EXPECTATIVAS PARA EL VERANO

Laguna de Gómez: Los residentes se preparan para la temporada

Desde la sociedad de fomento destacan los trabajos que se hicieron para mejorar la infraestructura, como la repavimentación del Camino al Balneario y el recambio de luminarias. Entre las demandas de los residentes, hay algunas que son históricas, como la poda de altura, la forestación y el paso del regador.

Así como el municipio informó días pasados que se está trabajando para poner a punto el Parque Natural Laguna de Gómez de cara a la temporada que está por comenzar, los residentes del balneario también se están preparando para la llegada del verano y, con él, los visitantes.
La Laguna está bastante bien, en general, ha mejorado en varios aspectos. Faltan algunas cosas, pero también sabemos esperar. Está bien parquizado, limpio, el pasto cortado”, resume el presidente de la sociedad de fomento, Roberto Di Pierro.
Más allá de algunas mejoras que se realizaron en el último tiempo, hay temas aún por atender. La poda, la forestación y el paso del regador son las principales demandas de los lugareños.

Cambios positivos
La repavimentación del Camino al Balneario es la obra que más destacan los residentes del sector. “Hacía mucha falta y vino muy bien”, señala Di Pierro, para luego agregar: “El único problema es que todavía no está demarcado y en la noche andan muchas bicicletas y uno las ve cuando está muy encima, lo mismo que las motos sin luces. Por lo que dicen, van a iluminar once entradas a lo largo del camino y eso, con la marcación que se haga, va a ayudar también”.

El paso del regador es la deuda más grande que tienen con nosotros. Pasa por Ceci demasiado rápido, después por el Costero, y se va. Roberto Di Pierro. Pte. de la Sociedad de Fomento.

Otra acción que resaltan en la Laguna es una notable mejora en el alumbrado público. Según dicen, “después de muchos pedidos” se hizo un recambio de luminarias y “se designó gente para hacer el mantenimiento”. Además, se prometieron más farolas en diferentes sectores.
Por otra parte, hay satisfacción por el mantenimiento general: “Estamos bien. El Camino Costero está muy lindo y bien cuidado. En algunos lugares han limpiado las costas, sacaron piedras, así que se está preparando todo para la temporada”.

Lo que falta
Los fomentistas también están conformes con el estado de las calles, porque después de las lluvias ven las máquinas que las arreglan. Aunque sí ven una necesidad en el paso del regador: “Es la deuda más grande que tiene el municipio con nosotros. Pasa solamente por la calle Ceci, demasiado rápido, después por el Costero, y se va. Todos pasamos los impuestos y debería seguir por todas las calles. Antes lo hacían y ya no”.
La forestación es otro tema que preocupa a los vecinos de la Laguna. Por eso desde la sociedad de fomento se implantaron unos 70 estacones de sauce en dos sectores específicos. “Ahora nos quedamos sin, pero hay otros lugares donde se deberían plantar, hace falta porque la gente busca la sombra, veremos si el año que viene podemos seguir poniendo plantas”, señala el presidente de la entidad barrial.
Como contracara, hay también muchas plantas añejas y demasiado altas, por lo que solicitan poda de altura. “Hay eucaliptus muy altos y se corre el riesgo de que se desgajen –alerta Di Pierro–, alguna podría caer en alguna casa o en lugares donde puede haber gente acampando. Además, hay casas que tienen plantas muy grandes dentro de sus terrenos. Esas también son peligrosas”.
En tanto, el otro reclamo que se repite año a año entre los lugareños tiene que ver con el estado de los baños y las parrillas públicas, algo que depende, en gran medida, del comportamiento de los visitantes.
Para Di Pierro, “es imposible mantener bien las parrillas, las destruyen todo el tiempo”. Y respecto de los baños, advierte que “siempre ponen gente hasta determinada hora, pero al otro día quedan mal, y que haya gente toda la noche es imposible: lamentablemente no se pueden controlar a los usuarios”.
Seguridad
El último tema al que hace referencia el presidente de la sociedad de fomento es el de la seguridad. “Estamos bien”, sostiene Di Pierro, y añade que “hay suficiente personal” en el destacamento.
“El sector que se debe cubrir es amplio, porque va hasta la calle Los Teros y hay una zona de quintas muy grande que se debe atender. Pero no tenemos grandes quejas sobre el tema, siempre algo sucede, como en todos lados, pero no hay mayores problemas y la Laguna es segura”, concluye.

COMENTARIOS