Leonardo Sarquís y Rodrigo Silvosa se reunieron en la ciudades de Bragado y 9 de Julio.
Leonardo Sarquís y Rodrigo Silvosa se reunieron en la ciudades de Bragado y 9 de Julio.
EL PROBLEMA DEL AGUA

Silvosa: “Los canales clandestinos se dan por un Estado que estuvo ausente 12 años”

El subsecretario de Infraestructura Hidráulica y el titular de Agroindustria de la Provincia, Leonardo Sarquís, estuvieron en Bragado y 9 de Julio donde se reunieron con productores agroindustriales y presentaron las obras de la cuarta etapa del Plan Maestro del Río Salado.

El problema de los canales clandestinos en la región volvió a quedar en evidencia ayer, luego de la visita del ministro de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, y el subsecretario de Infraestructura Hidráulica, Rodrigo Silvosa, quienes estuvieron en Bragado y 9 de Julio, donde mantuvieron encuentros con actores de toda la cadena agroindustrial de ambos distritos y con los intendentes Vicente Gatica y Mariano Barroso, respectivamente.
El objetivo fue intercambiar iniciativas, dar detalles de las acciones del Gobierno provincial y evaluar en conjunto la situación productiva de la región, en un contexto desfavorable por las consecuencias de las inundaciones.
Durante los encuentros con productores, el titular de Agroindustria destacó que "venimos trabajando día a día con toda la cadena productiva para avanzar en los tema que nos ocupan, contarles lo que estamos haciendo y tomar en cuenta sus ideas".
Junto al jefe del Departamento Proyectos de Terceros de la Dirección Provincial de Saneamiento y Obras Hidráulicas, Marcelo Rastelli, Sarquís indicó que "el gobierno que encabeza María Eugenia Vidal escucha a todos, habla con la verdad y anuncia las obras cuando ya cuenta con el financiamiento".

Plan Maestro del Río Salado
Por su parte, el equipo de Hidráulica brindó una presentación con los detalles técnicos de las tareas relacionadas a inundaciones y al ordenamiento de las aguas como, por ejemplo, la cuarta etapa del Plan Maestro del Río Salado que abarca 170.000 Kilómetros cuadrados y sesenta municipios, además de 53 obras que cuentan con un financiamiento de $ 3.800 millones y se concretarán entre 2017 y 2018.
En diálogo con Democracia, el subsecretario de Infraestructura Hidráulica, Rodrigo Silvosa, afirmó: “Estuvimos en Bragado a pedido del Intendente, por la dinámica que vamos teniendo con este tipo de obras para presentarlas en sociedad, las cuales nos van a permitir adaptar la ciudad y preparar el partido para recibir las aguas que van a ir llegando como consecuencia de las lluvias que fuimos teniendo a lo largo del año”. Y continuó “Bragado es el eje central de la etapa cuatro del Plan Maestro del Salado para recibir el agua que viene de Junín”.
Actualmente se están licitando los trabajos y en los próximos días va a estar publicado el pliego y se espera iniciar las obras en el primer trimestre del año que viene. “Son obras estructurales que sirven para ahora pero que además se usan para empezar a realizar los conectores que necesitamos para regular el agua del oeste, desde Villegas hasta Trenque Lauquen”, continuó Silvosa.
“Hemos iniciado un proceso y esperamos que se consolide el año que viene para que nos ponga en una situación de equilibrio en relación a las situaciones que tenemos hoy y las que sobrevendrán, ya que vamos a tener excesos hídricos en algún momento después de que pase este temporal, por lo que esperamos que las obras que estamos diseñando resuelvan el problema”, afirmó el subsecretario.
En relación a los tiempos de construcción, “vamos a ir a la máxima velocidad posible en este sector donde, en doce años el Gobierno provincial no le puso foco a estas obras y el hecho de no estar presente hizo que cada uno haya hecho lo que pudo para tratar de salvar sus vidas y bienes”, expresó.

Bragado es el eje central de la etapa cuatro del Plan Maestro del Salado para recibir el agua que viene de Junín, afirmó Silvosa a Democracia.

Canales clandestinos
Los canales en los campos privados se han ido incrementando con el correr de los años. “Uno hace una obra pensando que el agua viene de una manera y si alguien hace un canal el trabajo principal pierde rendimiento”, explicó Silvosa. Y remarcó: “Los canales clandestinos son una manifestación de que el Estado estuvo ausente durante estos últimos doce años”.
“Estamos intentando que las otras medidas no estructurales, por ejemplo la regulación de los canales, empiecen a entrar en la consideración y que los incentivos de los ruralistas para hacer este tipo de intervenciones empiecen a caer”, ahondó.
“Si nosotros empezamos a regular el sistema y realizamos las obras hídricas para proteger las ciudades y los campos, los productores no van a ir por el sendero de los canales clandestinos”, remarcó, mientras que aclaró: “De todas maneras venimos de doce años de mucho desorden, por lo que ahora empezamos a ordenar eso con paciencia y prudencia porque no podemos ir de un día para el otro y cambiar lo que no se hizo durante mucho tiempo”.

“Esto es lo que nos pide la Gobernadora”
La gobernadora, María Eugenia Vidal, está muy encima de este tema y “ha conseguido el financiamiento que necesita la Provincia para encarar este tipos de soluciones que van a estar en el corto plazo generando mucha tranquilidad en las situaciones que sobrevendrán”, sostuvo, mientras que agregó: “Esa es la perspectiva de trabajo que nos pide la Gobernadora de trabajar en el corto plazo para achicar el desastre pensando en el mediano plazo para ver cómo evitamos esto”.
“Les dije ayer a los productores de Bragado que tratemos de poner eso en perspectiva: tomar decisiones hoy que nos van a permitir evitar inundaciones en el futuro que van a volver porque esto es cíclico”, subrayó.

Las obras en Junín
En referencia a las obras realizadas en Junín, Silvosa comentó que “fueron focalizadas para aguantar los espejos que había y de hecho funcionaron, ya que la ciudad sobrepasó el inconveniente que tuvimos a mitad del primer semestre”.
La semana pasada la Corte de Justicia emitió un fallo, el cual intima a la provincia de Santa Fe a hacer las alcantarillas que se habían comprometido construir en 2006 y que no se hicieron. “Eso va a hacer que el agua que entra por Arenales hacia Junín, llegará regulada y desde el punto institucional vamos acomodando la relación con otras provincias”, finalizó.

COMENTARIOS