CON MIRAS A 2013

El PJ anticipa la interna de kirchneristas y ortodoxos

Daniel Scioli ratificó su intención de sostener la alianza con el Gobierno nacional, aunque dejó entrever que promoverá listas equilibradas frente al avance K.

En la antesala de la reunión del PJ bonaerense, el gobernador, Daniel Scioli, ratificó su intención de sostener la alianza con el Gobierno nacional, aunque dejó entrever que promoverá listas provinciales equilibradas frente al avance del kirchnerismo.
"Vamos a articular una propuesta que defienda la gestión", aseguró Scioli en relación a la pulseada con el kirchnerismo, un tema que precisamente agita la reunión del próximo viernes del Consejo del Partido.
Fiel a su estilo, el mandatario provincial reiteró su respaldo a la administración de Cristina Kirchner y evitó definiciones tajantes, pero al mismo tiempo intensificó gestos de independencia y certificó con esa frase lo que sus allegados dicen por lo bajo: que no aceptarán nuevamente listas bonaerenses integradas únicamente por kirchneristas.
La preponderancia de dirigentes de La Cámpora y allegados a Mariotto en las listas de 2011 generó dolores de cabeza para Scioli y el oficialismo ya adelantó su intención de repetir el esquema.
"Las listas las arma la Presidenta", repiten a coro los hombres más encolumnados con la jefa de Estado, que también cuestionaron al Gobernador cuando manifestó su ambición de ser candidato presidencial en 2015.
En ese contexto, el posicionamiento de Scioli y del intendente de Tigre, Sergio Massa, son los que mayor incertidumbre genera de cara a 2013.
Ambos se mostraron juntos este sábado y también bendijeron un encuentro de consejeros del PJ bonaerense no kirchneristas, en el que también hubo hombres de Hugo Moyano, con el objetivo de evitar el desembarco del sector ultra al frente del partido.
En el almuerzo el miércoles pasado en un restaurante de Puerto Madero hubo alrededor de 20 consejeros y sirvió de respuesta al que hace dos semanas se celebró en Tres de Febrero, con el intendente local Hugo Curto como anfitrión.
En esa tenida kirchnerista estuvieron aliados al ministro Florencio Randazzo, el bloque de intendentes que reporta a la Casa Rosada y el sector que comanda el titular de la Cámara de Diputados nacional, Julián Domínguez.
Sólo la ministra de Gobierno de Scioli, Cristina Álvarez Rodríguez, a cargo interinamente del PJ bonaerense, estuvo en ambas reuniones.
En principio, el esquema prevé la realización del Consejo del Partido el próximo viernes y del Congreso partidario una semana después.
La primera reunión coincidirá con el 7D y se espera que el kirchnerismo impulse una declaración en apoyo al Gobierno nacional en la pelea con el grupo Clarín que estará en su clímax.
En la agenda, además, se prevé la aceptación de la renuncia de Moyano al frente del PJ bonaerense y la aprobación de la política de alianzas del partido, que según el kirchnerismo, ratificará la amalgama del Frente para la Victoria.
Además se convocará a elecciones partidarias para el 31 de marzo, aunque en principio habría un acuerdo tácito de que, sobre esa fecha, se posterguen para después de que el año electoral ordene los nuevos liderazgos partidarios.
El temor del sciolismo, los aliados de Massa y los consejeros sindicales que permanecen pese a la renuncia de Moyano, es que se conforme una Comisión de Acción Política (CAP) similar a la que se creó en el PJ nacional y que afectó a Scioli, a cargo desde el fallecimiento de Néstor Kirchner.

COMENTARIOS