Nación prepara negociación del ajuste con los gobernadores
RECORTE FISCAL

Nación prepara negociación del ajuste con los gobernadores

El recorte de giros de la Nación impactará fuerte en diez provincias, como Jujuy, un distrito oficialista, y opositores con buen diálogo con Presidencia, como San Juan y Salta.

Las finanzas de La Rioja, Jujuy, Misiones, Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Salta, San Juan y Tierra del Fuego son las que más riesgos corren por los recortes que, para cumplir con el acuerdo con el FMI, la Nación realizará a las transferencias discrecionales a las provincias. Los giros representan más del 10% de sus ingresos totales. En la lista hay aliados de Cambiemos, como Gerardo Morales , y gobernadores con buen vínculo, como Juan Manuel Urtubey y Sergio Uñac.
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, irá reuniéndose con los gobernadores para que compartan el peso del posible ajuste, que tiene como vertientes principales la obra pública y las transferencias no automáticas (por fuera de la coparticipación y del fondo sojero).
Es el primer desafío político serio del Gobierno este año, derivado del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El mismo contempla un fuerte ajuste de gastos para cumplir la meta de un déficit primario del 1,3 puntos del PBI del año próximo, desde el probable 2,5 que podría terminar el 2018. Para lograrlo, las provincias tendrán que sacrificar fondos correspondientes a las transferencias discrecionales que les manda la Nación. Es decir, dinero que financia obras y planes de educación y salud, que cada mandatario ha acordado con el gobierno federal. En total, estiman que seria el equivalente a medio punto del PBI.
Para el Gobierno nacional las provincias están mejor que nunca en materia fiscal y por ello están en condiciones de afrontar el ajuste. Con el programa de devolución del 15% de coparticipación que la Nación les retenía para financiar a la Anses, entiende que los gobernadores tienen las cuentas en orden, por lo menos desde el punto del déficit primario.
El programa firmado al inicio de la gestión de Mauricio Macri, por el entonces ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, establecía la devolución de 3 puntos por año de la coparticipación, hasta 2020. Desde ese momento, llevan 9 puntos de recupero de fondos. En 2019 llegarán a 12 puntos. Ahora se podría decir que las provincias están mejor que el Gobierno federal, y ese será el argumento básico por el cual desde Hacienda suponen que podrán acordar el recorte. Calculan que entre lo que perderán los gobernadores y lo que van a conseguir por transferencias automáticas con el programa firmado en 2016, saldrán ganando un 1,5 puntos del PBI.
De acuerdo con los datos de la Secretaría de Hacienda, este año las provincias ya recibieron por transferencias corrientes unos $24.500 millones. Se trata de dinero que cobran de forma automática como parte de la recaudación de IVA y Ganancias. Lo que se va a recortar o eliminar son gastos porque este años llegarán a $105.000 millones que corresponden a transferencias discrecionales, que están afectadas a programas de educación, salud o acuerdos especiales con gobernadores. En el Gobierno consideran que “son obras que deberían hacer ellos que los hacemos nosotros”.
En lo relacionado a la situación fiscal de las provincias, en gobierno considera que el conjunto de las mismas va a cerrar con las cuentas en equilibrio en 2018. Pesos mas o pesos menos, desde el punto de vista del déficit primario cerraran el año en cero, si se le agrega el pago de intereses de su deuda, el rojo es de medio punto.

COMENTARIOS