None
POLEMICA CALIENTE POR LA AVALANCHA DELICTIVA

No hubo renuncia en los foros y Knappe negó que haya “sensación” de inseguridad

No renunciarán los miembros del Foro de Seguridad, por pedido del Secretario.

El amague de renuncia que con tono fuerte y convincente habían realizado el jueves la presidenta del Foro Municipal de Seguridad, Adriana Pugliesso, y sus pares de los organismos vecinales 1 y 2, Osvaldo Giapor y José Silva, respectivamente, se diluyó en apenas 24 horas.
Claro que para torcer la vehemencia inicial que habían manifestado los dirigentes primero tuvieron que poner de lo suyo dos funcionarios municipales, Víctor Knappe y Andrés Rosa, en el marco de una reunión llevada a cabo en la sociedad de fomento del barrio Prado Español.
En ese mismo lugar, anteanoche, los titulares de las entidades foristas habían expresado su deseo de dimitir a sus funciones tras estallar de furia por no haber sido invitados a una reunión que se realizó ese mismo día a la mañana en la comuna, convocada por concejales para abordar la problemática delictiva que vive Junín, y en la que estuvieron presentes jefes policiales y autoridades judiciales, además de los propios colaboradores meonistas del área en cuestión, Knappe y Rosa.
Con los ánimos agitados por el malestar de los foros, el encuentro “reparador” de anoche se extendió por casi una hora y media. En ese diálogo, Giapor y Pugliesso reprocharon a Knappe que no se los haya incluido en la mesa junto a policías y fiscales para “hablar con elementos concretos” sobre la avalancha de delitos que se está dando en nuestra ciudad desde hace varias semanas.
Knappe les aclaró que, si bien ese plenario había sido programado por la Comisión de Seguridad del Concejo Deliberante, presidida por José Luis Itoiz (meonismo), él asumía que se había tratado de un error y les pidió que declinaran en su idea de abandonar sus cargos.
Los dirigentes terminaron aceptando, pero a cambio le cantaron al Secretario de Seguridad sus “cuarentas” sobre el cuadro de situación que se vive en los diferentes barrios por el accionar de los ladrones.
Pero no sólo lo hicieron en privado, sino que lo refrendaron en declaraciones exclusivas a DEMOCRACIA.

Pugliesso: “Es evidente que hay más delitos”

La primera en hablar con este diario fue la presidente del Foro Municipal de Seguridad quien, aparte de explicar por qué ella y sus pares decidieron finalmente no renunciar, fue contundente acerca de la inseguridad en Junín.
“Recibimos las disculpas que merecíamos por parte de la gente que cometió el error de no invitarnos a una reunión que para nosotros era importante. Hoy por hoy pesa más todo lo que hemos venido haciendo hasta ahora, lo que hemos venido trabajando, y esto quedará como un mal trago”, afirmó Adriana Pugliesso.
Más tarde sostuvo que “en estos momentos críticos de inseguridad saltan expertos por todos lados, pero a la hora de la verdad somos nosotros los que estamos, los que ponemos la cara en los barrios, en los diarios, y lo vamos a seguir haciendo”. Al respecto, evitó dar nombres de esos “pseudos-especialistas”: “Al que le quepa el zayo que se lo ponga, basta con escuchar la radio y leer el diario”.
Pugliesso confesó que “hay muchas cosas que nos preocupan. Las estadísticas del Observatorio de Seguridad dicen claramente que hay más delitos, y más violencia en esos episodios. Y a la persona que fue víctima de un ladrón no le vengamos a decir que hay sensación, es evidente que hay más delitos”.

Knappe contradijo los dichos de Itoiz

Por su parte, Víctor Knappe contradijo los dichos del concejal José Luis Itoiz, quien había asociado el clima inquietante que se vive por los robos, arrebatos y demás yerbas más a una “sensación” de inseguridad que a un incremento real de casos.
“En su momento, el Observatorio de Seguridad reflejó un incremento del delito (N de la R: el aumento de del 26%, según ese estudio), lo que es una situación preocupante. Obviamente, avalo esas cifras, porque son estadísticas hechas con seriedad y que nos permiten trazar un panorama de lo que es el mapa delictivo. Además de eso, existe una cifra negra de hechos que no se denuncian pero que en mayor o menor medida siempre existen”, reconoció el funcionario.

COMENTARIOS