Mateo y un doble junto al
Mateo y un doble junto al "Negro" Daniel Lares.
ANTE LA ADVERSIDAD, LA VALENTÍA

Mateo Rodríguez, ejemplo de superación

Durante 2018 fue uno de los alumnos destacados de la escuela de iniciación deportiva para chicos en sillas de ruedas que se desarrolló en el Complejo "Beto" Mesa. Las clases junto al "profe" Germán Muñoz le cambiaron la vida. Otra muestra de inclusión a través del deporte.

Mateo Rodríguez cumplió 9 años el 17 de septiembre. Padece mielomeningocele, un defecto del tubo neural en el cual los huesos de la columna no se forman totalmente. Por esta patología ya fue intervenido quirúrgicamente en cuatro oportunidades y el año que viene será la quinta. Vive con su abuelo Fernando, en el Fonavi 117 y asiste a la Escuela N° 30.
Durante 2018 Mateo fue uno de los mejores alumnos de la escuela de iniciación deportiva para chicos en sillas de ruedas que se desarrolló en el Complejo "Beto" Mesa. Por su entusiasmo, sus ganas y su voluntad, este pequeño de nueve años se llevó todos los aplausos en el acto de fin de curso donde demostró sus habilidades en el básquet.
"Las clases con el profesor Germán le cambiaron la vida", contó a Democracia Fernando, el abuelo de Mateo, haciendo referencia a Germán Muñoz, el "profe" que está a cargo de la escuelita y que lógicamente también es uno de los protagonistas principales en esta historia.
Al ser consultado sobre el trabajo realizado junto a Mateo, Germán comentó: "Cuando arrancamos con el proyecto sabíamos que no iba a hacer fácil lograr que los chicos asistan, sobre todo porque trasladar a un chico en sillas de ruedas tiene sus complicaciones. Pero desde el comienzo dijimos que íbamos a mantener la escuelita abierta aunque asista un solo alumno".
Añadió: "Con Mateo ocurrió un poco eso. Hubo varios chicos que vinieron y que dejaron, pero lo de él fue distinto. Todos los miércoles estaba ahí, firme. Con su alegría y con sus ganas de aprender, de jugar".

Entre las actividades que se desarrollaron juntos, Germán contó que Mateo expresó su preferencia por el básquet. A partir de eso el "profe" diagramó las clases y desarrolló un proyecto donde el aprendizaje y la diversión ocuparon un lugar central.
Entre los momentos más lindos, Germán seleccionó una clase especial. Recordó: "Una tarde le propuse a Mateo trabajar sin la silla de ruedas. Me acuerdo que me miró sorprendido. La cuestión es que nos tiramos los dos al piso y nos pusimos a armar como unas especies de casitas con unas colchonetas. Nos reímos muchísimo. Es un chico muy inteligente y muy sensible también".
Desde que Mateo asiste a la escuelita su vida cambió. Según contó su abuelo Fernando, él no veía la hora de que lleguen los miércoles para ir a practicar. Al respecto, agregó: "Los miércoles eran especiales y cuando volvía de las clases me contaba todo lo que había hecho y se lo notaba distinto. Más alegre. Hasta dormía mejor, como más relajado".

La estrella del acto de cierre
El primer fin de semana de diciembre se realizó en el "Beto" Mesa el cierre de las actividades y allí Mateo fue una de las estrellas de la noche. Demostró lo aprendido durante el año y al momento de encestar unos dobles tuvo el acompañamiento del "Negro" Daniel Lares, reconocido ex basquetbolista de nuestra ciudad. Ante cada conversión de Mateo la emoción se hacía sentir en aplausos, en ovación y en alguna que otra lágrima.
Es importante remarcar que la escuela de iniciación es un proyecto creado y respaldado desde la Subsecretaría de Deportes y Educación del Gobierno de Junín que encabeza Daniel Pueyo. Sobre las intenciones que persigue esta iniciativa, el funcionario detalló: "La idea siempre fue que existan espacios de inclusión, de aprendizaje y de entretenimiento. El caso de Mateo nos emocionó a todos y ojalá que el proyecto siga sumando más chicos, ese es uno de los objetivos para el año que viene".
En definitiva, el 2018 ha dejado una huella imborrable para Mateo. Se sumó a un proyecto que cambió su vida, que transformó los miércoles en un día especial y que gracias al compromiso del "profe" Germán aprendió que a la adversidad se la puede combatir con alegría.

COMENTARIOS