El yacimiento petrolífero de Vaca Muerta en manos de Shell.
El yacimiento petrolífero de Vaca Muerta en manos de Shell.
DE LA REGIÓN, A TODO EL PAÍS Y EL MUNDO

Una empresa de Bragado abastece de paneles solares al yacimiento Vaca Muerta

Fiasa nació hace 56 años sobre Ruta 5 con la fabricación de molinos de viento para la extracción de agua. Con el correr del tiempo, hoy ofrece productos y servicios en energías renovables para uso doméstico, agropecuario, industrial, comercial e institucional.

Hace 56 años nacía en Bragado la empresa familiar Fiasa como fabricante integral de molinos de viento para el bombeo de agua a profundidad en zonas rurales y quintas. Actualmente exportan al mundo, ubicándose el principal mercado en los Estados Unidos desde hace más de 50 años.
Con el correr del tiempo, la ampliación industrial comenzaba a diversificarse. En 2002 se inició con la fabricación de electrificadores para cercas, produciendo modelos para las diferentes alternativas de energía: 220 volts, 12 volts y solar. Para brindar una solución integral, este año se incorporó la fabricación de accesorios, que incluyen procesos de extrusión e inyección de plástico.
Dos años más tarde se inauguró una moderna planta para la fabricación de cortadoras de césped, que se producen bajo la licencia MTD® (USA) y Emak® (Italia), cubriendo el amplio mercado de América Latina.
Siempre interesados en el aprovechamiento de las energías renovables, la empresa familiar decidió avanzar un paso más y especializarse en las fuentes ilimitadas por excelencia: el viento y el sol, creando en 2002 la división "Fiasa Energías Renovables" con productos y servicios para uso doméstico, agropecuario, industrial, comercial e institucional.
“Tímidamente se empezó proveyendo algunos paneles solares para lo que eran viviendas aisladas y puestos de campo. Luego se desarrolló el sistema de bombeo de agua con los paneles sin ningún tipo de batería con un buen rendimiento”, destacó el ingeniero responsable de la empresa, Daniel Lisei, en diálogo con Democracia.
Con el objetivo de ofrecer soluciones técnicamente posibles y económicamente viables para la mejora de la calidad de vida de la población, basados en el aprovechamiento de las energías ilimitadas comenzaron a trabajar con calefones solares, equipando viviendas autosuficientes con paneles fotovoltaicos, baterías inversores y aerogeneradores; bombas de aguas y luces solares.
Entre los proyectos que llevó adelante la empresa, se encuentran las centrales solares que proveen de energía eléctrica a las instalaciones de Shell en Vaca Muerta, en la etapa de exploración de los pozos petroleros, desde 2016 a la fecha.
Se trata de un sistema de alimentación en 24Vcc para dispositivos de comando en pozos de explotación temprana, con baterías VRLA y generador de 7.200Wp más sus accesorios montados en un Shelter.
“Nuestros sistemas combinan adecuadamente su avanzado desarrollo tecnológico con un diseño simple, que facilita su aplicación a nuestros clientes para obtener energía limpia y con ahorro. Nuestro equipo de ingenieros especializados es entrenado en los principales centros internacionales de desarrollo”, aclaró el responsable de Fiasa.
Otro trabajo llevado a cabo fue para “Vortex Ingeniería/Pascual Casetta Construcciones” en la provisión de un sistema de generación fotovoltaica de 20,16kW con inversor de 20kW instalado en el nuevo edificio de OSEP Mendoza, para ahorro de energía y eventual inyección de excedentes a red, una reglamentación que sólo está vigente en esa provincia y en Santa Fe.
“Además invertimos en desarrollar experiencia utilizando en nuestras instalaciones los productos que vendemos: es el mejor modo de transferir a nuestros clientes la calidad que nos caracteriza”, exclamó el ingeniero.
El objetivo es generar energía eléctrica mediante la instalación de paneles solares para lograr un ahorro en el consumo, en el marco de la Ley 27.424 “Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable integrada a la Red Eléctrica Pública”, con eventual inyección de excedentes a la red.
“Hoy los paneles solares fotovoltaicos tienen mayor eficiencia que hace 10 años y se ha popularizado tanto que el costo ha bajado muchísimo, diez veces en dólares. Hoy lo que hacemos es integrar sistemas combinando piezas con otros dispositivos de modo tal que puedan obtenerse buenos resultados”, explicó Lisei.

Solar térmica y fotovoltaica
Esta energía ilimitada, limpia y económica, puede ser utilizada bajo dos formas básicas de aplicación: térmica y fotovoltaica.
“Recientemente se han incorporado los inversores a red, que son equipos, que juntamente con los paneles solares pueden generar energía eléctrica en paralelo con la red de distribución. A nivel país no está reglamentado y se va a basar en la Ley Nacional 27.424 que promueve la generación distribuida con energías renovables con eventual excedentes volcados a la red” como sucede en las provincias de Mendoza y Santa Fe, subrayó el ingeniero.
La energía solar térmica aprovecha del sol para generar calor en la producción de agua caliente; calentamiento de agua sanitaria y piscinas, usos industriales, calefacción, secaderos, tambos, etc.
En contraposición, la fotovoltaica se aprovecha de la radiación solar para producir electricidad en viviendas rurales, refugios, puestos sanitarios, puestos de policías, escuelas, etc.
En aplicaciones agrícolas se utiliza para el bombeo de agua, controles de riego, etc. En el ámbito ganadero se recurre para el bombeo de agua para el ganado, electrificación de cercas, etc.
En lo que respecta a la iluminación pública se abastece con electricidad a carteles publicitarios, alumbrado público, iluminación de túneles. Además, los paneles fotovoltaicos se utilizan para señalización vial en ciudades y rutas y plataformas petrolíferas, etc.

Tres módulos de generación

El módulo Off Grid genera energía eléctrica a través de paneles solares (o aerogeneradores) En el caso de utilizar exclusivamente paneles solares, se debe generar durante las horas de sol toda la energía necesaria para abastecer los consumos durante el resto del día también, por lo cual se necesita almacenar energía en un banco de baterías. La aplicación principal se da espacios rurales, donde no exista el suministro eléctrico de una empresa distribuidora.

El On Grid es un sistema que requiere de la red eléctrica para funcionar, pero me permite generar un ahorro de energía mediante la utilización de paneles solares, ya que en este caso no se utilizan baterías. Hay que tener en cuenta que ante un corte de energía eléctrica, el inversor también deja de funcionar. Es ideal para aplicaciones en las que se tiene acceso a la red eléctrica, pero se quiere comenzar a ahorrar energía mediante la utilización de paneles solares.

El módulo híbrido es un inversor On Grid, pero con la ventaja de que permite también incorporar al sistema un banco de baterías, por lo que cumple también la función Off Grid. Puede controlar el flujo de energía de manera inteligente. Ante un corte de energía de la red, el inversor continúa abasteciendo las cargas críticas con la energía almacenada en baterías.

COMENTARIOS