respiradores
Por la alta demanda, en Junín quedan pocos respiradores libres.
COVID-19

En Junín, la ocupación de camas de Terapia Intensiva está cerca del 90%

El nivel de uso de respiradores es similar. Hay alguna clínica con su UTI completa. La demanda en cuidados generales se acerca al 85%. Advierten que bajó el promedio de edad de los pacientes que requieren internación, lo que impacta en el factor ocupacional. Actualmente, Junín superó los 9000 casos desde el inicio de la pandemia y suman 241 decesos. La tasa de letalidad sigue superando a las de Nación y Provincia.

La suba de casos que trajo aparejada la nueva ola de la pandemia por Covid-19 está generando presión sobre el sistema sanitario local a partir del incremento en la ocupación de camas y el uso de respiradores.
“Todas las instituciones estamos en alrededor de un 90 por ciento de ocupación de camas, tanto en cuidados generales como intermedios e intensivos. Es un número ‘anormal’ que se explica por la pandemia”, señala a este medio el directivo de una clínica privada de Junín.
De acuerdo a las cifras a las que tuvo acceso Democracia, en Junín hay 75 camas de terapia intensiva, de las cuales una mitad se destina a pacientes con Covid y la otra para el resto de las patologías. En la actualidad, están  ocupadas entre 65 y 70 (el número es dinámico y varía diariamente por las altas e ingresos que se producen).
En tal sentido, el escenario es complejo. Un ejemplo de ello es que hoy en día hay, al menos, una clínica que no puede aceptar más pacientes que requieran estos cuidados porque tiene la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) completa. “Ayer se infectó el hijo de una compañera de trabajo, que sentía que se agitaba, y le dijimos que acá lo podíamos ver y evaluar, por supuesto, pero si requiere internación no podemos admitirlo porque no hay camas”, explican en la Dirección del lugar.
Dentro de este panorama, los respiradores también están teniendo una alta demanda. De hecho, según los registros oficiales, Junín cuenta con 50 dispositivos, de los cuales 45 están actualmente en uso. “De las cinco camas ocupadas con casos de Covid que tenemos en la UTI cuatro tienen respirador”, grafican en una institución sanitaria local.
Finalmente, también es alto el factor ocupacional de las camas de las áreas de internación general, que suman unas 110 plazas, y hoy está en un 85%, aproximadamente.

Las causas
Son varias las causas que explican esta situación.
Una de las principales tiene que ver con el movimiento. El año pasado, cuando se dio el pico de contagios, había un escenario de restricciones importantes, en medio de una cuarentena cerrada que hacía que hubiese poco desplazamiento en las calles, con varios rubros que no trabajaban y con la circulación autorizada solamente para el personal de actividades consideradas esenciales. Eso hacía que los centros de Salud se dedicaran casi exclusivamente casos de Covid, porque también se habían definido limitaciones a la atención de patologías no urgentes.
En tanto, hoy la situación es muy diferente: con un movimiento más cercano a “lo normal” dentro de la comunidad, a los pacientes con coronavirus se les suman los que tienen enfermedades respiratorias invernales, patologías cardiológicas, accidentados y demás que ocupan una parte importante de las instituciones públicas y privadas.

Un profesional de una clínica local comenta a Democracia que “en algunos casos, se están apurando algunas cirugías programadas por si se definen mayores restricciones que incluyan el cierre de quirófanos”.
Es en este contexto en el que no resulta extraño que los directivos de instituciones sanitarias, tanto públicas como privadas, hablen de la necesidad de ajustar las restricciones.
“La última semana fue la más complicada para abordar la problemática que hay respecto de la ocupación de camas”, explica un médico experimentado. Y agrega que una preocupación adicional para quienes todos los días ven gente con Covid es que “bajó el promedio de edad de los pacientes que requieren internación, antes eran, en general, los adultos mayores y ahora vemos a personas más jóvenes, de otro rango etario, que están demandando camas”.
Los especialistas consideran que la causa de esto “es multifactorial”. Por un lado, se cree que hay una influencia en el hecho de que hay un porcentaje importante de personas mayores de 70 años que ya está vacunado. Por otro lado, aunque no está confirmado, se sospecha que podría haber nuevas cepas que sean más agresivas, lo que requiera que haya más internaciones.
“Algo que también estamos viendo -agrega el profesional consultado- es una suba en el número de pediátricos, con casos positivos que no requieren internación, pero que hacen aumentar la cantidad de contagiados”.
En definitiva, los referentes consultados por este medio coinciden en que hay un aumento en el factor ocupacional que debería ser tenido en cuenta. “Era totalmente distinto porque no veíamos la necesidad de tener que ir internando pacientes jóvenes, lo que nos está complicando en los últimos diez días”, resume uno de ellos.
A eso se le agrega que “el personal sanitario está muy cansado después de más de un año de pandemia y ese agotamiento físico y psicológico aumenta aún más la problemática”.

Nueva ola
Con el reporte de ayer, la ciudad superó los 9000 contagios por coronavirus. Son 9015 los juninenses que contrajeron la enfermedad desde el inicio de la pandemia hasta hoy, momento en que se está transitando una nueva ola.
En efecto, así como sucede en todo el país, a nivel local también se está atravesando un tercer pico de contagios de Covid-19. El primero se dio en octubre del año pasado, cuando se llegó un promedio de más de 75 casos diarios; el segundo salto se produjo a principios de este año cuando, alrededor del 10 de enero, había más de sesenta contagios por día; y en este nuevo alza Junín está sumando -en promedio- unos 50 positivos cada 24 horas.
Más allá de determinados saltos en algún día, hace dos semanas, al menos, que las cifras se mantienen estables en esa media.
En total, se reportaron 1038 casos durante abril, lo que significa que en ese mes se produjeron más contagios que en los dos anteriores juntos (hubo 567 en febrero y 389 en marzo).
Ese aumento de casos se refleja en la cantidad de positivos activos, un valor que tiene una incidencia directa en la ocupación de camas. Actualmente, en Junín hay 454, una cantidad que no se alcanzaba desde el 23 de noviembre del año pasado. Ni siquiera en el pico de enero se llegó a tener tantos activos.
Con este nivel de aumento sostenido de casos, Junín llegó a 9983 casos cada 100.000 habitantes, por lo que sigue estando entre las ciudades con mayor nivel de contagio en el ámbito bonaerense. Así las cosas, las únicas seis localidades de toda la provincia que están en rojo son: Balcarce (13.177 casos cada 100.000 hab.), Laprida (11.719), Bolívar (10.884), Roque Pérez (10.639), Pinamar (10.515) y Lobería (10.147). Luego siguen en el listado Ensenada (9878), San Isidro (9765), Tandil (8168) y Colón (9731).

Letalidad
Ayer se reportaron dos nuevos fallecimientos por Covid-19 y, de esta manera, Junín alcanzó los 241 decesos producto de esta enfermedad. A los informados en el primer día de mayo se le suman los 16 que hubo en abril, 21 en marzo, 21 en febrero, 30 en enero, 34 en diciembre del año pasado, 40 en noviembre, 50 en octubre, 26 en septiembre y uno en agosto.
Si bien abril fue el mes con menor cantidad de muertos por coronavirus en Junín desde agosto de 2020 a la fecha, nuestra ciudad sigue estando en el “top ten” de las que tiene mayores índices de fallecimientos en todo el territorio bonaerense, con 267 decesos cada 100.000 habitantes. Una cifra que solamente es superada por los distritos de San Cayetano (309 muertes cada 100.000 habitantes), Avellaneda (287), Balcarce (285), Morón (282), Quilmes (274), Nueve de Julio (271) e Ituzaingó (269). San Martín (también con 267) y Tres de Febrero (262) completan este hipotético ranking.


Lo cierto es que Junín tiene una tasa de letalidad -es decir, la cantidad de fallecidos según el número de infectados- del 2,65%. Se trata de un registro que fue subiendo paulatinamente en nuestra ciudad, mientras que la misma variable viene bajando sostenidamente hace meses en los índices de Nación y Provincia.
A principio de noviembre, por ejemplo, a nivel local la tasa de letalidad era de 2,48%, al tiempo que la de todo el país era de 2,66% y la bonaerense de 3,17%. Hoy en día, aquí está en 2,65%, mientras que en la esfera provincial alcanza al 2,54% y en la nacional está en 2,14%.
Es cierto que este registro viene bajando en Junín en las últimas dos semanas, no obstante, hoy sigue estando por encima de los porcentajes de Provincia y de Nación.

COMENTARIOS