None
UNA DIFICULTAD DE APRENDIZAJE QUE AFECTA AL 15% DE LOS CHICOS

Reclaman adaptar los programas escolares a alumnos con dislexia

Desde el Colegio de Fonoaudiólogos piden que se aplique una medida del ministerio de Salud para detectar en las aulas a chicos con esta condición y ayudarlos a evitar un posible fracaso escolar.

Se calcula que entre el 10 y el 15% de los chicos sufre algún grado de dislexia, un trastorno que entorpece el aprendizaje de la lectura y constituye una importante causa de fracaso escolar.  
De ahí que el año pasado el ministerio de Salud bonaerense estableció por resolución que todas las escuelas se adapten a las necesidades de estos alumnos para evitar que repitan. Sin embargo, el sistema educativo de la Provincia no la ha puesto en práctica aún.
En este contexto, el Colegio de Fonoaudiólogos de La Plata salió ayer a reclamar “la inmediata aplicación de la normativa” destinada a favorecer el aprendizaje a chicos que sufren este trastorno tan común. Considerado una Dificultad Específica del Aprendizaje, la dislexia se caracteriza por producir dificultades en los deletreos, omisiones, confusiones, vacilaciones y sustituciones de letras que “suenan igual”. Los niños que padecen esta condición refieren que “las letras bailan”.

Desde primer grado

“Ya desde el nivel inicial de la escolaridad puede manifestarse un déficit en el componente fonológico del lenguaje que se presenta de manera inesperada ya que otras habilidades cognitivas, así como perceptuales y motoras, se desarrollan con normalidad”, explica Irene Fernández, miembro directivo del Colegio de Fonaudiólogos platense.
“Es el caso típico del niño que al finalizar primer año grado todos sus compañeros leen y él no logra hacerlo, lo cual le genera baja autoestima, dificultades de interrelación social, apatía y disgusto hacia las propuestas escolares, todo lo que podría aparecer como un problema psicológico”, aclara la fonoaudióloga.
Ocurre además que “la falta de precisión y fluidez en el reconocimiento de palabras (escritas) y el déficit en las habilidades de decodificación (lectora) y deletreo que se manifiestan en los primeros años de la escolaridad terminan incidiendo de manera determinante con el correr de los años en el aprovechamiento de las propuestas educativas, ya que este trastorno altera totalmente la comprensión lectora. La atención del chico con dislexia está puesta en el reconocimiento de la letra, la sílaba, la palabra, lo que produce una dificultad evidente para la comprensión de un texto”, comenta la profesional.
Desde el Colegio de Fonaudiólogos enfatizan sin embargo que “la dislexia no es una enfermedad; es un trastorno, lo que significa que uno es disléxico cuando es niño, cuando es joven y cuando es adulto”. Pero además, que se trata de “una condición que diagnosticada a tiempo y con los recursos necesarios para la compensación no tiene por qué afectar la vida exitosa familiar o personal de un individuo”.
Es por eso que el Colegio sostiene que “resulta clave la intervención del sistema escolar para la detección y tratamiento adecuados de la dislexia” y resalta el hecho de que “la resolución dictada por el ministerio de Salud establece que las escuelas deben estar atentas a manifestaciones de las conductas que permitan caracterizar esta condición”.
“La medida oficial -que incluye una serie de recomendaciones que las autoridades educativas deben seguir para detectar casos de dislexia- constituye un avance importante pero debemos garantizar que se haga efectiva en todas las escuelas”, afirman las autoridades del Colegio de Fonoaudiólogos al señalar que desde que se anunció la puesta en marcha del programa, en agosto del año pasado, “no se han visto avances en su aplicación”.
“La carencia de programas específicos y adecuaciones curriculares que permitan incluir a quienes sufren dislexia, provocan situaciones de discriminación, fracaso escolar y daños en la autoestima de esos chicos que se podrían evitar”, señalan desde la entidad.
Considerada una dificultad del aprendizaje, la dislexia se caracteriza por producir dificultades en los deletreos, omisiones, confusiones y sustituciones de letras que “suenan igual”. 

COMENTARIOS