None
NADIE QUIERE PERDERSE A LA SELECCIÓN

Desde las familias hasta las empresas, ya arman sus agendas de acuerdo al Mundial

A sólo 39 días de la fiesta máxima del fútbol, se planifica con la atención puesta en las fechas y horarios de los partidos.

Se viene el Mundial y nadie quiere perderse a la Selección. A sólo 39 días de que se inicie la fiesta máxima del fútbol, antes de aceptar un compromiso, son muchos los que ya están pendientes del almanaque y no pierden de vista ni por un instante el cronograma de los partidos del equipo nacional. Y esto sucede en todos los ámbitos: el familiar, el laboral, el empresario.
La inminencia del torneo impregna la vida cotidiana y para eso no hay diferencias de género ni de sector social que valgan. Cuando juega Argentina el país está pendiente. Sabedores de eso, muchos juninenses están atentos a los compromisos familiares y sociales que se avecinan, con la idea de que nada se interponga entre el hincha y el televisor a la hora y el día señalados.
Por lo pronto se sabe con precisión la fecha y el horario en que se disputarán los encuentros que el seleccionado argentino va a jugar en la primera ronda. Lo demás son posibilidades, pero posibilidades con horarios y fechas muy precisos que tampoco pierden de vista los seguidores de la Selección.
La lista de fechas a tener en cuenta empieza el domingo 15 de junio, a las 19, cuando se enfrentarán Argentina y Bosnia. El fin se semana siguiente, esta vez el sábado 21 a las 13, será el turno de Argentina-Irán y el miércoles 25 de Junio a las 13 tendrá lugar el último partido que enfrentará al seleccionado nacional con sus rivales del grupo F: Argentina-Nigeria.
Lo demás dependerá de la suerte de Argentina en esos primeros encuentros: si supera la primera ronda liderando el grupo, la siguiente cita será el martes 1 de julio a las 13 y el siguiente partido, por cuartos de final, el sábado 5 a la misma hora.
Si, en cambio, clasifica segundo, Argentina jugará por octavos de final el 30 de junio a las 13 y por cuartos el 4 de julio a la misma hora.
La semifinal, en el primero de los casos será el 9 de julio a las 17 y en el segundo el 8 a la misma hora.
El sueño mayor es estar pendiente del almanaque para ver al seleccionado nacional el 13 de julio a las 16, cuando se dispute la final del Mundial. Otro horario importante es el del sábado 12 de julio a las 17, cuando se dispute el partido para definir el tercero y cuarto puesto.

Altos costos

Cuando la FIFA eligió a Brasil como sede del Mundial 2014, la mayoría de los argentinos pensaron que se trataba de una ocasión ideal para asistir a un partido de la Selección al menos. Pero hoy, a tres meses de que la pelota comience a rodar, ese privilegio parece destinado solo para unos pocos, porque quien viaje al vecino país deberá desembolsar casi 15.000 pesos por un encuentro.
Esa suma de dinero tendrán que pagar en promedio los interesados en presenciar uno de los partidos que Argentina jugará durante la primera fase del certamen por el Grupo F, ante Bosnia y Herzegovina (en Río de Janeiro), Irán (Belo Horizonte) y Nigeria (Porto Alegre).
De todos modos, en el desglose de los gastos, el argentino podrá encontrar diferentes variantes para hacer más “light” su viaje rumbo a tierras brasileñas.
En uno de los extremos del menú de posibilidades está la contratación de un paquete con todo incluido, con una noche de hospedaje, por un mínimo de 4.500 dólares (unos 26.235 pesos al cambio oficial), a lo que habría que sumar el 35 por ciento de la AFIP (de 3.040 a 6.247 pesos más, dependiendo de que ese recargo ya esté o no incluido en el valor del pasaje aéreo).
A su vez, los argentinos, por intermedio de diferentes opciones, también pueden armar su propio paquete para estar junto a la Selección en el Mundial.
Si se bucea en las diferentes aerolíneas, principalmente privadas y de bandera brasileña, los pasajes aéreos (ida y vuelta) pueden conseguirse por unos 5.000 pesos, con el 35% de recargo que incluye el Gobierno.
Una vez en Río de Janeiro, por ejemplo, un alojamiento por día, en la previa y el post debut frente a Bosnia en el estadio Maracaná el 15 de junio, ronda los $2.000 (una habitación de hotel estándar para dos personas).
Obviamente existen lugares mucho más accesibles en donde pasar la noche, pero allí confluyen los riesgos de la seguridad, más aún en una ciudad con la actividad de Río.
En el caso de los otros dos partidos del Grupo F, el alojamiento promedio desciende a 1.800 (en Belo Horizonte el 21 de junio frente a Irán) y 1.650 (en Porto Alegre, el 25 de junio contra Nigeria), según datos de la empresa turística Trivago (www.trivago.com.ar), el mayor comparador de precios de hoteles del mundo.
En el detalle de los gastos más específicos, los del día a día, un reciente relevamiento de los periodistas Pablo Lisotto y Tomás Bence arrojó que Río de Janeiro es una ciudad cara para el bolsillo de los argentinos.
Allí, un taxi del aeropuerto al hotel cuesta 137 pesos argentinos, una botella de agua mineral grande (2 litros) ronda los $8 y una de gaseosa grande, los $16.
En cuanto a las comidas, un almuerzo ejecutivo en un restaurante cuesta $55, un combo en un local de comidas rápidas ronda los $50, una pizza grande de muzzarella llega a los $100 y un tenedor libre puede trepar a los $330.
En épocas donde el precio del transporte público está en la escena principal de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, un boleto de subte en Río de Janeiro tiene un valor de $9, mientras que un colectivo urbano, $7,50.
Y, por último, pero no por eso menor, están las entradas para los partidos, que varían sustancialmente en el precio si fueron sacadas oficialmente mediante la página de la FIFA o si el hincha debe apelar a la reventa.
En el primer caso, la entrada más barata de la FIFA cuesta unos 90 dólares (más el 35% de recargo, ya que únicamente se pueden comprar por internet y con tarjetas de crédito aquí) y en el caso de que vaya a las puertas del estadio Maracaná el precio seguramente subirá en forma considerable.

COMENTARIOS