Corea: Trump analiza  “todas las opciones” tras el misil
TENSIÓN

Corea: Trump analiza “todas las opciones” tras el misil

“El mundo ha recibido el claro y fuerte último mensaje de Corea del Norte”, indicó el presidente estadounidense. Agregó que de este modo Corea muestra desprecio por sus vecinos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió ayer de que “todas las opciones están sobre la mesa” con Corea del Norte después de que Pyongyang lanzara un misil que sobrevoló Japón y causó indignación y alarma en el gobierno nipón.
“El mundo ha recibido el claro y fuerte último mensaje de Corea del Norte”, indicó Trump. El presidente estadounidense agregó que de este modo Corea del Norte muestra desprecio por sus vecinos, las Naciones Unidas y los “criterios mínimos de conducta internacional aceptable”.
Se trata del decimotercer lanzamiento de un misil por parte de Pyongyang en lo que va de año, que incluye la utilización de dos proyectiles intercontinentales durante julio, lo que llevó a que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara un paquete de nuevas sanciones contra Corea del Norte.
El misil, disparado desde las proximidades de la capital norcoreana, es el primero desde 2009 que sobrevoló la localidad de Erikomisaki, en la isla de Hokkaido, Japón, donde la población corrió a los refugios cuando empezaron a sonar las sirenas de alarma. Luego recorrió una distancia superior a 2.700 kilómetros y cayó en el mar a unos 1.180 kilómetros del cabo de Erimo, en el extremo nororiental del archipiélago japonés.
El nuevo ensayo armamentístico tuvo lugar después de que el sábado Pyongyang lanzara tres proyectiles balísticos de corto alcance a las aguas del mar de Japón.
El lanzamiento fue “un primer paso en la operación militar en el Pacífico y un preludio significativo para contener a Guam”, aseguró Kim, según informó Kcna mientras el Consejo de Seguridad de la ONU discutía la situación en una reunión de emergencia convocada a pedido de Tokio, Seúl y Washington.
El misil fue lanzado la noche del lunes, cuando en la región asiática ya era de mañana, desde una base situada en las cercanías del aeropuerto internacional de la capital norcoreana, Pyongyang, sobrevoló la isla de Hokkaido, para romperse luego en tres partes que cayeron al Pacífico después de recorrer 2.700 kilómetros.
La nueva prueba misilística reavivó la tensión en la región y despertó inmediatas y duras reacciones de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, y otras más moderadas en China, Rusia, el Reino Unido, Alemania y otros países.
Seúl, por ejemplo, convocó una reunión de urgencia del gabinete, y sus fuerzas armadas desplegaron cuatro cazas F-15K que bombardearon un objetivo situado cerca de la frontera.

COMENTARIOS