Tiros y fuga de presos en la autopista Rosario-Santa Fe
PENAL DE CORONDA

Tiros y fuga de presos en la autopista Rosario-Santa Fe

Se escaparon nueve reclusos. Ya recapturaron a dos e investigan al Servicio Penitenciario por facilitar la evasión.

Al menos nueve presos se fugaron ayer en Granadero Baigorria, cuando eran trasladados en una camioneta del Servicio Penitenciario de Santa Fe rumbo a la cárcel de Coronda.
En una maniobra, dos autos -un Fiat 147 y un VW Surán- emboscaron al vehículo oficial y posibilitaron que los reos se escaparan. Trece detenidos en total ocupaban la camioneta. Dos de los nueve evadidos, apuntan fuentes del Ministerio de Seguridad de Santa Fe, ya fueron recapturados. “Ninguno de alto perfil”, apunta una fuente gubernamental. Unos 120 policías están abocados a la búsqueda.
El ataque se produjo en la Autopista Rosario-Santa Fe. De acuerdo a las primeras versiones, luego de lograr que la camioneta detuviera su marcha, cuatro agresores amenazaron con sus armas a los agentes y lograron la liberación de los detenidos.
En medio de la huida se produjo un intercambio de disparos, producto del cual dos efectivos resultaron heridos y debieron ser trasladados al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria.
El resto de las personas que huyeron están siendo buscadas entre los pastizales cercanos a la autopista y en casas particulares.
“En la camioneta viajaba un grupo de presos que estaban alojados en Coronda y habían pedido permiso para visitar a sus familiares, que viven en Rosario. Un juez autorizó el traslado y cuando regresaban al penal se dio este hecho”, precisaron las fuentes.
Los otros seis prófugos fueron identificados como Alejandro Candia, Mariano Cardozo (robo), Alfredo Patricio Rojas y Hugo Peralta (amenazas), y Leandro Cabalie y Alberto Quiroz (homicidio). En tanto, fueron recapturados Nahuel Arce (homicidio) y Diego Sosa (robo).
En principio, se pensó que se había tratado de una emboscada al micro que trasladaba a los presos. Pero tanto el fiscal Maximino como el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, deslizaron que los hechos no habrían sido de esa manera.
“La hipótesis de la emboscada no es la más probable”, se despachó el fiscal de la UFI de Flagrancia a cargo del caso. Y acotó un dato que podría dar una explicación más coherente a la teoría que va tomando fuerza entre los investigadores: algo pasó adentro del micro que llevaba a los presos, que culminó con la fuga. “Deberían haber estado esposados”, dijo Maximino.
También sobrevuela la sospecha sobre el Servicio Penitenciario. El fiscal de Flagrancia Marcelo Maximino y Asuntos Internos intentan determinar las responsabilidades en lo que sucedió, por eso les iniciaron una causa a los diez agentes involucrados en el traslado “por facilitamiento de evasión”.
Mientras tanto, el chofer del micro como algunos agentes que habían recibido heridas menores ya fueron dados de alta. El penitenciario que fue baleado por uno de los presos en el glúteo se recupera en el Hospital Heca de Rosario.

COMENTARIOS