None
TEMOR A DEJAR EL HOGAR DESPROTEGIDO

Aumentó un 20 por ciento la venta de pólizas provocada por la inseguridad

La demanda de la clientela es mucho más vertiginosa que el año pasado a esta misma altura del calendario. “La gente pregunta mucho, pero además contrata más”, dijo Daniel Perea.

La famosa frase “no hay inseguridad, lo que hay es sensación de inseguridad”, utilizada por el ahora senador nacional Aníbal Fernández buscando calmar la preocupación de la sociedad por los robos que se dan a diario en todo el país, bien puede servir, se esté o no de acuerdo con ella, para graficar lo que viene sintiendo desde hace varios meses la comunidad juninense.
Con matices en cuanto a la cantidad y calidad, todos los días la sección policial de los medios se nutre de algún hecho delictivo y, del universo total de delitos, no es baja la proporción que se cometen ultrajando domicilios ajenos.
Es por eso que las familias prefieren incorporar un ítem más a la planilla de gastos pero asegurarse que en caso de ser “visitados” por los ladrones no perderán todo el patrimonio, y para ese fin la contratación de un seguro sigue siendo uno de los métodos más efectivos.
Daniel Perea, miembro de la comisión de la Asociación de Productores de Seguros de la provincia de Buenos Aires, aseguró que en Junín la venta de pólizas aumentó un veinte por ciento de un año a esta parte.
Consultado por DEMOCRACIA, el comerciante indicó que “la gente pregunta mucho pero ahora también está haciendo seguros. En este momento estamos en condiciones de afirmar que la venta de seguros para viviendas aumentó un veinte por ciento con respecto a esta misma altura del año pasado”.
El plan de cobertura que más se está comercializando en este momento es el denominado “combinado de familia”, que cubre incendio de edificios, incendio de contenido, robo de primer riesgo (ropa, cubiertos, vajilla, entre otros elementos que no requieren de una descripción específica en la declaración), robo específico (televisores, electrodomésticos, joyas, entre bienes que sí deben ser puntualizados para establecer la valuación de la pérdida), roturas de vidrios, puertas y ventanas.
Perea comentó que el costo de ese servicio varía de acuerdo con la capacidad monetaria del cliente y la cantidad de elementos que incluye en el plan. “Algunos aseguran hasta los palos de golf”, puntualizó.
También en lo referente a precios, Perea explicó que depende del material que se tenga que cubrir y de la ubicación de la vivienda, pero “en planos generales el costo va entre los 50 y 150 pesos”.

También sube la demanda de alarmas

Pese a que los índices delictivos se mantienen estables en Junín, y, según fuentes policiales, se producen unos 60 hechos prevenibles por mes, el mercado de seguridad hogareña parece ir en aumento.
¿La tendencia? Transformar las casas en refugios inteligentes, alarmas que se activan ante la presencia de extraños y sensores de movimiento conectados en forma inalámbrica con la central de monitoreo.
Así, estos dispositivos que cada vez son más sofisticados han dejado de ser medidas de protección sólo de bancos y joyerías. Por los robos, cada vez más vecinos instalan sistemas de seguridad integrales en sus hogares.
Según afirman los expertos en el tema, una vez que están cubiertas las necesidades básicas, en la clase media aparecen las necesidades de segundo orden, entre ellas, la seguridad. Y cuanto más crece el poder adquisitivo, la gente más siente que debe cuidar lo que tiene. Y si no le alcanza la seguridad que le ofrece el Estado, empieza a contratar seguridad privada.
Alejandro Villegas, supervisor de Raster Security, afirmó a DEMOCRACIA que “hay un incremento notable en la venta de equipos”. Y agregó: “Si lo comparamos con febrero de 2011, estamos en el orden del 40 por ciento, tanto para interiores como para exteriores, en comercios y domicilios particulares”.
Según Villegas, el movimiento de nuevos usuarios es constante. “La gente viene decidida a contratar el servicio de alarma como hace varios meses no sucedía, prefieren invertir unos pesos en la seguridad de sus bienes y viajar tranquilos o salir, aunque sea por un par de horas, de su casa sin miedo”.
Los especialistas aseguran que todos los sistemas de seguridad se complementan. Las rejas sirven para impedir que el ladrón ingrese a la propiedad y se recomiendan para las casas, especialmente las que lindan con terrenos baldíos. En los edificios, se colocan en los pisos que suelen ser más tentadores para los ladrones: en los primeros o en los últimos. También en aquellos que lindan con obras en construcción.
Rubén Bowers, jefe de seguridad de Excel, afirmó que “la demanda de la gente es continua y eso denota que existe una fuerte sensación de inseguridad. Lo percibimos todos los días, pero de un modo más específico se trasluce en el incremento en el índice de ventas, que alcanzó el 25 por ciento con respecto al año pasado”.
“El comunicador GPRS utiliza la red GSM y los teléfonos disponibles provistos por las compañías de telefonía celular con el beneficio de tarifa plana, con facturación por paquetes de datos”, explicó.
Rubén Bowers añadió que los fines de semana “es cuando más tarea tenemos por la activación de alarmas”.

COMENTARIOS