FÚTBOL

Daniel Oscar Salvatierra: “El arquero de los ´70”

Nacido futbolísticamente en El Porvenir, jugó en Sarmiento, San Martín de Mendoza, clubes de Junín y la zona.

Nací en Lanús, pero al año ya vivía en el partido de Lavallol, en Lomas de Zamora. Aproximadamente hasta los 18 años.

Jugaba al fútbol en la localidad de Gerli, en el club El Porvenir. Desde los 14 a los 21. Jugué un año en cuarta, otro en reserva y en 1972 debuté en primera. El técnico era Rubén Angel Guibaudo, que había sido el famoso arquero de Racing Club de Avellaneda. En ese momento era muy chico, tenía 16 años, y la que jugaba en la Primera “C” era gente grande.
Costaba mucho llegar a la primera, más yo que no era muy alto. Traían todos los años arqueros de distintos lugares, pero al final siempre terminaba atajando yo. Pero costaba y en 1975 ascendimos y atajé en la Primera “B” Metropolitana, en 1976.

Estuve hasta 1977 que me fui a Luján. Tuve suerte porque anduve muy bien y me llamaron para integrar el combinado de la categoría. Ahí fue que nos vimos con Sarmiento, jugando en contra.

Y en 1978 llegué a Sarmiento. Estaban Coronel, Lorant, Del Bono, se iba Atonto y quedaron Pezzatti y Polo. Pero vine de suplente de Alfredo Mariano Gironacci, un arquerazo. Atajó como quince partidos y después seguí yo. Era la Primera “B” Metropolitana. Nos fue muy bien. Habíamos empezado muy mal, estábamos últimos, hasta que llegó Juan Carlos Montes y nos cambió la cabeza. Hicimos más puntos que todos los equipos, inclusive Los Andes que fue el campeón. En la tabla general quedamos cuartos.

Al año siguiente vino otro técnico, Marino, que no le fue para nada bien. Después se hizo cargo el Chacho Villafañe, que fue donde lo conocí. Se había ido Coronel y vino Saa, que eran los armadores del equipo. Pero recambiaron otros jugadores. De Junín se sumaron Toro, Piti Pondal, el Negro Moran, fue en 1979.

No tuve suerte en el sentido de que había llegado a un acuerdo con el club para el equipo de 1980, pero el técnico era Cacho Cadars (que con el tiempo terminamos siendo muy buenos amigos) y trajo los tres arqueros de él.
Me fui a jugar a San Martín de Mendoza, en el Campeonato Nacional de esa temporada. Me fue bárbaro, pero yo me quería quedar acá. Ahí enfrenté al Argentinos Juniors de Maradona, a Boca Juniors, Talleres de Córdoba con un equipazo, Unión de Santa fe con Nery Pumpido, San Lorenzo de Mar del Plata. La experiencia fue hermosa, pero lejos de casa.

Después arreglé con Sarmiento y me vine, en 1981. Pero llegó Perfumo y no me quiso. Ni me conocía, pero no me quiso porque trajo sus arqueros.

Entonces me tuve que ir a Buenos Aires. Y otra vez jugué en Luján pero no me fui bien.
En 1982 me llamaron de Rivadavia de Lincoln que estaba haciendo un equipo fuerte para jugar en la Liga Deportiva del Oeste. Fui con Piti Pondal, el Reca Traverso, Oscar Ríos. Al otro año reforzaron el equipo con Casado y Di Gilio.

Luego jugué en Rivadavia de Junín, River Plate, Independiente, Ambos Mundos, Origone Futbol Club.

Me hice conocido de los hermanos Carpanetto y me llevaron a Vedia a jugar con El Dorado donde tengo los mejores recuerdos de mi vida deportiva. Tal vez era más grande y veía las cosas de otra manera. De tres años que estuve salimos dos veces campeones. Un pueblo con 200 personas vivían el fútbol de otra manera y nosotros para ellos enfrentábamos a los grandes equipos que nunca le podían ganar. Eran como ocho de Junín, Maravilla, Dani Pérez, el Turco Abdala, Sergio Correa, Daniel Gallego, Munafó.

Jugué hasta los 46 años. Ya estaba grande, me gusta mucho el turismo carretera y no lo podía ver nunca. En fin, se juntaron una serie de cosas que me hicieron dejar de jugar.

El fútbol de antes era completamente distinto al de ahora. Antes había más calidad. Hoy es todo vértigo, se juega a un toque. No sé si a esta velocidad se puede tener tanta habilidad. Ahora si sos lento como antes, no te dejan tocar la pelota.

Hay menos jugadores porque no hay tantos campitos. Los chicos tienen otras obligaciones y otras formas de divertirse. Antes lo principal era la pelota, hoy no.

Sigo ligado al fútbol. En 2002 ingresé como empleado del club Sarmiento para practicar con los arqueros y estuve mucho tiempo, hasta que seguí cumpliendo otras funciones institucionales. También fui ayudante técnico.

¿Maradona o Messi? Por carácter adentro de la cancha, lejos Maradona.

COMENTARIOS