El encuentro se realizó en el Colegio de Abogados de Junín.
El encuentro se realizó en el Colegio de Abogados de Junín.
EN EL COLEGIO DE ABOGADOS

“El producto del delito en la economía compromete la seguridad de un país”

Así lo afirmó del Dr. Mariano Federici (presidente de la Unidad de Información Financiera y del grupo EGMONT a nivel mundial), quien disertó ayer en Junín en la charla titulada “Prevención y detección de lavado de activos de origen delictivo”.

Ayer, en el Colegio de Abogados de Junín se realizó la charla sobre “Prevención y detección de lavado de activos de origen delictivo”, con la disertación del Dr. Mariano Federici (presidente de la Unidad de Información Financiera y del grupo EGMONT a nivel mundial); la Dra. María Eugenia Talerico (vicepresidente de la UIF); el Dr. Agustín Biancardi (director de la Dirección de Litigios Penales de la UIF); Dr. Gabriel Merola, Dr, Martín Olari y Dr. Facundo Orazi (abogados UIF).
La jornada estuvo destinada a abogados con orientación en derecho penal, tributario y societario; funcionarios del Ministerio Público Fiscal, y de la AFIP; escribanos, contadores, oficiales de cumplimiento en bancos y entidades financieras y demás sujetos obligados.
“Hoy es hora de que se haga justicia con todas las pruebas que hay. Creo que tuvimos un rol protagónico y muy protagónico haciendo el trabajo que había que hacer, con coraje y con mucha vocación de contribuir el bienestar de nuestro país”, afirmó Federici, ante la sala llena del piso 2.


“Impulsamos una cultura del cumplimiento, que ojalá se sostenga en el mediano y largo plazo. Creo que no hay mucho margen para desviarse en este mundo en el que vivimos. Hoy la importancia de la integridad en materia económica-financiera es un valor del cual no se puede escapar a nivel global, si se quiere pertenecer a la comunidad”, confirmó.
“Un presidente dijo en público y con micrófono en mano: ‘A mí no me importa de donde vengan las inversiones. Si alguien quiere invertir plata en Argentina yo no le voy a preguntar de dónde la trae ni cómo la generó’. Eso hoy ya no corre más”, dijo.
“Admitir que el producto del delito pueda ser canalizado en el circuito económico del país, no solamente está comprometiendo la seguridad y la paz de su nación, sino que también la seguridad y paz internacional. Le está dando refugio a los peores criminales que amenazan el orden público de los países y la paz y seguridad internacional”, expresó.
“Todo dependerá en qué país queremos vivir los argentinos. Si la idea es vivir en una república donde se respete el Estado de derecho y los criminales no sean los dueños de los pueblos de una provincia o del país. Donde los que triunfen no sean los que tomen chicanas o tienen contactos o coimean con sus ventajas”, explicó.
“Si lo que nos interesa es poder vivir y crecer del trabajo digno que genera inversión sana y lícita, que va a venir a poner en marcha el motor productivo que viene la Argentina, entonces hay que reafirmar y darle continuidad a estas políticas y profundizarlas. No es tiempo de bajar los brazos”, subrayó.

COMENTARIOS