Argentino se infartó en Chile y lleva gastados $650.000
NO LO PUEDEN TRAER AL PAÍS

Argentino se infartó en Chile y lleva gastados $650.000

La familia ya gastó esa suma en una clínica privada y pide un avión sanitario para traerlo a Argentina o una cama en un hospital público chileno, pero están colapsados.

Un tucumano sufrió un infarto mientras manejaba en una ruta de Viña del Mar, Chile, y fue trasladado a un hospital privado donde su familia ya gastó alrededor de $650 mil en los tratamientos médicos.
Pidieron un avión sanitario para traerlo al país, pero no llegó la solución y ahora están buscando una cama en un hospital público chileno, pero se encuentran colapsados.
El argentino conducía el domingo por la tarde un auto alquilado, mientras disfrutaba de las vacaciones junto con su novia. El arquitecto comenzó a sentir un dolor profundo en el pecho, frío y empezó a transpirar hasta que se descompensó y chocó el auto en el que se trasladaban. Su pareja no sabía manejar y pidieron ayuda para que los alcanzaran al hospital más cercano.
Maxi tenía una arteria tapada y le colocaron un stent en la clínica privada Hospital Naval, donde lograron mantenerlo con vida.
Sin embargo, a los pocos días que estuvo en tratamiento, la familia gastó alrededor de $650 mil. Su pareja indicó a la prensa que la internación insume $70.000 por día.
Por ese motivo, sus seres queridos, imposibilitados de afrontar esa suma de dinero, pidieron con urgencia un avión sanitario para que el arquitecto pudiera volver a Argentina y ser tratado en el país.
Hasta el momento, ni desde el Gobierno provincial ni desde el nacional lograron facilitarle el avión sanitario para traer a Maxi. Por eso, ahora están buscando llevarlo a un hospital público chileno.
El tucumano, que está acompañado por su madre y un hermano que viajaron a Chile al enterarse de la noticia, no pudo ser llevado a un hospital público de Chile debido a que están colapsados. “Estamos buscando por medio del Consulado una cama en un hospital público, pero están colapsados”, señaló la hermana de Maxi, Agustina Conca.
El argentino de 40 años ya había tenido un infarto hace dos años, dejó de tomar los medicamentos un año atrás, pero en las últimas semanas volvió a sufrir algunos dolores en el pecho, según consigna el informe médico del hospital. Luego de la primera operación del domingo, el lunes volvió a sufrir una fuerte arritmia, por eso necesitaban realizarle una nueva operación que costaba $5 millones.
“Mi hermano está mucho mejor. Por suerte, las arritmias bajaron y está estable. Lo de la nueva operación se va a ver cuando regrese al país”, explicó su hermana, que, se mostró agradecida. “Es cierto que llevamos gastado mucho dinero, pero le salvaron la vida. Les agradezco a todos”, expresó.

COMENTARIOS