Alejandra Cicoria en India: de fondo el templo Oneness University.
Alejandra Cicoria en India: de fondo el templo Oneness University.
OTRA MANERA DE ROMPER FRONTERAS Y FLEXIBILIZAR EL HORIZONTE

Renuncian a la rutina para tener una vida por el mundo que conjuga el turismo con el trabajo

Se trata de dos mujeres juninenses que manejan sus tiempos. Francina Cassaniti, genera contenido de travel coaching “para que otras personas puedan hacer el cambio”. La psicóloga Alejandra Cicoria, que viaja para el crecimiento profesional, atiende a sus pacientes online.

Se toman su tiempo, nada ni nadie los apura. Recorren y trabajan por el mundo disfrutando de los paisajes, culturas, comidas y experiencias que cada país tiene para ofrecer. Lograron renunciar a la rutina para tener una vida nómada y flexible.
“Un amor real es como vivir en aeropuertos”, canta Charly García en su canción “Pasajera en trance”. Lo cierto es que dos mujeres juninenses lograron tomarse el avión para ampliar sus horizontes espirituales y de aprendizaje.
“Hoy creamos contenido online de nuestros viajes y estamos empezando a crear contenido de life y travel coaching para que otras personas puedan hacer el cambio a este estilo de vida”, afirmó Francina Cassaniti (26), licenciada en Recursos Humanos y nacida en Junín, pero aclara: “Mi corazón es el mundo”.
Aunque en los últimos años se multiplicaron los casos de personas que se arriesgan, la mayoría se conforma con descansar de la rutina en las vacaciones. Pero, ¿qué pasa cuando aparece otra alternativa menos extrema que conjuga el turismo con el trabajo?
Hoy Francina, que emprendió este camino junto a su novio filipino Marco, destacó: “Nos conocimos en 2016 en un viaje e inmediatamente nos dimos cuenta de que estábamos muy alineados con nuestra pasión por viajar”.
“Luego de una meditación, hace un año en Tailandia tomé la decisión de dejar toda mi vida cómoda en Buenos Aires (mi trabajo en Accenture, departamento, amigos y familia) para ir en busca de mi sueño y hoy puedo decir que viajo full-time. Nuestra vida se transformó en una mochila”, exclamó.
Entre las experiencias de 2018 “vivimos en islas paradisíacas remotas en Filipinas sin agua ni electricidad donde aprehendimos a valorar las bases. En Hawaii, cuando se nos agotaban las ideas para ahorrar en hospedaje, terminamos viviendo en carpa un mes”, recordó.
“En Alaska vivimos un mes gratis haciendo ‘House Sitting’ y cumplimos nuestro sueño de ver las auroras boreales, un fenómeno de la naturaleza que nos dejó boquiabiertos”, exclamó. Todas las vivencias, las comparte en su web www.maptheunknown.com.
“A veces uno no sabe de esas oportunidades porque justamente estás tan en el día a día, como en un sistema en donde las cosas se hacen de tal o cual manera, pero una vez que das el salto, es tremendo todas las historias y distintos estilos de vida que descubrís”, afirmó.
“Nos encantan las cervezas, la naturaleza, los atardeceres, conocer gente del lugar, bailar, explorar, andar en bicicleta, caminar, correr y aprender de cada experiencia. Para nosotros viajar es más que lugares por descubrir, es una manera de descubrirnos, ampliar nuestro horizonte y aprender una nueva forma de ver el mundo”, subrayó.

Terapia online
En la misma línea, la licenciada en psicología, Alejandra Cicoria realiza un trabajo remoto y su consultorio puede ser el Airbnb de la ciudad que elije para realizar cursos desde donde atiende a sus pacientes por Skype o WhatsApp que también están fuera Argentina.
“Yo viajo por motivos de hacer otras actividades, de aprender, hacer y dar cursos. El gusto por viajar hace que uno genere modos de vivir dando cursos en los lugares que uno visita, a la vez que también buscas crecer como profesional”, expresó Cicoria.
Entre los países que frecuenta fuera de Argentina, se encuentran India, Italia, Bolivia, Perú, Brasil, Colombia, Francia, México, Emiratos Árabes, y Estados Unidos, entre otros.
“A muchos argentinos que están fuera del país, les resulta difícil adaptarse a una terapia con profesionales de otras naciones, ya que no hablan su misma lengua materna o tienen otras estructuras diferentes a las nuestras”, explicó.
Y agregó: “De esta manera surge la posibilidad del online. Primero solicito una entrevista para que me conozca y saber si puede sostener la terapia a distancia o necesita algo presencial. Los pacientes, en general son argentinos que están viviendo en otras naciones”.
“En este sentido, después te van llegando viajeros que fueron pacientes que he tenido en Argentina que necesitan continuar con la terapia, ya que no quieren cambiar de profesional”, indicó.
“El hecho de viajar y trabajar haciendo experiencia con otras culturas o de cómo adaptarse, ayuda a tratar a las personas que trabajan en el exterior con el tema del desarraigo, las nostalgias, y que dejaron sus lugares natales. A veces es gente que anda moviéndose por el mundo o que se encuentra fija en un lugar”, resaltó.
“Yo aprovecho mis viajes para crear espacios y desarrollar talleres y además vas conociendo gente que necesita atención donde surge la posibilidad de atender. Hoy en día la red es tan grande que genera que las personas de distintos lugares del mundo te conozcan”, subrayó.

COMENTARIOS