adelantó que, tal como ya lo solicitó la querella del padre de Angeles, la fiscalía está evaluando la posibilidad de pedirle al juez de la causa, Javier Ríos, que a Mangeri se lo impute e indague por el delito de "femicidio" -que se castiga con prisión perpetua- y que para ello trabaja junto con los expertos del programa de Género del Ministerio Público Fiscal.


Por último, explicó que se aguardan los resultados del análisis histopatológico de varias muestras obtenidas en la exhumación del cuerpo y en la autopsia, lo que podría confirmar el supuesto de homicidio "criminis causa", es decir, que el homicidio se haya cometido para ocultar otro delito, en este caso, el ataque sexual.

COMENTARIOS