CONSIDERAN QUE YA NO ES UNA ZONA DE QUINTAS COMO LO ERA ANTIGUAMENTE

Las Lilas: “Pedimos que nos traten como un barrio de la planta urbana”

El incremento en la cantidad de viviendas permanentes hizo que se demanden más servicios. Solicitan la extensión de las redes de agua y cloacas, y mejoras en el alumbrado público. La dársena de giro en Camino al Balneario y Lonegro, y los reductores de velocidad en esta última arteria siguen siendo prioritarios.

La ciudad se está expandiendo hacia afuera y, es por ello que, sectores que años atrás eran prácticamente exclusivos para quintas o casas de fin de semana, en la actualidad cuentan con numerosas viviendas permanentes. Uno de los barrios que se fue poblando más y más –y por eso vio modificada su apariencia en los últimos años– es Las Lilas, en donde las construcciones familiares pasaron de ser excepciones a una mayoría.
A partir de esta nueva configuración, los vecinos están solicitando que se les tenga una consideración diferente y sea otra la relación con la comuna. “Como otras veces lo hemos hecho, pedimos al municipio que nos empiece a tratar como un barrio de la planta urbana y no como una zona periférica”, señala a Democracia y TeleJunín Gastón Bisio, el vicepresidente de la sociedad de fomento. Y agrega que la demanda de los lugareños es que les den otro status “porque este es un barrio de los que más se desarrollaron en construcciones nuevas, y faltan servicios”.

Obras y demandas
Lo que terminó de cambiar la fisonomía de este barrio fueron los trabajos de repavimentación en el Camino al Parque Natural Laguna de Gómez y en la calle Lonegro. “Esas obras son el resultado de una sociedad de fomento activa, que propone, que muchas veces no es escuchada, pero que insiste y reclama, y luego se concretan”, asevera Bisio, para luego reclamar la implementación de una acción que mejore la circulación en el cruce entre estas dos arterias: “Nos faltaría una dársena de giro en Lonegro porque es un encuentro de calles bastante peligroso y, con el pavimento, ya estamos viendo que el tránsito es mucho mayor. No se puede hacer una rotonda, entonces nos parece que una dársena serviría para ordenar el tránsito, sobre todo los fines de semana”.

Como otras veces lo hemos hecho, pedimos al municipio que nos trete como un barrio de la planta urbana y no como una zona periférica. Gastón Bisio. Vicepte. Sociedad de Fomento.

Esa dársena permitiría que los autos puedan correrse a un costado del camino para girar. “Hoy lo que sucede es que se paran en la línea del asfalto –explica el fomentista– entorpecen la normal circulación de vehículos, y es ahí donde se producen los accidentes por los que vienen del lado de la Laguna y quieren doblar a la izquierda”.

Al interior del barrio
En cuanto a las calles interiores del barrio, afirman que “les falta mantenimiento”, aunque reconocen que se estuvo trabajando mucho en la repavimentación del Camino al Balneario “y todo tiene su tiempo”.
Lo que sí piden es la colocación de reductores de velocidad en la calle Lonegro: “El asfalto hace que los coches vayan más rápido y en esas cinco cuadras se debería ordenar eso. Desde Avellaneda al Camino al Balneario es un pavimento liso, que está impecable, los autos levantan mucha velocidad y se torna peligroso”.
Es cuando se hace referencia a la infraestructura general del sector cuando Bisio hace hincapié en que sean tratados como un barrio de la planta urbana. “Necesitamos el servicio de cloacas y agua corriente. Hace un tiempo vimos que se hizo como un inicio de obra de cloacas, pero terminó en pocos metros”, señala.
Finalmente, el alumbrado público es otra prestación que consideran deficitaria: “Ese es un reclamo que no fue atendido por el municipio. Al ser una zona de quintas es mucho más sombría que la ciudad. Faltan luminarias en Paso Piedras, también haría falta alguna otra del otro lado, lo mismo que en la zona del loteo Pilar”.

Otros temas
En algunos sectores del barrio Las Lilas se advierte cierta deficiencia en el mantenimiento general. “La recolección de ramas no se está haciendo de manera eficiente –afirma Bisio–, los reclamos se repiten, casualmente ayer un vecino me decía que lleva un mes y medio de reclamos y no le llevan las ramas”.
Por último, el vicepresidente de la sociedad de fomento analiza la inseguridad y considera que tienen “los problemas de cualquier sector de la ciudad”, pero sin hechos de extrema gravedad. “Nosotros pertenecemos a la cuadrícula uno y vemos que hay presencia policial, y también tenemos el GAD allí y eso también colabora en la seguridad”, concluye.

COMENTARIOS