LA HISTORIA DE MONTELÉN

Una capilla neogótica, un zoológico y una leyenda trágica para descubrir en la Región

Situada en el pueblo de Máximo Fernández, partido de Bragado, la estancia atesora un rico patrimonio histórico, arquitectónico y cultural, además de contar con bellísimos paseos por senderos con una excelsa vegetación. Los secretos de un sitio único.

La región es rica en sitios históricos de relevancia nacional y atractivos, tanto naturales como culturales, que forman parte de la identidad de los pueblos y ciudades del noroeste,  pero que muchas veces son poco visitados o desconocidos para un amplio sector de la sociedad. 
Es el caso de la estancia Montelén –llamada originalmente La Matilde-, situada en la localidad de Máximo Fernández, partido de Bragado, que atesora un patrimonio histórico y arquitectónico con características únicas, además de una capilla neogótica y una leyenda trágica para descubrir. 

Los comienzos
En 1872 Máximo Fernández (1851-1916), que en su juventud trabajó en el juzgado de paz de Cañuelas y allí se casó con Matilde, compró al fisco seis leguas cuadradas de campo. Gracias a su visión las transformó en uno de los establecimientos agrícola-ganaderos más importantes de la zona. Además, Fernández desarrolló una actividad importante de forestación. La Matilde, así llamó a su estancia en honor a su mujer, tenía grandes arboledas, árboles frutales y plantas aromáticas, todo esto era poco frecuente en la zona.
También se construyeron corrales y potreros, siempre con la intención de mejorar la producción. En1882, la familia viajó a Europa, donde permaneció hasta 1889, año en que deciden regresar. En 1893 se inaugura la estación Máximo Fernández del Ferrocarril del Oeste. También de la década de 1890 es la casona de arquitectura italiana, estilo Paladio, que hizo construir el Fernández para su mujer. Por esa época se establece una fábrica de quesos, una cremería y otras actividades que contribuyeron al progreso económico del pueblo. Luego de varios años, cede una parte el campo a sus hijos y vende la otra parte. Máximo Fernández siguió trabajando activamente en Bragado y en 1893 fue nombrado intendente. Finalmente viaja a Europa y muere en 1916, en Barcelona.
La Estancia es comprada en 1904 por la familia Salaberry, quienes serán sus dueños durante 30 años. Salaberry (1868-1908) realizaba actividades comerciales como consignatario de hacienda con la firma Salaberry Bercetche & Compañía. 
En el período en que la familia Salaberry fue dueña, se hacen grandes inversiones. Introduce nuevas especies forestales, crea un aserradero, instala una usina, construye una escuela (fue clave para el acceso a la educación primaria de muchas familias de esta zona rural), una capilla neogótica –construida con materiales provenientes de Europa-, una panadería y otras edificaciones. 

Una leyenda trágica
También existió un zoológico, en el que había animales exóticos, entre ellos un león que está en el origen de una historia muy comentada en la región: la supuesta aparición de un fantasma en las ruinas de la capilla. Esta leyenda tiene su origen en la muerte de la hija de un cuidador, tragedia que sucedió después de 1904, y que narra cómo el león le arrancó un brazo a la niña, que murió desangrada.
En 1928, el paisajista Carlos Thays (creador del Jardín Botánico porteño, entre decenas de plazas, parques y paseos de todo el país) diseñó el parque, el lago artificial, la pérgola y la pajarera, donde había pájaros exóticos. 
Salaberry murió en 1908, no vivió para ver ni el esplendor ni el triste final. Aparentemente por problemas de mala administración, en 1934 la propiedad fue embargada y administrada por la Compañía Argentina de Bienes Raíces.

El inventor de Geniol
En 1942, Francisco Suárez Zabala (el inventor de Geniol) compra la Estancia a la que llama Montelén. Con su espíritu emprendedor inicia varias actividades como la instalación de uno de los viveros más importantes del país, la realización de actividades de apicultura y exportación de miel a Alemania. Con ese mismo espíritu visionario trae animales de Canadá, para mejorar la genética de los animales Holando Argentino, ya que la producción láctea era una de las actividades más importantes del establecimiento. Tras la muerte de Don Francisco Suarez el campo se divide entre los hijos y su viuda. 
Diversos motivos, entre los que se puede destacar un tornado en el año 1974, que además de destruir la capilla, destruyó varios tambos; la disminución del tamaño productivo; y la caída de los precios internacionales de los productos tanto agrícolas como ganaderos llevaron al que fuera un establecimiento ganadero de primer nivel, a una gran decadencia. Hoy, gracias a un asesoramiento externo y una nueva mirada en el modelo de negocio, Montelén busca adaptarse a nuevos desafíos y mira el futuro con optimismo.

Cómo llegar a la estancia

Montelén se encuentra en el pueblo de Máximo Fernández, a unos 20 km de la ciudad de Bragado. Para llegar a Máximo Fernández desde Bragado tomar la ruta provincial N. 46 y luego acceder por camino de tierra. Desde el oeste, tomar por la ruta N. 65 y luego por camino de tierra hasta la Estación de tren de Máximo Fernández. También se puede ir desde La Limpia, por el camino de tierra que va paralelo a las vías del tren. En el GPS las coordenadas son: -35.062033, -60.704511. Contacto para visitas guiadas: info@montelen.com. 

La historia del zoológico

El médico Mario Corte comentó que su padre había sido médico de Montelén y que iba regularmente a atender al personal que lo necesitara, para esto había una enfermería en el edificio de la administración de la Estancia.

El mismo Corte comentó que su padre, también médico del hospital de Bragado, le había contado una historia referida al final del zoológico privado que tenían los Salaberry. Después de la trágica muerte de la hija del cuidador, autoridades provinciales prohibieron la existencia de zoológicos privados. Los animales salvajes que estaban en la Matilde se llevaron a zoológicos públicos, pero quedó un león viejo y, según el relato de Corte, se armó una pelea con apuestas. En la jaula se encerró un burro con el león ya viejo. Hubo una gran concurrencia y esta pelea fue muy comentada. Siempre en la versión de Corte el león murió primero, debido a las terribles patadas del burro, pero poco después también murió el burro. Este fue el final del zoológico de los Salaberry, que hasta llegó a tener, según versiones, un oso polar y una fábrica de hielo para aclimatarlo en su hábitat natural.

COMENTARIOS