Celebró sus 75 pirulos el gran “rey del terror”
STEPHEN KING Y SU ENORME LEGADO

Celebró sus 75 pirulos el gran “rey del terror”

El prolífico autor sigue más vigente que nunca y se mantiene activo en las redes

El escritor de terror Stephen King, que ayer cumplió 75 años, no solo llega a esta edad con unos 65 libros de ficción publicados, sino con una activa y siempre lúcida participación en las redes sociales, donde suele hablar de su escritura, hace devoluciones de lecturas, recomienda series y películas, autopromociona su inminente novela “Cuento de hadas” (ver aparte), muestra su postura política y hasta desnuda su vida cotidiana y familiar.

Stephan Edwin King, nacido en la ciudad norteamericana de Portland en 1947, comenzó a escribir en la década del 70. Su primera novela, “Carrie”, fue rescatada de la basura por su esposa, la también novelista Tabitha King. Fue publicada en una edición de tapas duras por Doubleday Publishing que “solo” vendió 13 mil copias, aunque luego la editorial Signet lanzó una edición en tapas blandas que vendió un millón de ejemplares. Y en 1976 se filmó la famosa película homónima que lo convirtió en un aclamado escritor.

Desde ese momento, el autor de los best-sellers “El resplandor”, “La danza de la muerte”, “La zona muerta”, “Ojos de fuego”, la saga de “La Torre Oscura”, “Cujo”, “Christine”, “Cementerio de animales”, “Misery”, “Los Tommyknockers”, “La mitad oscura”, “El juego de Gerald” y otras decenas de obras se vio condicionado por los editores a publicar un solo libro por año, para no “desvalorizar” con demasiada oferta el sello de su nombre. Por esa razón King empezó a utilizar también el pseudónimo de Richard Bachman (Richard por Richard Stark, el seudónimo del autor Donald E. Westlake, y Bachman por la banda Bachman-Turner Overdrive).

blicó “Rabia” (novela que retiró de la venta cuando encontraron que un asesino serial se había inspirado en ese libro), “La larga marcha”, “Carretera maldita”, “El fugitivo”, “Maleficio” y “Posesión”. Nadie sabía que Bachman era King hasta que fue “desenmascarado” por un librero en 1984. En paralelo a esta escritura tan copiosa como magnética, el escritor ha tenido siempre una gran exposición pública que se acrecentó con la llegada de las redes sociales. Nunca fue esquivo a las nuevas tecnologías. Por el contrario: fue uno de los primeros autores en adoptar el formato de libro electrónico y de elogiar los audiolibros.

Su primer contacto que tuvo en la red social fue su hijo Joe Hill, uno de los cinco novelistas que hay en su familia: además de Joe se alistan en este oficio el propio Stephen, su esposa Tabitha, su otro hijo Owen y su nuera Kelly Braffet, mientras que su hija, Naomi es ministra de la Iglesia Unitaria Universalista. King no tiene ningún problema en mostrar la vida de su familia en Twitter. Este año, de hecho, su hijo Hill tuvo gemelos y el narrador suele retuitear sus fotos e incluso habla de ellos en más de una ocasión. “Gracias a mi hijo Joe Hill y su encantadora esposa Gillian, soy abuelo de hermosos gemelos. Estoy practicando mi técnica para acunarlos”, posteó hace un tiempo.

Uno de los personajes importantes de esta novela hipertextual que teje con su propia vida en la red social es su perro Molly, también conocida como “La cosa del mal”, un adorable corgi galés de Pembroke. El autor de “Cujo” describe en Twitter la vida de la mascota desde su llegada. Al animal, como cualquier cachorro, se lo ve rompiendo almohadones y haciendo travesuras en la casa de la familia. Claro que esta presencia y su amor por el animal, va en contra de la idea de la novela que escribió en 1981 sobre un San Bernardo rabioso que aterrorizaba a una madre y a su hijo. Según contó King, la historia de este enorme animal llamado “Cujo” nació el día que fue a buscar su motocicleta a un taller mecánico en Maine (ciudad en la que vivió con su familia) en el verano de 1977. En el lote había un perro gigante y enojado con el escritor: “el San Bernardo más grande que he visto en mi vida”, lo describió en una entrevista.

 

COMENTARIOS