POR VIOLACIÓN Y MUERTE DE UNA NIÑA DE 11 AÑOS

El Tribunal Oral condenó a cumplir la pena de reclusión perpetua a José Varela

Camila Borda fue abusada sexualmente y estrangulada por el victimario, un hombre que actualmente tiene 41 años de edad y sobre el cual pesa una condena estimada en 35 años de prisión.

Los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 del Departamento Judicial Junín condenaron, por unanimidad, a José Carlos Varela, de 41 años de edad, a la pena de Reclusión Perpetua, por considerarlo responsable de la muerte de Camila Borda, de 11 años de edad.
Los delitos por los cuales se lo condena son: “abuso sexual calificado por haber sido cometido mediante acceso carnal en concurso real con homicidio doblemente calificado por su comisión mediante alevosía y criminis causae", estas últimas dos calificantes en concurso ideal.


Audiencia
En la audiencia llevada a cabo ayer en la sala de audiencia del sexto piso de Tribunales, los jueces Miguel Angel Vilaseca, Esteban Melilli y Karina Piegari, dieron a conocer su resolución ante la presencia de familiares de la víctima, vecinos de los mismos y público en general.
Tras conocerse la sentencia condenatoria se vivieron momentos de profunda emoción, por las características de este hecho deleznable y trágico ocurrido el 25 de febrero de 2018 en una vivienda de avenida Arias 1559, de la cual era casero el imputado y donde se encontró el cuerpo de Camila Borda, tras la búsqueda encabezada por los mismos vecinos del barrio.
Se estima que el hecho se concretó entre las 12 y las 16 de ese día. Los jueces consideraron probado que Varela la abusó sexualmente, con acceso carnal vías vaginal y anal, y luego la estranguló para ocultar el delito cometido.
Las pericias determinaron que Camila murió como consecuencia de este estrangulamiento por paro cardiorespiratorio traumático. Señalaron que el imputado actuó solo, consciente de lo que estaba haciendo, sin riesgo alguno para él mismo.
En las afueras de Tribunales se autoconvocaron grupos de jóvenes, portando pancartas, algunas con el escrito “con vida nos queremos”, organizaron una sentada, y con aplausos expresaban su sentimiento ante este tremendo hecho cometido en nuestra ciudad.

Más detalles
Los jueces para arribar a su resolución señalaron que tuvieron en cuenta las declaraciones de los familiares y allegados a la víctima, testigos de la búsqueda y posterior hallazgo del cuerpo, actas de pericias oculares, fotografías y planimétricas, autopsia.
La niña fue encontrada muerta en una de las habitaciones de la casa donde vivía Varela.
Respecto al tema de la inimputabilidad, los magistrados rechazaron esta figura, basándose en pericias psicológicas y psiquiátricas, considerándolo capaz de discernir lo que está bien de lo que está mal, que no hubo obnubilación de su conciencia y que no atravesaba un episodio psicótico en el momento del hecho.
Él tenía plena capacidad de comprender sus actos, plena conciencia de lo que hacía al momento de abusar y matar a la niña, y de la ilicitud de sus actos.
El veredicto se resolvió sin mediar agravantes ni atenuantes.
Por unanimidad dictaron veredicto condenatorio.
Para dictar sentencia, el Tribunal, consideró que la víctima estaba indefensa cuando Varela la atacó, violó y estranguló hasta asfixiarla, acusándolo de actuar con alevosía.
En lo que es la figura de criminis causae, los doctores Vilaseca, Melilli y Piegari señalaron que el victimario mató para ocultar el abuso sexual, ya que la niña lo conocía y era vecino de su familia. Su objetivo era que su delito quedara impune y por ello trató de ocultarlo. El hombre la sujetó después de muerta, con cinta aisladora, y al momento de encontrarla los familiares y policía interviniente, Camila tenía una bolsa en su cabeza.
Varela, con familiares en Junín pero oriundo de La Plata, está en prisión desde pocas horas después de ocurrido el hecho. Está alojado en la cárcel de Mercedes, donde continuará estándolo hasta que cumpla la condena, presuntamente unos 35 años más.

COMENTARIOS