Restos fósiles de animales prehistóricos que habitaron el suelo bonaerense en Junín.
Restos fósiles de animales prehistóricos que habitaron el suelo bonaerense en Junín.
ESCUELA NORMAL

Con la protección del patrimonio como eje, volvió a abrir el Museo Legado del Salado

Fue en la Semana de las Ciencias, del 2 al 8 de octubre, donde se realizaron distintas actividades. Además de los restos fósiles de animales prehistóricos, se exponen obras de paleoarte de Horacio Alonso.

Tras trasladarse al Parque Natural Laguna de Gómez, el Museo Legado del Salado volvió a abrir su sede en la Escuela Normal de Junín, en el marco de la Semana de las Ciencias, del 2 al 8 de octubre. Las actividades realizadas giraron en torno a la protección del patrimonio y la educación ambiental. 

En ese lugar, además de los restos fósiles de animales prehistóricos que habitaron el suelo bonaerense en Junín y la región, se exponen obras de paleoarte realizadas por Horacio Alonso. 

Actualmente el Mumpa, Museo Municipal Paleontológico, es la sede que se encuentra en la Laguna, y en la sede escolar se trabajó mediante un convenio con el ISFD Nº 129 de la Escuela Normal y la Asociación Paleo Junín. 

El espacio fue reconstruido para adecuar las instalaciones y destinarlas a proyectos educativos en los que hay visitas guiadas para distintos niveles, actividades especiales, integrando a las dos sedes y al Centro de Interpretación Ambiental.

Protección del patrimonio

El 8 de octubre se conmemoró el día del Patrimonio Natural y Cultural, por lo que desde el Museo hicieron foco, en especial, en el paleontológico.

A 20 años de sancionada la ley nacional de protección del patrimonio Arqueológico y Paleontológico, “nos enfrentamos a nivel local a nuevos y complejos desafíos, como comunidad científica y como ciudadanos en general. El mayor desafío es la conservación del yacimiento. Hace poco que se comenzó a reglamentar el artículo 56 de esta ley, el que se ocupa de los yacimientos, en el cual se explicita que las universidades y entidades científicas tienen a su cargo el estudio de los yacimientos declarados y el Estado, tanto nacional, provincial y municipal, debe garantizar su protección”, explicaron.

A nivel local, el Museo Legado del Salado tiene el resguardo de los fósiles y desde 2013 el equipo de investigación del proyecto que lleva su mismo nombre tiene la responsabilidad del estudio y la exclusividad de la prospección e investigación en el yacimiento, el cual fue registrado y declarado área protegida dentro de la ley de patrimonio desde el año 2018. El tramo protegido tiene diferentes áreas de las riberas del río Salado que van desde la ciudad hasta el Parque Natural Laguna de Gómez, siendo el área con mayor nivel de protección la que se encuentra desde el puente Macucho hasta la curva del camino a la Laguna, porque allí se están llevando a cabo las investigaciones actuales.

“Por eso es importante la difusión y la educación formal y no formal para todos los niveles porque existe gran desconocimiento por parte de la comunidad; como así también de los funcionarios y autoridades municipales en el manejo de las situaciones de amenaza a este patrimonio. No hay reglamentos claros ni acciones, y esto es común en varios municipios. Se delegó a los museos regionales el papel de policías y de control, algo que no les corresponde. El hacerse cargo de esas problemáticas por destrucción del área por ignorancia o vandalismo no le corresponde al museo ni a personas particulares, corresponde al Estado. En este caso, coordinar medidas de protección entre la provincia y la municipalidad. Por ejemplo, si los vehículos entran al lecho del río, escapa ya a un problema solamente que atañe a la ley de patrimonio. Esa acción es ilegal por la ley nacional de tránsito, debe hacerse cargo la autoridad que corresponda”, afirmaron desde el Museo.

En cuanto al patrimonio paleontológico, “también hay una serie de malentendidos y falta de asesoramiento profesional. La protección se asocia al objeto fósil en sí mismo y se pide que se ‘rescate’ como algo curioso que se debe acumular en un museo. El fósil es un objeto científico, su valor patrimonial está asociado al estudio que realizan los profesionales y es muy importante el estudio en el yacimiento en forma interdisciplinaria. Si el fósil se extrae del yacimiento se pierde ese conocimiento asociado, pierde su valor patrimonial también. Por eso se declara el lugar. Entonces se necesita que sea delimitado con carteles, con avisos coherentes y concretos, informar a la comunidad que allí es un lugar de investigación; entonces sí la comunidad se hace responsable de cuidarlo”, sostuvieron. 

Y continuaron: “El ciudadano común colabora informándose, difundiendo, yendo al museo, no tiene que ayudar a ‘rescatar’ fósiles. Eso sucedía cuando estaban canalizando, o hay una emergencia. Ahora, no. Hay que tratar de cambiar esa idea. Un yacimiento es un laboratorio in situ para el geólogo, el paleontólogo y el arqueólogo, por lo tanto la gente debe acostumbrarse a ver fósiles allí aflorando, no hay necesidad de avisar. Es más, puede ser un sitio de atracción turística tomando los recaudos de seguridad necesarios”. 

Según indicaron, “el Estado municipal debe garantizar esa seguridad, tienen que tener personal que controle e informe, hasta que se normalice la situación y la gente comprenda el valor de cuidar el lugar. Por ejemplo, a la gente nunca se le ocurriría ingresar a un laboratorio de química en la universidad y extraer las muestras, romper los tubos de ensayo.

Tampoco lo debería hacer en un laboratorio a cielo abierto como es el yacimiento. A eso tenemos que llegar con la concientización, reconocer al yacimiento como un laboratorio científico”.

“El conocimiento científico de los yacimientos y los museos paleontológicos está regulado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología. La protección del patrimonio les compete a todos, pero es el Estado quien lo tiene que garantizar, y como ciudadanos tenemos la responsabilidad de exigir el control y el compromiso de educar y difundir el conocimiento, algo muy importante de la función de los museos”, subrayaron.

Actualmente “se están dando cursos gratuitos del gobierno de la Provincia para entidades municipales, administradores de turismo, museos, guardaparques, policía rural, etc. Para instruirlos en los reglamentos que surgen de la ley de patrimonio. Y por otro lado es urgente la difusión para que la gente tome conciencia del valor científico y se comprometa a preservar el lugar. Actualmente nuestro equipo de investigación está haciendo vínculos con otras entidades, universidades, la Asociación Paleontológica, SEGEMAR (que corresponde al patrimonio geológico) para concretar proyectos. El compromiso es de todos, el conocimiento se comparte. La educación en el patrimonio se da desde el jardín de infantes. Pueden visitar las muestras y también apreciarlas en nuestros canales virtuales”, concluyeron.

La Asociación Paleo Junín

La Asociación Paleo Junín es una organización no gubernamental que tiene personería jurídica y funciona desde el año 2009. Tiene como objetivo principal la protección del patrimonio natural, específicamente a los fósiles y el yacimiento de las riberas del Salado, por lo tanto, está a cargo de la protección del Museo Legado del Salado en lo que respecta al patrimonio, su protección y difusión educativa. 

Las actividades son planificadas por un equipo de profesionales y tienden a la construcción comunitaria y colaborativa del patrimonio integral, interpretando los objetos y procesos en su contexto natural y cultural, partiendo de darle significado mediante visitas, talleres, salidas de campo y otras actividades propuestas desde los museos. Para ello se cuentan con guías y además profesionales para asesoramiento a docentes, soporte online y material didáctico.

“También conjuntamente con otra ONG, Ambientarg Junín, se espera sistematizar las actividades de educación ambiental, limpieza y protección de las riberas del Salado que ya se estaban realizando en forma esporádica; darle más difusión y convocar más gente que tome conciencia y trabaje para poder llevar adelante estos proyectos”, afirmaron.

COMENTARIOS
Villa La Punta