PROTESTA DE EMPLEADOS DE COMERCIO

Melo aseguró que la recomposición salarial de empleados de comercio“es urgente”

El secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio consideró que el aumento “es moderado”. Por su parte, el presidente de Comercio e Industria, Raúl Parejas, destacó que la situación de muchas pymes “se ve cada vez más deteriorada”.

Los trabajadores de comercio se manifestaron ayer en las calles de la ciudad con un bocinazo y una protesta que partió de la plaza Ferrocarriles Argentinos, en el marco del acuerdo paritario que, según el gremio, las cámaras empresariales de momento se rehúsan a firmar y que llevaba el salario básico de los empleados a poco más de 40 mil pesos de bolsillo, según la categoría.
Democracia consultó al secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio, Federico Melo, quien aseguró que la recomposición del salario “es urgente” para los trabajadores y más aún en el contexto de la pandemia. También al presidente de Comercio e Industria, Raúl Parejas, quien destacó que la situación de muchas pymes “se ve cada vez más deteriorada”.

Conciliación obligatoria
La Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys), que lidera Armando Cavalieri, aseguró que el reclamo de apertura de la negociación paritaria fue realizado a las tres cámaras patronales de la actividad el 24 de agosto último, y denunció "una actitud empresarial corporativa" para impedir "la firma de un acuerdo colectivo que implicó 20 días de arduas negociaciones".
La paritaria convenida preveía un pago extraordinario y no remunerativo de 35 mil pesos en 7 cuotas mensuales y consecutivas de 5 mil pesos cada una entre septiembre y marzo próximos, la incorporación a los básicos de convenio de los 4 mil pesos otorgados como bono adicional por decreto oficial y de otros 2 mil pesos del acuerdo firmado el 27 de febrero último con las cámaras. De esa forma, el salario básico de convenio pasaría de 35.790 a 50.687 pesos, con presentismo incluido, para el personal comprendido en el convenio 130/75.

Es un aumento moderado, consideró Melo, quien aseguró que las empresas cuentan con distintas herramientas a nivel nacional y provincial, y créditos para hacer frente a la situación actual.

“La movilización se da en el contexto del acuerdo paritario  consensuado con las cámaras empresarias, ya que una de ellas se rehusó a la firma y otras dos hicieron lo mismo cuando se había redactado el acuerdo y todo. Por ese motivo, la Faecys se consideró en alerta y la semana pasada se dictó la conciliación obligatoria”, explicó Melo.
En esa línea, destacó que la medida “dura quince días así que estamos pidiendo que se resuelva cuanto antes porque la recomposición salarial es urgente”.

Melo: “Es un aumento moderado”


El salario base, de bolsilo, de un empleado de comercio actualmente ronda los 36 o 37 mil pesos, según categoría, y con el nuevo acuerdo paritario pasaría a los 41 mil pesos.
“Es un aumento moderado”, consideró Melo y aseguró que las empresas cuentan con distintas herramientas a nivel nacional y provincial, así como créditos para hacer frente a la situación actual.
“Creemos que el aumento es posible, estaba pactado y era viable y si no era así, se tendría que haber dicho en su momento”, cuestionó y agregó: “Los trabajadores están prestando servicios esenciales en pandemia y necesitan respuesta”.
Por su parte, Raúl Parejas reconoció que las paritarias debían haberse resuelto antes pero no se llevaron adelante por la pandemia.
“La situación de las pymes se ve cada vez más deteriorada”, alertó el titular de Comercio e Industria y agregó: “Yo no digo que el empleado no se merece un aumento, pero no sé si era el momento. El aumento no deja de ser duro y detrás de eso vienen muchos impuestos más”, destacó, al mismo tiempo que hizo referencia a que los grandes costos lleven al riesgo de achicar personal.

La situación


A partir de una dura interna patronal en la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que encabeza Gerardo Díaz Beltrán y tendrá elecciones de renovación de autoridades este 2 de octubre, las tres entidades empresarias se negaron a firmar el acuerdo salarial en la cartera laboral.


Ante la posibilidad de que el gremio -ya en alerta y movilización- decidiese inmediatas medidas de fuerza, Trabajo aplicó la conciliación obligatoria.
"Esta actitud corporativa empresarial se evidenció ayer en Trabajo, cuando las tres cámaras no concurrieron a la audiencia de firma del acuerdo. Es imposible tolerar esas conductas mezquinas, que priorizan los intereses económicos y se desentienden del vital significado del salario para los trabajadores", dijeron Cavalieri y el secretario de Prensa y Difusión de la Faecys, Angel Martínez, días atrás.
Para el mayor gremio del país, no "es posible la unidad y el progreso para una sociedad si se sostiene sobre intereses corporativos y si sus integrantes pretenden salvarse solos y a cualquier costa", por lo que el gremio rechazó "el juego perverso de quienes solo para mejorar una posición política interna adoptan actitudes demagógicas ante los salarios de los trabajadores" mercantiles.


Los dirigentes acusaron de "abierta mala fe" a la CAME, a la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) y a la Unión de Entidades Comerciales Argentinas (Udeca), y aseguraron que "la solidaridad no puede definirse -como procuran- como una concertación empresarial extorsiva o un mecanismo de bloqueo para denostar los salarios y la dignidad de los trabajadores y sus familias", añadieron.
Cavalieri y Martínez ratificaron el estado de alerta y movilización del gremio y el plan de lucha aprobado "en defensa de un salario digno".

--> Comercio e Industria planteará cambio de horario de comercios

 

COMENTARIOS