Abuelas de Plaza de Mayo recuperó a la nieta 129
VIVE EN ESPAÑA

Abuelas de Plaza de Mayo recuperó a la nieta 129

Nació en 1977, cuando su madre fue secuestrada mientras cursaba el octavo mes de embarazo. Fue buscada por su abuela y por su padre, Carlos Alberto Solsona.

La organización de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo anunció ayer que encontró a otro hijo de desaparecidos. Se trata de la nieta número 129, hija de Norma Síntora y Carlos Alberto Solsona, quien está vivo y se reencontrará con su hija. La titular de Abuelas, Estela De Carlotto, brindó una conferencia de prensa en la sede de la organización, donde anunció el hallazgo. El nombre de la mujer no fue revelado hasta el momento. Tiene 42 años y vive en España. En el acto estuvieron presentes su padre, Carlos; su hermano, Marcos, y su tío José, que también formaron parte de la búsqueda, como su abuela (ya fallecida) María Luisa Vitaloni.
Carlos y Norma, su madre, militaron en el Partido Revolucionario de los Trabajadores y el Ejército Revolunario del Pueblo (PRT-ERP). Según contó Carlotto, la pareja empezó a pensar en el exilio en 1976 por la feroz represión, pero Norma fue secuestrada el 21 de mayo de 1977 en Moreno, cuando estaba embarazada de ocho meses, con una pareja amiga. “Los tres continúan desaparecidos. Carlos Alberto estaba fuera del país. La idea era reencontrarse en España. Nada más se supo del bebé nacido en cautiverio”, relató.
Según detalló Carlotto, “en 2012, a partir de diversas informaciones recibidas sobre una joven que había sido inscripta como hija propia por un matrimonio, desde Abuelas se resolvió la aproximación del caso. La documentación reunida mostraba, entre otras cosas, que la partida de nacimiento apócrifa había sido firmada por un médico de la Policía Federal Argentina y que el parto había ocurrido en su domicilio”. “En 2013, el equipo de Aproximación del área de Investigación de Abuelas contactó a la presunta hija de desaparecidos que vivía en el exterior para invitarla a realizarse el examen de ADN”, agregó.
En 2014 la mujer informó que “viajaría al país para seguir conversando sobre la posibilidad de analizarse y se le transmitió que la prueba genética también podía efectuarse a través del Consulado”, pero no lo hizo.
En 2017, la mujer retomó el vínculo con Abuelas y hace dos semanas en Argentina, se presentó a la Justicia y aceptó realizarse el análisis que arrojó que es hija de Síntora y Solsona.

COMENTARIOS