Absolvieron al médico que mató a un ladrón
SAN MARTÍN

Absolvieron al médico que mató a un ladrón

Lino Villar Cataldo, el doctor que en Buenos Aires abatió a un delincuente que intentó asaltarlo en 2016, fue declarado inocente por el tribunal.

El médico Lino Villar Cataldo que mató de cuatro tiros al ladrón Ricardo “Nunu” Krabler -quien intentó robarle el auto en 2016 en su casa del barrio Libertador-fue considerado “no culpable” del hecho por decisión de un jurado popular.
A lo largo del proceso, Villar Cataldo sufrió un fuerte revés cuando varios peritos balísticos, incluida Leticia Pons, analista de la Policía Bonaerense, desmintieron que le había disparado a Krabler desde el suelo como sostuvo históricamente.
Los peritos del caso determinaron que las balas entraron “desde arriba hacia abajo” desde una distancia máxima de un metro. El arma del ladrón, un “pistolón” que eran caños soldados sin capacidad para disparar, fue encontrada bajo el cadáver de Krabler, que murió sentado en el asiento de conductor.
La fiscal del juicio, Noemí Carreira, había pedido que sea considerado culpable por homicidio en exceso de legítima defensa, luego de cambiar la calificación original de homicidio simple.
La querella de Silvia, madre de Krabler, pidió la condena por homicidio simple agravado por el uso de arma.
“Es un asesino matriculado”, lo calificó Silvia Krabler a Villar Cataldo: “Los quiero ver a los jurados en mi lugar”.
La defensa de Villar Cataldo, a cargo del abogado Diego Szpigiel, pidió que su asistido sea absuelto por considerar que actuó “en legítima defensa”.
Szpigiel aseguró en su alegato: “Nadie tuvo la intención de matar. Cuando te están apuntando, te golpean, te arrastran, vos te defendés como podés. La propia fiscalía ya abandonó la figura del homicidio simple porque se dio cuenta de que no hubo intención. Lino reaccionó como pudo”.
El defensor siguió: “Acá te quieren convencer de que ocurrió algo que no pasó. Nadie pone un pistolón debajo de su cuerpo para manejar. No te dejes convencer de eso. Cuando vos ves que Lino no reaccionó, es legítima defensa. No se vio el momento del hecho. Solo son posibilidades y, ante la duda, se beneficia a Lino. El sentido común es lo que debe primar en ustedes. La certeza de que se haya excedido no existe. Acá cada uno eligió dónde estar. Lino trabajando y el otro robando”.
Tras los alegatos, el acusado pudo pronunciar sus “últimas palabras” ante el jurado, ocasión en la que pidió “disculpas” por la muerte del delincuente, aunque aclaró que él no buscó que eso ocurriera.
“Pido disculpas porque haya habido un muerto, pero yo no lo busqué”, expresó, tras lo cual agregó: “Me parece increíble haber llegado a esto, tengo una pena enorme, estoy destruido, se ha desarmado la familia”.
Los familiares de Villar Cataldo aplaudieron al oír el veredicto. Su hermano Jorge aseguró: “Su familia se destruyó, mi hermano tiene miedo, siempre hubo amenazas, tengo miedo de que las represalias sean sobre sus hijos”.

COMENTARIOS