Pasión por el drama
COACHING

Pasión por el drama

Pensamientos tóxicos

¿Qué pensamos cuándo pensamos demasiado? ¿Dónde estamos poniendo el foco? ¿En qué nos estamos limitando? Es cierto que estamos expuestos a mucha información exterior y vivimos en modo automático pensando y haciendo sin darnos cuenta, de manera inconsciente.

Puede parecernos que el tiempo no nos alcanza y empiezan las excusas para seguir postergando eso que deseamos lograr o esa situación que queremos resolver. Cuando pensamos demasiado en una situación enfocándonos en el problema y en el pasado lo más probable es que nos quedemos ahí, pensando todo negativo con una profecía auto cumplida de fracaso, lo cual hará que nos sintamos frustrados y vayan apareciendo miedos y ansiedades.

La calidad de nuestros pensamientos determinan nuestro día a día. Tengamos en cuenta que nuestro pensamiento genera una emoción y ésta una acción. Pensar es genial, pero en exceso y sin llegar a ningún lado, a ninguna conclusión, agota la mente y entramos en un bucle sin sentido perdiendo otras capacidades y habilidades.

Me preguntan ¿cómo hacer? Y yo digo voluntad, creen ser tan libres en general y no se dan cuenta que sus propios pensamientos los dominan y controlan privándolos de todo. Con voluntad somos conscientes de realizar acciones en integridad a nuestras necesidades. Probá tu pasión por el drama, escribí en una hoja tus quejas, tus luchas, tus pensamientos, tus críticas y a eso sumale el plus de “basura” que va largando tu entorno, familiares, amigos, compañeros o medios de comunicación.

Una manera de potenciarnos es focalizarnos en lo que sí puede ir bien, en lo que nos gustaría que suceda y ver lo positivo, agradecer lo que sí tenemos, lo que nos suma, apreciar lo lleno del vaso. Reemplazá esos pensamientos tóxicos por otros productivos, salí a caminar, pintá, hacé algún curso, lee un libro, encontrate con gente positiva, con fuerza, con luz para poder contagiarte y aprendé que el poder está en vos y que sos el creador de tu vida, te guste o no, a través de tus pensamientos y creencias.

Nuestra mente va a creer lo que le digamos, el inconsciente, no distingue lo real de lo virtual. Cuando nos demos cuenta del poder que tiene el pensamiento y la palabra de crear realidad, hablaremos menos y pensaremos mejor.

(*)Coach educativo, Neurosicoeducadora, coach emocional

Instagram: @danielatrechcoach

COMENTARIOS