Los niños que concurren a las escuelas son los más afectados

La gripe puede afectar a cualquier persona: niños, adultos y personas mayores de edad, pero los más pequeños, que concurren a la guardería, al jardín de infantes o al colegio primario siempre están más expuestos a padecer enfermedades infecciosas que el resto de los grupos etáreos.

Según estadísticas difundidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Americana de Pediatría, los niños se ven afectados por la gripe hasta cuatro veces más que los adultos.

Liliana Vázquez, médica infectóloga, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (SADIP), aseguró que “en tiempos de epidemia, los más pequeños llegan a picos de 42 por ciento mientras que la incidencia en mayores de edad varía del 5 al 10 por ciento.

Vázquez comentó que “además son el grupo que más transmite el virus: un joven o adulto puede contagiar durante dos o tres días mientras que los niños pueden hacerlo por más de una semana”.

“Es fundamental la pronta consulta a un profesional médico ante la aparición de los primeros síntomas: fiebre, escalofríos, tos seca, estornudos, goteo nasal, molestias en la garganta, lagrimeo, dolor de cabeza y/o dolores musculares”, manifestó la especialita.

En ese sentido, la infectóloga señaló que “dentro de sus complicaciones se encuentran la otitis media aguda, sinusitis, laringitis y neumonía”, y agregó que “las personas con más riesgo de presentar complicaciones son los niños menores de cinco años, personas con enfermedades crónicas (cardíacas, pulmonares, renales, diabéticos, inmunocomprometidos, que reciban aspirina o medicación que baja sus defensas), enfermedades neurológicas que producen discapacidad motora, obesos y embarazadas”.

“Si sobrevienen las complicaciones, la recuperación puede ser más compleja, pudiendo comprometer la vida de esa persona”, puntualizó.

Vázquez puso de relieve que “se debe aplicar la vacuna antigripal según lo establece el Calendario Nacional de Vacunación del Ministerio de Salud de la Nación a todos los que tienen alguna condición de salud que los hace más vulnerables a tener complicaciones y a todos los mayores de 65 años, embarazadas, niños de 6 a 24 meses, y padres de niños menores de seis meses de vida, tengan o no alguna condición especial de salud”.

“El Ministerio de Salud la dará en forma gratuita a los denominados grupos de riesgo pero también se puede vacunar toda aquella persona que desee estar protegida contra la gripe este invierno”, comentó.

En este sentido, consideró “acertado” que los adultos (padres, familia, maestras, etc.) que entran en contacto con los más pequeños “también se vacunen porque de esta manera generan una especie de barrera protectora que ayuda a disminuir o impedir la transmisión del virus”.

La vacuna antigripal reduce hasta un 90 por ciento las posibilidades de contraer la enfermedad pero aún así, si existe contagio, el riesgo de desarrollar complicaciones disminuye considerablemente.

COMENTARIOS