En el año 2070 Facebook tendrá más usuarios muertos que vivos

En el año 2070 Facebook tendrá más usuarios muertos que vivos

El dato es revelado por un estudio de la Universidad de Oxford. Agregan que en el año 2100 el 98% de los usuarios actuales no estarán vivos.

Facebook tiene muy buena salud, a pesar de los escándalos y críticas que rodean a esa red social. La cantidad de usuarios ahora supera los 2.3 mil millones.

No sorprende que el CEO de la empresa hable de desafíos y eluda mencionar los escándalos. “Pese a enfrentar retos importantes, nuestra comunidad y nuestros negocios tuvieron un sólido comienzo de año (…) Tenemos que seguir construyendo herramientas para ayudar a la gente a conectarse y fortalecer nuestras comunidades”, dijo Mark Zuckerberg hace un tiempo.

Desde la red social son conscientes de esa realidad: ¡muchos perfiles pertenecen a usuarios que ya no pueden utilizar la plataforma! De hecho, recientemente Sheryl Sandberg, directora de operaciones de la empresa californiana, informó que aplicarán un sistema de inteligencia artificial para reconocer en forma automática los perfiles que pertenecen a fallecidos, y entonces no enviar alertas para que los saludemos en la fecha del cumpleaños.

Según David Watson y Carl Öman, responsables del estudio que divulgan desde Oxford, esta situación no es exclusiva de Facebook y, en tanto, también recae en otras redes sociales. Además reconocieron que los datos no son 100% verosímiles, en vista de las salvedades mencionadas. En todo caso, lo que procuran es debatir y pensar la gestión de la información que dejamos en Internet luego de la muerte.

“Llegará un momento en el que la gestión de nuestra herencia digital afectará a todos los que usan las redes sociales, ya que todos nosotros algún día falleceremos y dejaremos nuestros datos atrás. Pero la totalidad de los perfiles de usuarios fallecidos también equivale a algo más grande que la suma de sus partes. Es, o al menos se convertirá, en parte de nuestro patrimonio digital global”, comentaron.

A fin de cuentas, siguiendo a Öhman, “estas estadísticas dan lugar a nuevas y difíciles preguntas sobre quién tiene derecho sobre todos estos datos, cómo deben manejarse según el interés de las familias y amigos de los fallecidos, y su uso por parte de futuros historiadores para entender el pasado”.

“Facebook debería invitar a los historiadores, archivistas y arqueólogos a participar en el proceso de curar el vasto volumen de datos acumulados que dejamos cuando fallecemos", concluye Watson.

COMENTARIOS