Las guarderías de mascotas cuentan con espacios libres para que ellos disfruten.
Las guarderías de mascotas cuentan con espacios libres para que ellos disfruten.
CUIDADO DE ANIMALES

Pileta y verde para que las mascotas también disfruten el verano en Junín

Con las vacaciones, muchos aprovechan para irse de viaje. Ya sea una escapada de cinco días o un tiempo más extenso, la duda siempre es la misma: qué hacer con los animales. Algunas opciones de guarderías y hoteles para perros.

Si bien cada vez hay más lugares “petfriendly”, donde los animales son bienvenidos, a veces llevarlos de viaje no es una opción. Entonces empieza la búsqueda de algún familiar o amigo que pueda hacerse cargo de las mascotas por unos días o, de lo contrario, está la alternativa de las guarderías u hoteles para mascotas. 

Guardería Patán

Nuria Maltese, propietaria de la Guardería Patán ubicada en Trabajadores Argentinos y Natividad, es hija de una de las fundadoras del Refugio de la Asociación Juninense de Protección a los Animales (AJPA). Por eso, el amor por los animales y convivir con ellos es algo innato para ella.

Asimismo, Maltese es abogada y tras haber estado estudiando en otra ciudad por unos años, cuando volvió a Junín se involucró de lleno con la causa. Tal es así que con el dinero que ganó en su primer juicio construyó caniles en su quinta para darles un lugar a los perros en situación de calle. “Los hice sin pensar que el día de mañana iba a poner una guardería”, confesó Maltese para Democracia. 

Al principio, solo eran algunos perros de la terminal de ómnibus, pero después de un tiempo a los perros se fueron sumando gatos, hasta tal punto que hoy, diez años más tarde, cuenta con 150 animales en su casa. 

Por eso decidió crear la guardería, para obtener un ingreso y poder sustentar a los animales que quedaban sin dueño. El espacio se llama La Caprichosa y en él está el Refugio Tierra de Ángeles, la Guardería Patán y el vivero. Además, Maltese tiene una guardería equina y un cementerio de animales. 

En la Guardería Patán hay tanto perros de raza grande como chica, aunque “los chicos no los pongo en caniles porque son muy grandes y no están preparados para ellos”, explicó Maltese. A lo que añadió “tengo otro espacio hecho especialmente para ellos y los gatos también”.

En lo referido a las condiciones de ingreso pide libreta de vacunas completa, lo cual “es importante para saber que veterinarios los atiende”, señaló. Incluso se está formando en asistencia veterinaria para poder dar a los animales de su quinta el mejor cuidado posible en caso de alguna emergencia o de que requieran algún tipo de tratamiento específico. En cuanto a las tarifas y precios, rondan los 1600/1700 pesos por día por perro. Si son varios días y varios perros se reduce la tarifa. 

Por otra parte, Maltese siempre pide a los dueños de las mascotas que lleven su propio alimento, “considero que el animal ya está sufriendo un abandono como para que también la cambien la alimentación”, mencionó.

La Guaudería

Maria Victoria Mazza Yachin hace un año y medio que está a cargo del terreno que antiguamente era conocido como el refugio de Marta Prunier, donde creó la Guaudería, un espacio donde los perros pueden hospedarse y disfrutar en la naturaleza.

Mazza Yachin empezó paseando perros, después esas mismas personas le fueron dando la llave de su casa cuando se iban unos días de viaje. Cada vez tenía más animales a su cargo así que hizo una guardería en la casa de su Mamá –donde vivía-  hasta que después de varios años consiguió el predio donde pudo hacer realidad su sueño. 

“A mí me gusta que los animales estén en espacios libres, que se sientan cómodos, que se sientan como en casa. Siempre soñé con tener una guardería, es la realidad.”, sostuvo Mazza Yachin. 

Para el equipo de la “Guarde” es importante tener en cuenta el nivel de sociabilidad de los animales. De hecho, por el momento, no trabajan con perros de raza chica que no se puedan integrar con el resto de animales ya que no tienen un espacio destinado exclusivamente para ellos y prefieren que “sea un lugar de disfrute y no un mal rato”. Tienen que tener una sociabilidad completa o al menos parcial, explicó Mazza Yachin. 

Además, previo al hospedaje los animales hacen una visita al lugar acompañados de sus dueños para ver cómo se adaptan, tanto al espacio como a los otros animales y las personas que están trabajando en la guardería. 

“Para mí es la instancia más importante. Yo creo que cualquier animal que va a estar unos días bajo tutela de otras personas que no conoce tiene que por lo menos haber tenido un contacto mínimo de que el dueño donde lo dejó también lo va a ir a buscar”, indicó Mazza Yachin. 

En cuanto a las condiciones, la Guaudería pide la vacunación anual al día, una desparasitación interna actualizada y una desparasitación previa al ingreso que puede ser una pipeta o una pastilla para pulgas y garrapatas, “por una cuestión más que nada de sanidad animal”. Además, no aceptan hembras en celo. 

Sobre tarifas y precios actualmente hay una gama bastante amplia. Los perros chicos están en 1550 la noche, que incluye desde el ingreso a partir de las 7:45 hasta el otro día en un rango de 17 a 19. Después hay una tarifa para perros sociales, los medianos tienen un costo de 1700 y los grandes de 2000 por noche.

Para los perros considerados sociales parciales de tamaño mediano y grande, la noche sale entre 2300 y 2500 dependiendo si comparte o no espacio.

Por último, para los perros no sociales grandes cuesta 3000 la noche.

Cabe aclarar, que el alimento no está incluido en los precios de la estadía, aunque una vez pasada la cuarta noche de hospedaje las mascotas se retiran bañadas. 

La Anita Mascohotel

La Anita, un hotel para perros, ubicado en RN7 km 265,500, abrió hace cinco años y medio con el objetivo de cumplir un sueño. El espacio cuenta con dormis, patios individuales, parques alambrados con olímpico, pileta en verano y un sector de baño y peluquería.

En el hotel aceptan perros de cualquier tamaño siempre y cuando sean sociales con gente que no conocen, “ya que nosotros nos ocupamos de sacarlos a jugar, alimentarlos, estar con ellos, acariciarlos…” dijo Alicia Oliva, dueña del mismo, en diálogo con Democracia. 

Si bien siempre es mejor que se lleven bien con el resto de animales para poder jugar en grupo, en el caso de que no sea así, salen solo con el personal que trabaja en el hotel. 

Para poder ingresar, es necesaria la libreta de vacunas al día y desparasitación interna y externa. Las hembras en celo no pueden hospedarse. 

COMENTARIOS