Según un estudio, las compañías de cigarrillos electrónicos buscan al público adolescente
EN ARGENTINA ESTÁN PROHIBIDOS, PERO SE VENDEN LIBREMENTE

Según un estudio, las compañías de cigarrillos electrónicos buscan al público adolescente

17 personas han muerto en Estados Unidos por lesiones pulmonares relacionadas con su consumo. Sin embargo, los anuncios de vaping están haciendo que estos artefactos sean “más atractivos” para los jóvenes, según una nueva investigación.

Desde la década de 1970, la mayoría de los países impuso normas contra la comercialización del tabaco entre los jóvenes; muchos han prohibido los anuncios de cigarrillos tradicionales en la televisión y la radio.
Han pasado años desde que la industria tabacalera prometió dejar de atraer a los jóvenes a fumar cigarrillos. Sin embargo, los cigarrillos electrónicos no se ajustan a las normativas.
Desde el lanzamiento de su producto en 2015 hasta la actualidad, Juul Labs, la compañía que domina el mercado de los cigarrillos electrónicos, representa el 75% de las ventas de vapes en tiendas de conveniencia y puntos de venta masivos.
Hasta hace poco, los anuncios de televisión no habían jugado un papel primordial en el marketing de la compañía, que dependía principalmente de las redes sociales. Pero este año, lanzó una campaña de publicidad televisiva de USD 10 millones, “Make the Switch”, que según advirtieron busca ayudar a los adultos a encontrar una alternativa más saludable a fumar cigarrillos. La campaña también presenta anuncios impresos y de radio.
Cuando la compañía lanzó su cigarrillo electrónico hace cuatro años, se basó en los medios de comunicación social como Facebook, Instagram y Twitter para promocionar su producto en anuncios que, especialmente al principio, presentaban como escenario divertidas fiestas de jóvenes de unos 20 años.
“Hay pruebas abrumadoras de que el comportamiento de Juul contribuyó a que el producto se vendiera a los jóvenes”, asegura el doctor Robert Jackler, profesor e investigador principal del estudio Stanford Research Into the Impact of Tobacco Advertising de la escuela de medicina de la universidad.

En Argentina
En la actualidad, el 7,1% de los adolescentes argentinos de entre 13 y 15 años consume cigarrillos electrónicos, y el 14,4% "alguna vez los probó", según la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes (EMTJ), presentada por la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación.
Se trata de los resultados preliminares de la quinta edición de la EMTJ, que por primera vez incluyó la evaluación del consumo de cigarrillo electrónico en una muestra representativa nacional de 1.251 estudiantes de 13 a 15 años de escuelas públicas y privadas.
Los resultados de la encuesta, una herramienta estandarizada a nivel mundial utilizada para monitorear el progreso de las políticas de control del tabaco en cada país y comparar datos, muestran que el 20,2% de los estudiantes "consume actualmente algún producto de tabaco" (18,7% varones y 21,4% mujeres), mientras que el 18% "consume cigarrillos" (17,6% varones y 21,1% mujeres).
Además, el 35,3% de los estudiantes argentinos estuvo expuesto en su casa al humo de tabaco ajeno, y el 43,7% lo estuvo en lugares públicos cerrados. "El cigarrillo electrónico es el vehículo para la iniciación de la adicción a la nicotina", aseguró Ignacio Drake, coordinador del Programa Nacional de Control de Tabaco.
Por su parte, el cardiólogo argentino Francisco Toscano Quilon, también miembro de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), aseguró que el cigarrillo electrónico "no es un producto sano bajo ningún concepto".
"Es importante aclarar esto a los jóvenes y a las embarazadas, ya que se desconoce aún el efecto durante la gestación", destacó Toscano Quilon. Y agregó: "También se debe destacar que existe toxicidad para el vapeador pasivo, por lo que debe estar prohibido en lugares cerrados".
En cuanto al acceso y la disponibilidad por parte de los jóvenes, la EMTJ mostró que a ocho de cada diez "no se les impidió la compra debido a su edad".
"Resulta altamente preocupante el consumo de cigarrillos electrónicos en adolescentes de 13 a 15 años, un fenómeno global del que Argentina no escapa", reflexionó la Directora Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, Verónica Schoj.
La funcionaria reconoció además que "si bien el consumo de tabaco y la exposición al humo ajeno en lugares públicos muestran tendencias decrecientes en el tiempo, sigue habiendo valores altos".
"Varios estudios revelan que el aerosol que emanan los cigarrillos electrónicos contiene cuatro grupos de tóxicos y compuestos cancerígenos, llamados carbonilos, compuestos orgánicos volátiles, nitrosaminas y metales pesados", detallaron desde la Secretaría de Salud. Asimismo, se encontró que poseen "más cromo, plomo y níquel que los cigarrillos comunes".
Desde 2011 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) prohíbe la "importación, distribución, comercialización y publicidad o cualquier modalidad de promoción del cigarrillo electrónico en todo el territorio nacional".
A su vez, la Ley Nacional de Control de Tabaco 26.687 "prohíbe su consumo en lugares cerrados", e incluye la prohibición como una medida "para garantizar ambientes 100% libres de humo".
En los últimos meses seis personas murieron en los Estados Unidos por "enfermedades respiratorias asociadas con el consumo de cigarrillo electrónico", según autoridades sanitarias de ese país.
La semana pasada la gobernadora de Michigan, la demócrata Gretchen Whitmer, decretó la prohibición de la venta de esos productos, convirtiendo a ese estado en el primero en vedar los cigarrillos electrónicos.

Los jóvenes, expuestos a los anuncios
Recientemente, un estudio, que utilizó datos provenientes de 12.064 jóvenes de 16 a 19 años de edad, develó la necesidad de realizar algunos cambios en términos de cómo se permite a las empresas promocionar productos de vapeo, especialmente en línea.
Para el estudio, científicos de la Universidad de Carolina del Sur, el departamento de adicciones del King’s Institute of Psychiatry, Psychology & Neuroscience y el Centro de Estudios de Tabaco y Alcohol del Reino Unido, analizaron cómo los adolescentes estaban expuestos a los anuncios de cigarrillos electrónicos.
La investigación reveló que el 83% de los encuestados informó haber visto anuncios de vape. Esto incluye al 40% que aseguró haber visto anuncios en sitios web y publicaciones en redes sociales. Según los hallazgos, el 38% de los participantes dijo que los anuncios hacían que los cigarrillos electrónicos parecieran “atractivos”.
“El estudio sugiere que se necesitan esfuerzos adicionales para limitar el atractivo de los anuncios de productos de vapeo para los jóvenes”, explicó la doctora Sara Hitchman, profesora de adicciones del King’s Institute. Sin embargo, Simon Cleverly, jefe de asuntos corporativos del grupo British American Tobacco, asegura que son conscientes de que todos sus productos deben comercializarse de manera responsable, “particularmente con respecto a garantizar que nuestras comunicaciones solo estén dirigidas a consumidores adultos”.
Por su parte, la compañía Juul dice que no está dirigida a niños y adolescentes y que apoya los esfuerzos para limitar los productos de tabaco a personas menores de 21 años. “Reconocemos que el uso juvenil de productos de vapor es un problema que requiere una respuesta efectiva y apropiada de la industria y los organismos reguladores”, sostiene Ted Kwong, portavoz de Juul Labs. “Apoyamos firmemente las restricciones en la comercialización de productos de vapor en las redes sociales”.
En los últimos años, el número de estudiantes de secundaria e incluso niños más pequeños que usan cigarrillos electrónicos ha aumentado rápidamente, alarmando a los padres y a los defensores de la salud pública.
El año pasado, casi el 21% de los estudiantes de secundaria informaron haber usado cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días, según un análisis de los datos de la Encuesta Nacional de Tabaco para Jóvenes publicada por los Centros Federales para el Control y Prevención de Enfermedades.
En 2011, la proporción era solo del 1,5%. Solo entre 2017 y 2018, el número de estudiantes de secundaria que dijeron ser usuarios actuales de cigarrillos electrónicos aumentó en un 78%, a más de 3 millones de estudiantes en general.
La semana pasada, el CEO de la empresa, Kevin Burns, renunció a la compañía en medio de una creciente preocupación por los posibles riesgos para la salud de sus productos. La compañía también suspendió la publicidad impresa y digital. En medio de esta ola de defunciones, el presidente de los Estados Unidos pidió a la Administración de Alimentos y Medicamentos que considere la prohibición de todos los productos de vapores con sabor.

Prohibidos, pero se venden
La Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) instó a la Anmat a ser "enérgica" en la prohibición vigente de venta y publicidad de cigarrillos electrónicos, que ya causaron cinco muertes y más de 200 enfermos graves en los Estados Unidos.
"Se trata de pacientes en su mayoría previamente sanos y jóvenes que desarrollan una enfermedad pulmonar grave que puede llevar a la muerte. Tanto el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) como la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos investigaron esos casos y emitieron una fuerte advertencia sobre el riesgo de usar esos dispositivos", precisó la AAMR en un comunicado.
En la Argentina, aunque están prohibidos por la Anmat desde 2011, "se venden libremente", denunció la Asociación, que aclaró que "si bien aún no se han reportado casos de enfermos o muertes, es fundamental advertir a la población".
"Alertamos a la comunidad médica a estar atentos e interrogar sobre el uso de estos dispositivos en pacientes con síntomas respiratorios. Instamos a la Anmat y a las autoridades correspondientes a ser enérgicos en la prohibición vigente de venta y publicidad de esos productos, y al público en general, que considere que todo lo que se le ofrece ingresa como contrabando", enfatizaron.
El cigarrillo electrónico, también conocido como vaporizador, vapeador o su nombre en inglés, e-cigarette, consta de un recipiente en forma de cigarrillo o similar, una batería interior para generar calor y una carga con una solución líquida, que al calentarse produce un vapor que vehiculiza sustancias para ser inhaladas (vapear).
"La solución líquida está compuesta por nicotina, saborizantes y otros químicos, que al calentarse no sólo generan aerosoles de nicotina, sino otros productos tóxicos para la salud", completó la AAMR.
Por otra parte, varios estudios demostraron que los dispositivos electrónicos de liberación de nicotina permiten también la inhalación de otras sustancias como saborizantes, cocaína, drogas sintéticas y derivados de cannabis, que además del poder adictivo, suman nuevas toxicidades potenciales.
Las cinco muertes ocurrieron en Estados Unidos, en Indiana, Los Ángeles, Minesota, Oregón e Illinois.
La semana pasada la gobernadora de Michigan, la demócrata Gretchen Whitmer, decretó la prohibición de venta de cigarrillos electrónicos, convirtiendo a ese distrito en el primero en vedar esos productos en ese país.

17 muertes
Diecisiete personas han muerto en Estados Unidos por lesiones pulmonares relacionadas con el consumo de cigarrillos electrónicos en el país, informaron este martes las autoridades sanitarias. La cifra de defunciones aumentó después de que Virginia y Nueva Jersey reportaran su primera víctima como resultado del vapeo.
El 26 de septiembre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron que se habían confirmado 12 muertes a lo largo del país. Los estados reportados fueron California, Florida, Georgia, Illinois, Indiana, Kansas, Minnesota, Mississippi, Missouri y Oregón. Posteriormente, los departamentos estatales de Nebraska, Carolina del Norte y Oregón confirmaron otras tres muertes. La agencia federal detalló que al menos 805 personas han sido afectadas por lesiones pulmonares relacionadas con el consumo de cigarrillos electrónicos. En su mayoría, se trata de pacientes que consumieron tetrahidrocannabinol (THC), el principal componente psicoactivo de la marihuana.

COMENTARIOS