La casa de la víctima, en la zona de Rivadavia y Magaldi.
La casa de la víctima, en la zona de Rivadavia y Magaldi.
EN EL BARRIO FERROVIARIO

Una mujer fue víctima del cuento del tío, una estafa que se repite en Junín

Un hombre de unos 40 años, que se hizo pasar por un empleado del banco, fue hacia la vivienda de la señora a retirar dinero en efectivo con el argumento de que estaba perdiendo valor debido a la inflación y que debía cambiarlo por moneda extranjera.

La modalidad de las estafas a través de los teléfonos se ha visto incrementada este último tiempo, en Junín, la Región y en provincias del interior.
En la tarde de ayer, una mujer mayor fue víctima de un robo con el “cuento del tío” a quien la despojaron de dinero en efectivo, un ilícito que tiene como objetivo engañar a personas adultas, por lo general de la tercera edad.
Según informaron a Democracia, la jubilada, que vive en la zona de calles Rivadavia y Magaldi (Barrio Ferroviario), recibió un llamado telefónico de una persona quien supuestamente era empleada de una entidad bancaria o financiera.
Como se repite en estos hechos, del otro lado del teléfono, la voz del malviviente le advertía que debía cambiar sus ahorros en billetes nacionales por moneda extranjera para que no perdieran valor, debido a la inflación. Y que para eso debía pasar a retirar el monto para poder comprar las divisas.
Momentos después, un hombre de unos 40 años y de 1,56 metros de altura, se hizo presente en la vivienda de la mujer, quien le hizo entrega del efectivo. Al notar que el sujeto no regresaba, se hizo la denuncia al sistema telefónico 911 y efectivos policiales se presentaron en el domicilio, constatando el hecho delictivo.
De esta manera, se instruyó una causa judicial caratulada “estafa” tramitada en la Fiscalía de turno y la investigación se está llevando adelante por la Dirección Departamental de Investigaciones de Junín (DDI).
Si bien la maniobra se fue repitiendo y alertando en distintas provincias durante el último año, en 2019 hubo más de diez casos en la zona, y dos juninenses detenidos en Salto.
El 8 de febrero último, a una señora la pasó a buscar una mujer, que “iba de parte de la hija” y la llevó al Banco Industrial donde le hizo adquirir dos créditos, “cuando la apoderada de la cuenta era su progenitora. Después, en la puerta, la subió arriba del taxi y la mandó a su casa”, afirmaron a Democracia.

Tres hechos en un día
Ocurrieron en horas de la tarde del miércoles 30 de enero, entre las 15.30 y las 16, en el que resultaron damnificadas dos abuelas de 71 y 88 años, respectivamente.
En la causa “estafa en grado de tentativa”, la moradora del domicilio de Bernardo de Irigoyen al 350 recibió un llamado a su teléfono fijo en el que una voz femenina, que se hacía pasar por un familiar, le informaba que había que cambiar billetes por disposición bancaria. Ante la sospecha de la receptora, que le efectuó preguntas y fue más audaz, la malviviente cortó la llamada.
En la IPP por “estafa”, una mujer se hizo pasar como nieta de la damnificada, y le indicó que un hombre del banco pasaría a buscar billetes y alhajas, por el domicilio en Benito de Miguel al 500, ya que iban a perder valor por las políticas del Gobierno nacional.
Efectivamente, un sujeto, un “simulador”, vestido con saco, camisa, corbata y pantalón de vestir, concurrió poco después a la vivienda, donde la víctima le entregó la suma de 1200 pesos y un anillo de oro.
En el tercer caso, instruido en una IPP número 04-00-001225-19, una jubilada de 84 años recibió dos llamadas de una joven mujer en su domicilio de calle Sarmiento al 50. Bajo el mismo raid, le indicó que preparara la plata para cambiar en el banco por billetes nuevos, y que el contador pasaría a retirarla más tarde.
Luego, un hombre de aproximadamente 1,70 de altura, tez blanca y vestido de saco oscuro, se presentó y recibió, de manos de la víctima, la suma de 67.900 pesos.
No conforme con el botín, y dejando de lado por un momento su papel de actor, el malviviente sustrajo 4.400 dólares estadounidenses de una caja metálica ubicada al lado del teléfono.

COMENTARIOS