Se avecina la fecha en que más se enferman los chicos

Hay un día en que los consultorios y las guardias de los hospitales atienden la mayor cantidad de cuadros respiratorios de todo el año. Aunque ese día solía registrarse entre fines de abril y principios de mayo; en los últimos tiempos se ha ido corriendo hacia junio. Nadie sabe con exactitud cuándo podría caer esta vez, pero a la par de los primeros fríos del año el sistema sanitario comenzó ya a prepararse para recibirlo; y lo mismo conviene hacer en casa, en especial si se tienen niños pequeños.

“El año pasado el pico se registró en junio por las variaciones climáticas y es muy probable que este año también se demore, ya que hasta hace unos días teníamos un clima primaveral; pero no lo podemos asegurar. En cualquier caso ya tomamos todas las previsiones necesarias y estamos preparados para afrontarlo aún si llegara mañana”, afirma el director provincial de Atención Primaria de la Salud, el doctor Luis Crovetto.

A falta de certezas sobre cuándo caerá el pico anual, el Ministerio de Salud ha detectado que ya circulan en la Provincia algunos adenovirus, el virus de la gripe común y el virus sincicial respiratorio, tres de los principales causantes de infecciones respiratorios que afectan sobre todo a los niños de hasta 9 años y a los mayores de 65, pero que resultan especialmente peligrosos para los bebés.


Precauciones


Frente a la temporada de infecciones respiratorias, “una de las medidas más importantes es la vacuna antigripal, que se está aplicando gratuitamente en todos los centros de salud de la Provincia a los grupos de riesgo”, recomiendan desde el Ministerio de Salud. Pero esa vacuna, a la que se le atribuye en buena medida la disminución de patologías respiratorias en los últimos años, no cubre a los menores de seis meses de vida.

Para ellos, la mayor protección está en la lactancia materna exclusiva. La leche materna tiene un componente que no tienen ninguna otra leche modificada y que protege a la mucosa respiratoria. “Se ha comprobado que los bebés que se alimentan exclusivamente de ella tienen un riesgo entre cinco y siete veces menor de desarrollar una infección respiratoria que el resto”, coinciden los especialistas.

No menos importante tanto para los menores de seis meses como para los niños pequeños es evitar en esta época los hacinamientos. “Como la transmisión se da de persona a persona conviene no llevar a los más chiquitos a lugares donde haya mucha concentración de chicos más grandes, al menos durante los próximos meses. Y también hay que ventilar la casa en forma diaria para eliminar la flora que se va concentrando en los ambientes cerrados”, sugieren los médicos.

COMENTARIOS