Para el PJ, se está “premiando al evasor” y sugiere la intervención de un fiscal

El presidente del Consejo del Partido Justicialista, Héctor Azil, expuso las críticas de esa fracción política a la eliminación de la Tasa de Espectáculos. “Ya nos había generado dudas, y por qué no decirlo, también sospechas que en el mismo año en el que se habían realizado los eventos artísticos y deportivos más multitudinarios en la ciudad, y cuando se proyectaban para el año en curso numerosos espectáculos de relevancia, el Ejecutivo municipal (con la anuencia de sus concejales) derogara en la ordenanza fiscal impositiva del año 2012 la tasa de derechos de espectáculos. Ahora nos causa estupor leer y escuchar de boca del secretario General del municipio Javier Gabrielli, ante los pedidos de informes con respecto al faltante de dinero generado por dicha tasa durante el año anterior, se debe a que ´los productores artísticos no pagan el derecho´”.

Azil dejó varias consideraciones al respecto. “En principio, el ejecutivo municipal debería, en aras de demostrar la transparencia de su gestión, contestar éste y todos los pedidos de informes que se le realizan; es más, ante la simple duda planteada públicamente por ediles de distintos bloques de concejales, debería dar las explicaciones necesarias y mostrar las cuentas correspondientes”.

“Segundo, deberían demostrar qué gestiones hicieron para efectivizar el cobro de la tasa, si, tal como expresa el secretario general, los productores no pagan.

Tercero, deberían informarnos a los ciudadanos quiénes son esos empresarios, ya que en una breve enumeración de eventos del 2011, podemos recordar que por nuestra ciudad pasaron el Indio Solari, Chayanne, Casi Angeles, El Turismo Carretera, Ciro y los Persas y Casi Justicia Social, entre otros; y es de suponer que empresarios que realizan eventos de ese tipo, no desconocen la existencia de la tasa al momento de programarlos. Cuarto y fundamental: las declaraciones Gabrielli, y la derogación de la tasa de derechos de espectáculos promovida y lograda por el ejecutivo municipal, fundan un grave antecedente: el de premiar al evasor. Con ese criterio facilista e infantil, sería necesario que gran parte de los contribuyentes dejáramos de abonar las distintas tasas para que el Intendente nos “premie” con la derogación de las mismas. ¡Pobre de los juninenses si eso ocurriera!

Por último, una pregunta: ¿la gravedad del caso, no amerita que algún fiscal actúe de oficio para esclarecer el tema?”.

COMENTARIOS