EN OTRA MUESTRA DE AUSTERIDAD DEL PAPA FRANCISCO

Conventos vacíos, para refugiados

El papa Francisco volvió ayer a sorprender a todo el mundo al llamar a la misma Iglesia católica a darles los conventos vacíos a los refugiados, en vez de transformarlos en hoteles para ganar dinero. "Queridos religiosos y religiosas, los conventos vacíos no le sirven a la Iglesia para transformarlos en hoteles y ganar dinero. Los conventos vacíos no son nuestros, son para la carne de Cristo que son los refugiados", dijo el Papa, al hablar en un centro de acogida para inmigrantes de los jesuitas que visitó, en el centro de Roma. Fiel a su estilo austero y sin pompa, Francisco llegó a ese lugar –el Centro Astalli–, como siempre sin escolta, ni ceremonial. Durante un discurso, llamó a "servir, acompañar y defender" a los más necesitados y pidió que los conventos vacíos sean utilizados por la misma Iglesia católica para darles techo a los refugiados.

COMENTARIOS