Mariam Nabatanzi vive con sus hijos en cuatro casa precarias.
Mariam Nabatanzi vive con sus hijos en cuatro casa precarias.
SU MARIDO LA ABANDONÓ

A los 39 años tiene 38 hijos y está sola para mantenerlos

Si por algo se caracteriza Uganda es por tener una alta tasa de natalidad (5,6 hijos por mujer) incluso para un continente en el que este indicador es elevado, como el africano. Con todo, aún en ese contexto, la historia de la ugandesa Mariam Nabatanzi llama la atención por lo extrema.
Es que esta mujer de 39 años ya tiene 38 hijos después de registrar una seguidilla de embarazos múltiples.
Y para colmo, tiene que hacerse cargo sola de la manutención, ya que su marido la abandonó.
La dramática historia de esta mujer, que vive con sus hijos en cuatro pequeñas casas hechas de bloques de cemento y con techo de hierro corrugado en un pueblo rodeado de campos de café a 50 kilómetros al norte de Kampala, hoy conmueve al mundo entero.
Nabatanzi dio a luz por primera vez un año después de casarse, cuando tenía sólo 12 años. Y tuvo mellizos. Le siguieron otros cinco pares de mellizos, cuatro de trillizos y cinco de cuatrillizos.
Hace tres años su situación, de por sí complicada, se agravó cuando su marido la abandonó con sus 38 hijos.
A partir de entonces y desesperada por obtener el dinero que le permita mantener a su familia, Nabatanzi hizo de todo. Trabajó como peluquera, decorando eventos, recolectando y vendiendo chatarra, elaborando ginebra y vendiendo hierbas medicinales.
Pero todo el dinero que gana se esfuma rápido frente a la alta demanda de alimentos, medicamentos, ropa y aranceles escolares de sus 38 hijos.
“Toda mi vida se ha ido cuidando a mis hijos y trabajando para ganar algo de dinero”, declaró la ugandesa.

COMENTARIOS