La canasta básica aumentó 2,9% en mayo y la línea de pobreza subió a $30.337
INDEC. LA CANASTA QUE MIDE EL NIVEL DE INDIGENCIA SE UBICA EN LOS $12.086

La canasta básica aumentó 2,9% en mayo y la línea de pobreza subió a $30.337

Alimentos, ropa y servicios acumulan un 19% de incremento en lo que va del año y más del 61% en 12 meses. La línea de la indigencia está un 61,7% por encima de lo medido en mayo de 2018.

El precio de la Canasta Básica Total (CBT) aumentó 2,9 % en mayo en tanto que la Canasta Básica Alimentaria lo hizo 2%, por debajo de la inflación minorista que el mes pasado fue de 3,1%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
Con el incremento del 2,9% la CBT llegó a $30.337,84, es decir el ingreso que necesitó una pareja con dos hijos para comprar comida, ropa y pagar algunos servicios y no caer por debajo de la línea de la pobreza.
Con esta suba, la CBT acumuló un alza de 19% en los primeros cinco meses del año y 61,1% en los últimos 12 meses, informó el organismo.
En tanto, la CBA subió 2% en mayo, por debajo de la línea de la inflación minorista, que fue de 3,1%, para llegar a $ 12.086,78 para el mismo núcleo familiar.
La CBA marca la cantidad mínima de comida que requiere en este caso una familia para la subsistencia y no caer por debajo de la línea de indigencia.
Con este aumento, la CBA acumuló una suba de 18,5% en el primer trimestre del año y 61,7% en los últimos 12 meses.
El Indec informó en marzo que el Indice de Pobreza aumentó a 32% al término de 2018, contra el 25,7% de igual período de 2017; mientras que el de Indigencia subió a 6,7% desde 4,8% de finales de ese año.
Estos niveles registrados en el segundo semestre del año pasado son superiores a los del primer semestre, cuando el nivel de pobreza fue de 27,3% y nivel de indigencia se ubicó en 4,9%.
De esta forma, con una población estimada en 44 millones de habitantes, al cierre de 2018 se encontraban en situación de pobreza alrededor de 14 millones, unos dos millones de personas más que en 2017.
El Indec dará a conocer los índices de pobreza e indigencia correspondiente al primer semestre de este año en septiembre.
El mes pasado el Barómetro de Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina dio cuenta de que la pobreza infantil aumentó a su nivel más alto en la década y afecta al 51,7% de los niños y adolescentes del país.
El reporte mostró que, de ese 51,7% de niños y adolescentes, un 29,3% tiene un déficit en sus comidas, mientras que un 13% pasó hambre. Además, la asistencia de los menores a comedores infantiles creció de forma constante y trepó al 35%.
La Universidad Católica analiza las inequidades asociadas a cada dimensión de los derechos del niño y en su informe se relevan datos sobre alimentación, salud, hábitat, subsistencia (pobreza), crianza y socialización, información, educación y trabajo infantil.

COMENTARIOS