Crimen de Fernando: ocho rugbiers fueron imputados
VILLA GESELL

Crimen de Fernando: ocho rugbiers fueron imputados

Además, la fiscal Verónica Zamboni solicitó que los dos liberados, Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, sigan siendo considerados partícipes necesarios.

La fiscal Verónica Zamboni, a cargo de la investigación del homicidio de Fernando Báez Sosa, ocurrido hace un mes en Villa Gesell, imputó a los ocho detenidos como coautores del brutal asesinato.
Hasta ahora, solo Máximo Thomsen y Ciro Pertossi estaban imputados como autores. Lucas y Luciano Pertossi, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz estaban acusados de ser partícipes necesarios de crimen.
En el nuevo dictamen, la fiscal imputó, además, a Alejo Milanesi y a Juan Pedro Guarino, los dos jóvenes que habían sido liberados por falta de mérito, como partícipes necesarios del homicidio.
La calificación que les cabe es “homicidio doblemente agravado por su comisión de alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas” cuya pena es la prisión perpetua.
Zamboni sumó a la acusación por homicidio doblemente agravado otra por lesiones leves por las agresiones que, en el contexto del ataque y posterior crimen, sufrieron Ignacio Vaudagna, Juan Manuel Pereyra Rozas, Juan Bautista Besuzzo, Lucas Begide y Tomás D´Alessandro, todos amigos de la víctima.
En el dictamen donde había solicitado la prisión preventiva para ocho de los acusados, la fiscal Zamboni había calificado el hecho como homicidio agravado por la participación premeditada de dos o más personas.
Sobre Guarino y Milanesi, la fiscal explicó en su nueva imputación que ambos jóvenes ayudaron a los autores del homicidio “incrementando la superioridad numérica, previo acuerdo a tal fin, cooperando en la huida de los mismos para lograr la impunidad del hecho”.
En esta nueva instancia la fiscal Zamboni sostuvo que Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Lucas Pertossi, Luciano Pertossi y Ayrton Viollaz “acordaron darle muerte a la víctima” para lo cual distribuyeron “funcionalmente el rol de cada uno para la comisión del hecho”.
Citó que, a su criterio y según surge de las pruebas recopiladas en su investigación, acordaron darle muerte “cumpliendo de ese modo el plan premeditado, dividiéndose las tareas”.
A los cinco primeros les atribuye el ataque, abalanzados por detrás para sorprender a Báez Sosa. “Aprovechando que se encontraba de espaldas e indefenso y actuando sobre seguro en virtud de la superioridad numérica y física”, dijo.
A partir de mañana, la fiscal indagará a los ocho detenidos. Por otro lado, a fin de mes, estarán los resultados del peritaje scopométrico que determina quién dejó su pisada en el rostro y el mentón de la víctima.

COMENTARIOS