La Argentina, unida contra el coronavirus
OPINIÓN

La Argentina, unida contra el coronavirus

Cuesta encontrar en la historia nacional una emergencia social-sanitaria de tanta envergadura. La velocidad de los acontecimientos nos interpeló, pero la rigurosidad de las respuestas fueron enhebrando una convocatoria institucional anclada en un sentimiento colectivo inédito.
Solo la voluntad del Estado y del compromiso activo y organizado de las inmensas mayorías populares pueden derrotar al coronavirus. Al liderazgo del Poder Ejecutivo Nacional se lo acompaña con pequeñas y grandes iniciativas que tengan la virtud de poner a la acción solidaria en el centro de las políticas públicas.
El sistema de Salud Pública argentino tiene una fuerte presencia territorial y una altísima calidad profesional. El desfinanciamiento y los intentos privatistas del neoliberalismo lo debilitaron pero no lograron doblegarlo.
Es tarea del conjunto de los poderes del Estado y de los diferentes niveles de la sociedad civil nutrir creativamente la propuesta sanitaria que propone Alberto Fernández. Nada mejor que el compromiso social, individual y colectivo activo para detener al virus. En el aislamiento solidario se encuentra la mejor y más poderosa vacuna. El verdadero antídoto está en manos de los hombres y mujeres de nuestro pueblo.

El sistema de Salud Pública argentino tiene una fuerte presencia territorial y una altísima calidad profesional. El desfinanciamiento y los intentos privatistas del neoliberalismo lo debilitaron pero no lograron doblegarlo.

La fractura social se muestra descarnada ante los diferentes comportamientos de los estamentos de la sociedad. De nada sirve el incentivo a las denuncias permanentes; las prácticas y mensajes concientizadores son su contracara. Presionar, insinuar o reclamar la militarización de las calles es tan inoportuno como el comportamiento de sectores pudientes acostumbrados a vulnerar todas las normas y conductas con sus billeteras. Esta es una pelea que se gana con solidaridad y sentido común; no hay balas ni gases lacrimógenos que combatan virus pandémicos.
Está visto que el sujeto social que sostiene esta epopeya es el mismo que puso el cuerpo ante cada crisis de diferentes orígenes en nuestra historia. Son los trabajadores públicos y privados, los profesionales, los pequeños comercios y demás sectores del pueblo quienes vertebran a la sociedad en todo proyecto colectivo.
Hospitales centrales de alta complejidad con acceso masivo; atención primaria en cada barrio constituyendo una poderosa red de salud preventiva, junto a pequeñas Clínicas y Farmacias.
Esta construcción colectiva, elaborada por varias generaciones de sanitaristas expresados en Ramón Carrillo, Floreal Ferrara y Arturo Oñativia en diferentes etapas de los gobiernos populares, encuentra continuidad hoy en el esfuerzo del compañero Ginés Gonzáles García al frente del recuperado ministerio de Salud de la Nación.
Cuesta imaginar la lucha contra esta crisis siendo gobernados por los representantes directos de las minorías que, cuando las papas queman, muestran sus aristas más frívolas: agolpados en las autopistas a la costa, en los aeropuertos, o bien exigiendo presencias militares o despliegues represivos.
Está visto también que el Peronismo es la principal fuente de recursos humanos y políticos para encauzar el proyecto de una Nación integrada e igualitaria. No tengo dudas que a esta pandemia la derrotaremos entre todos; y que sobre la base de ese triunfo reconstruiremos la Patria Justa, Libre y Soberana que siempre soñamos.

COMENTARIOS