Un policía baleó a cuatro mujeres y se entregó
LA PLATA

Un policía baleó a cuatro mujeres y se entregó

Disparó contra su ex novia, la mamá de ella, una vecina y una menor. Están todas heridas, fuera de peligro.

Un oficial de la Policía Bonaerense hirió a balazos a su ex pareja, a la madre de ésta, a una vecina y a una niña de 12 años en un raid violento en el que atacó a balazos el frente de dos casas de la ciudad de La Plata, tras lo cual se escapó y horas después se entregó en una comisaría de la zona.
Todas las víctimas sufrieron lesiones leves y fueron trasladadas en ambulancias del Same a centros asistenciales platenses, mientras que el detenido, identificado como Maximiliano Godoy (27), un oficial de la Unidad Táctica Operativa de Infantería (Utoi) de La Matanza, quedó a disposición del fiscal de La Plata Álvaro Garganta, quien lo indagará hoy.
Según las fuentes, todo comenzó cerca de las 21 del pasado domingo, cuando el oficial Godoy concurrió al domicilio de su ex pareja y efectuó ocho balazos contra el frente.
Como consecuencia de los disparos resultó herida la ex pareja de Godoy, identificada como Sabrina Belmonte (27), y una vecina, Lara Zacariño (29), quien recibió un balazo cuando al escuchar gritos salió a la calle a ver qué sucedía, explicaron fuentes policiales.
Tras ese ataque, el agresor fue hasta la casa de la madre de su ex pareja, donde volvió a disparar, y a raíz de la agresión fue herida Maira González (47), mamá de Belmonte, y una niña de 12 años que también estaba en la casa.
Allegados a la familia de las víctima aseguraron a los investigadores que Godoy planificó un ataque contra su ex pareja y su familia. Ayer a la madrugada, horas después de los ataques, el policía se entregó en la Comisaría 8va. de La Plata, mientras que su vehículo Chevrolet Corsa blanco fue hallado abandonado cerca de su domicilio, con el capot prendido fuego.
Al entregarse a la Policía, Godoy aportó su arma reglamentaria, una pistola Bersa Thunder Pro calibre 9 milímetros y un cargador con cinco proyectiles.
De manera inmediata la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense dispuso la desafectación del oficial de la fuerza.
Una vez obtenida las pruebas testimoniales se decidirá “el temperamento a adoptar, en principio son lesiones graves”, indicaron fuentes judiciales. No se descartó la posibilidad de acusar al detenido del delito de “tentativa de femicidio”.
Ayer, Belmonte y González permanecían internadas fuera de peligro. En tanto, la menor fue dada de alta, al igual que la vecina.
La sospecha de los investigadores es que el policía atacó el frente de la casa de su ex pareja porque ésta había resuelto poner fin de manera definitiva a la relación que los unía.

COMENTARIOS