Uno de los grupos que entrena en el Club Jorge Newbery.
Uno de los grupos que entrena en el Club Jorge Newbery.
DEPORTES QUE CRECEN

Tenis de mesa: "La adrenalina está en la conexión de lo mental con lo físico"

Así lo entiende Marcos Guglielmetti, jugador y entrenador de un deporte que cada vez tiene más adeptos en Junín. "Esto es un camino de exploración en donde el objetivo es desarrollar una mejor técnica", remarcó en diálogo con Democracia.

Para Marcos Guglielmetti, la adrenalina en el tenis de mesa está en la conexión de lo mental con lo físico. En diálogo con Democracia, este buen jugador y entrenador juninense de 43 años repasó su historia, habló de las clases que dicta en el Club Jorge Newbery y describió los principales atractivos de un deporte que no para de sumar adeptos en nuestra ciudad.

- ¿Cuándo nace tu relación con el tenis de mesa?
- En realidad desde muy chico me gustó practicar deportes. En 1985, cuando tenía 10 años, logré el subcampeonato nacional de patín carrera sobre la distancia de 300 metros contra el reloj. En ese entonces era el mejor de la provincia de Buenos Aires pero a nivel nacional todo era más difícil. Igual, más que conforme con ese puesto. Luego me retiré, creo que al otro año. Y más adelante arranqué a jugar tenis de mesa.

- ¿Cómo se dando esta doble faceta de jugador y entrenador?
- En el Club Jorge Newbery las clases arrancaron más o menos por abril del año pasado. Yo estaba entrenando en el Club Gimnasia y Esgrima desde el año 2010 y después de ahí nos fuimos al Club Junín. Después de eso me prepuse armar mi propio grupo y ahí me trasladé al Club Newbery. Por suerte las cosas salieron bien y hoy estamos hablando de un grupo de unas 16, 17 personas.

- ¿Cómo planteás el trabajo en estos grupos?
- Lógicamente los grupos se dividen por clases. Al principio el número de alumnos por grupo variaba bastante, a veces iban tres y a veces 11. Pero por suerte hoy ya hemos podido variar ese número y hemos podido conformar un grupo estable. Después, considero que el tenis de mesa está poco desarrollado en nuestro país. Si bien es cierto que hay un buen nivel en Sudamérica, y que cuando nos enfrentamos con Brasil, por ejemplo, no nos va tan mal, creo que en el país el tenis de mesa mucho no se conoce.

- ¿Existen fundamentos teóricos?
- Sí, claro. Gracias a Luis Marcantoni, un chico que conocí en el Club Gimnasia y Esgrima, yo empecé a entrenar de manera semiprofesional. A partir de los conocimientos de Luis y también de estudios que hice por mi cuenta, traté de ir profesionalizándome y en este camino me incliné más para al lado de la filosofía china. Esta es una manera de interpretar el juego que se diferencia por ejemplo de la concepción europea o lo japonés.

- ¿Cómo es esto de la filosofía china?
- Dentro de la filosofía china del tenis de mesa está la idea de utilizar gomas duras, se trata de pegarle más fuerte y se utilizan mucho las piernas. Nosotros vamos por este camino, tratando siempre de mejorar pero nunca perdiendo de vista la diversión. Es un camino de exploración en donde el objetivo es desarrollar una mejor técnica. Es todo un desafío. Y dentro de la idea de mejorar también está el objetivo de poder participar en un futuro de alguno de los torneos que se organizan en Venado Tuerto, por ejemplo. La intención es ser mucho más competitivos de lo que hoy ya somos.

- ¿Qué competencias están en agenda?
- Como equipo del Club Jorge Newbery aún no hemos participado de manera oficial, eso también es un objetivo a cumplir. Sí, desde lo personal, estoy compitiendo de los torneos que se hacen una vez por año en Junín y también viajo a las competencias que se hacen en Venado Tuerto. En estos torneos arranqué jugando en segunda hasta que gané y pude ascender a primera donde hoy estoy compitiendo. Desde lo personal mi objetivo es tratar de estar tercero o cuarto en el ranking regional. Hay jugadores muy buenos, que están en los primeros puestos, pero a mis 43 años me gustaría crecer un poquito más y tratar de estar en lo más alto posible. Hoy, el campeón vigente debe tener 16 años, es una diferencia importante de edad, pero eso no quita que uno pueda seguir avanzando.

- ¿Dónde está la adrenalina en el tenis de mesa?
- Podría decirse que está en la conexión de lo mental con lo físico. De cada práctica los chicos salen exhaustos y si jugás un torneo te puedo asegurar que al otro día te duele todo el cuerpo. El tenis de mesa es un deporte muy físico, que requiere un gran entrenamiento muscular, sobre todo mucho trabajo de piernas, brazos, cintura y lógicamente requiere de mucha concentración. Desde lo mental el deporte es muy interesante, principalmente porque uno tiene que resolver cuestiones de estrategia en lo inmediato.

- Se resuelve rápido y en cuestión de segundos.
- Exacto. Podríamos definirlo como una especie de ajedrez rápido. Yo creo que el tenis de mesa también es para gente perfeccionista. El tenis de mesa es el deporte más jugado del mundo, 40 millones de personas lo practican. Y bien jugado se transforma en un deporte muy difícil y muy exigente. Si querés jugar bien se requiere de mucho entrenamiento. En este sentido, siempre digo que uno no se aburre mientras mejora.

COMENTARIOS