Juntó USD 2 millones para una fábrica de chipá y fracasó
RECAUDÓ EL DINERO EN TWITTER

Juntó USD 2 millones para una fábrica de chipá y fracasó

El empresario suspendió sus proyectos en Argentina y se va a vivir al país vecino. “Después de las Paso se detonó todo”, explicó.

Un hombre recaudó 2 millones de dólares en Twitter para crear una fábrica de chipá, pero no funcionó y ahora se va a vivir a Paraguay.
Pablo Ricatti, un experto en finanzas -que trabajó en el banco Lazard y gerenció Salke Fresh, una distribuidora de alimentos familiar- comenzó a construir un imperio colaborativo que no tendría parangón, según él contó.
En mayo de este año les contó una idea de negocios a sus seguidores en Twitter y puso una planilla online para ver cuántos querían invertir. Al otro día tenía ofertas por 5 millones de dólares.
Se quedó con 2 millones de dólares y nació Vatuit (por vaquita tuitera), una empresa con más de 359 socios que iba a construir una fábrica de chipá para celíacos y tenía en su plan de negocios muchos más proyectos. Iba a facturar $300 millones por mes el año que viene, pero no funcionó. Según relató ayer el diario BAE, Ricatti cierra todo y se va a vivir a Paraguay.
“El proyecto lo suspendimos cuando el dólar se hizo pelota, cuando empezaron a poner cepo. No era momento de poner plata en Argentina”, declaró Ricatti.
“La idea es irme a crear industrias en Paraguay, la panificadora y la distribuidora seguirán funcionando acá”, contó el emprendedor, quien anticipó que su objetivo futuro es “llevar todo” al país vecino.
Ricatti consideró que la Argentina “detonó después de las Paso”. “El dólar pasó de $45 a $60, podemos preguntarnos por qué el Banco Central no intervino, pero los bonos cayeron a la mitad, ya no se podía modificar”.
De este modo, Ricatti sostuvo que Vatuit no existe más. “Lo decidimos con todos los socios y luego de la devaluación brutal y del cepo”, explicó.
“Teníamos una estructura societaria para evitar pagar tanto de Ganancias y ahora no podemos sostenerla. Con el cepo no se pueden comprar dólares para ir devolviéndoles a los inversores lo que le prestaron a la empresa”, señaló.
Sin embargo, el empresario aclaró que los socios que no perdieron el dinero invertido. “No llegaron a desembolsar nada, se salvaron. Estábamos abriendo la cuenta de inversión y pasaron las Paso”, detalló.
Por último, contó que eligió Paraguay porque “tiene muy bajos impuestos, el IVA es 10 contra 21 acá, ganancias es 10 contra 35 de Argentina”.
“Si tenés que importar máquinas no pagás aranceles aduaneros, acá te pueden llegar a cobrar entre un 70 o 100% más. Se puede importar materias primas sin problema. Hay mucha burocracia para hacer negocios”, enumeró.

COMENTARIOS