Identifican a cuatro rugbiers por el crimen de Fernando
TERCERA RUEDA DE RECONOCIMIENTO

Identifican a cuatro rugbiers por el crimen de Fernando

Marcaron como partícipes de la golpiza en la que murió Fernando Báez Sosa a Máximo Thomsen, Ayrton Viollaz, Matías Benicelli y Luciano Pertossi.

Se realizó ayer la tercera rueda de reconocimiento por el asesinato de Fernando Báez Sosa y esta vez los testigos reconocieron a cuatro rugbiers como partícipes del crimen.
Según pudo saber Clarín, participaron tres testigos que reconocieron a Máximo Thomsen, Ayrton Viollaz, Matías Benicelli y Luciano Pertossi, quienes ya habían sido reconocidos en las anteriores instancias.
Fuentes de la investigación indicaron que Pertossi, de 18 años, fue reconocido por dos testigos como la persona a la que vieron aplicarle puñetazos a Báez Sosa, de 19, fuera del boliche “Le Brique”.
Thomsen, imputado como co-autor del crimen, también fue identificado como uno de los agresores.
En tanto, Viollaz, de 20, fue señalado también por dos testigos como quien “arengaba” a los agresores en la vía pública; en tanto a Benicelli, también de 20, un solo testigo lo identificó como parte del grupo de rugbiers aunque no le asignó un rol específico en el ataque.
De esta manera, siguen siendo tres los detenidos que no fueron identificados en ninguna de las tres jornadas de reconocimientos realizadas hasta ahora: Alejo Milanesi, de 20, Blas Cinalli, de 18, y Juan Pedro Guarino, de 19.
Respecto a uno de ellos, el abogado Fabián Améndola, socio de Burlando en representación del particular damnificado, explicó: “Sabemos que en las imágenes (de las cámaras de seguridad con las que se hará una identificación facial) se lo va a reconocer”.
En tanto, este martes habrá una cuarta, y última, jornada de ruedas de reconocimiento ante otros cuatro testigos.
Además de Luciano Pertossi, Viollaz, Benicelli y Thomsen, también fueron identificados en las rondas del jueves y viernes últimos Enzo Comelli y Ciro y Lucas Pertossi.
Por otra parte, ayer comenzó el peritaje a los 11 teléfonos celulares secuestrados a los imputados en la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina (PFA), ubicada en la Escollera Norte de Mar del Plata, con el objetivo de analizar su contenido.

COMENTARIOS