La leve mejora de la relación entre China  y los Estados Unidos afirma los mercados
ENFOQUE

La leve mejora de la relación entre China y los Estados Unidos afirma los mercados

El fin de semana pasado durante la reunión del G-20 realizada en Osaka (Japón), Donald Trump y Xi Jinping tuvieron su anunciada reunión bilateral. Si bien el resultado de la reunión no ha sido suficiente para destrabar el conflicto comercial entre ambas potencias, un gesto de Donald Trump fue suficiente para frenar la escalada y buscar encauzar las negociaciones.
El gesto fue el anuncio del presidente americano de permitir a la empresa telefónica Huawei la compra de chips y minicomponentes a una de las principales empresas productoras de los Estados Unidos.
Este gesto fue interpretado por el mercado como un comienzo de flexibilización de la política de Trump hacia China. El primer impacto que mostró el mercado de Chicago fue una fuerte suba en todos los commodities, trigo, maíz, soja y aceites y subproductos.
No ha sido éste el factor excluyente de la suba de Chicago, podemos decir que ha sido un cambio de humor de los operadores y disparador para las subas.
Hay que considerar también la posibilidad de que la Reserva Federal pueda bajar las tasas de interés de referencia al conocerse el informe de nuevos empleos generados durante el mes de junio.
No hay que descuidar tampoco la evolución de los cultivos en Estados Unidos y la condición y estado de los mismos. Por lo pronto ya se puede dar por concluida la siembra de maíz, con mucha menos superficie que la estimada inicialmente y con el recorte ya efectuado por el USDA de 34 millones de toneladas en la producción en su informe del pasado 10 de Junio.
En soja ya se encuentra sembrado el 92% de la superficie total, contra el 99% como promedio últimos 5 años y el 100% a igual momento de la campaña anterior. La condición y estado de los cultivos de soja ha desmejorado con respecto a la cosecha pasada.
La condición de cultivos en estado muy bueno (47%) a excelente (7%), contrasta con la situación del 2018 cuando el 55% (bueno) y el 16% (excelente) anticipaban una cosecha con rindes récord.
Tanto en soja como en maíz, el combo del fuerte atraso en las siembras, la menor superficie sembrada y la peor condición de los cultivos, dejan abierto el análisis para enfrentar una de las peores cosechas de ambos cultivos en Estados Unidos.
El mercado sabe que la situación es muy delicada, pues de tener algún pico de sequía durante el verano será otro factor que imprima presión alcista a Chicago.
Deben darse muy buenas condiciones durante los próximos 60 días para que los americanos confirmen un nivel de cosecha regular, no excepcional. Cualquier traspié, tendrá impacto positivo inmediato sobre los precios.
En el plano local 90 barcos de maíz afirman el mercado. La soja sin demanda de exportación de poroto. En estos momentos, entre vapores cargando, en espera de carga, en rada y nominados, hay casi 300 barcos para la carga de maíz, poroto de soja, aceites y harinas de soja.
La estrella este año es el maíz, con un total de 92 barcos en la grilla por un total de 2,75 millones de toneladas que deberían ser embarcados durante los próximos 45 días.
Y éste es uno de los principales motivos que justifica la actual firmeza en el precio del maíz disponible, además de la fuerte suba registrada en el maíz en Chicago en las últimas semanas.
Nos preguntamos qué puede suceder cuando los exportadores cubran la demanda por maíz disponible. Las chances que el mercado de maíz corrija el precio a la baja son muy altas, si bien hay otros factores que seguirán influyendo, como lo es el volumen final de producción de la cosecha de maíz americano.
El segundo producto en el ranking es la harina de soja con un total de 72 vapores en la grilla, y luego en tercer lugar se destaca el aceite de soja con 37 buques.
Tiene sentido la menor cantidad de vapores de aceite de soja, pues el rendimiento industrial de procesamiento del poroto de soja es un 18% de aceite y un 78% de harina.
El dato clave para poder entender el comportamiento de los mercados, principalmente el de soja, es la cantidad de vapores a la carga de dicho producto.
En total son 20 barcos de soja, de los cuales 12 están nominados para la carga en los puertos bonaerenses de Bahía Blanca y Necochea y 3 vapores para cargar en el puerto de Lima. Vale decir que solamente 5 barcos están a la carga en los puertos de Upriver (Río Arriba Rosario) donde están localizas el 90 % de las industrias procesadoras y exportadoras de harina y aceite de soja.
Este es el reflejo de por dónde pasa la demanda actual del complejo soja; los exportadores de grano de soja no forman mercado pues no generan demanda, al no tener interés de los importadores, hoy concentrada en Brasil abasteciendo la demanda de China, principal importador mundial de soja. Además el otro dato clave es que la pérdida de competitividad del complejo industrial aceitero, por la desigualdad impositiva que les aumenta los costos operativos y de procesamiento, las aceiteras lo compensan con un menor precio de compra de su materia prima, el poroto de soja.
Y por ello el precio de la soja en nuestro mercado no acompañó la suba registrada en el mercado internacional.

(*) Fundador de GuruMarket.

COMENTARIOS