Una banda juninense integrará la grilla oficial del Cosquín Rock 2019
PRESENCIA LOCAL EN UNO DE LOS FESTIVALES MÁS IMPORTANTES DEL GÉNERO

Una banda juninense integrará la grilla oficial del Cosquín Rock 2019

“Fisurado y Paranoico con mi Sombra Persecuta” se presentará el 10 de febrero en el escenario Córdoba X. Con siete años de trayectoria, consideran que la propuesta les llegó en un gran momento musical.

Para una banda de una ciudad como la nuestra, la participación en uno de los festivales más importantes del país suele ser considerada como una muestra de que, finalmente, “llegó”. Podría pensarse en una historia más o menos así: después de mucho tiempo –años, seguramente– de juntarse, ensayar, componer, trabajar, dedicarle horas y horas, viajar, tocar para los amigos, pagar para poder presentarse, perder plata, grabar, telonear y seguir en la ruta a pesar de todo, resulta que un día a alguien le interesa la propuesta y dice: “Estos pibes suenan bien, me gusta lo que hacen, que vengan”. Y, entonces sí, todo lo hecho hasta el momento cobra sentido y aparece la sensación de haber llegado al lugar que se buscaba.
Algo de esto le sucedió a la banda juninense “Fisurado y Paranoico con mi Sombra Persecuta”. Llevan siete años en este proceso, con dos discos grabados y numerosas presentaciones en los más variados escenarios (algunos muy importantes), y hace unas semanas les confirmaron que formarán parte de la grilla oficial de la edición 2019 del Cosquín Rock, tal vez, el festival de rock más relevante de los últimos años.
Sin embargo –y más allá de la alegría y la emoción lógicas– para los Fisurado este hecho no solo no representa un lugar de llegada, sino todo lo contrario: saben que es una oportunidad casi única y quieren que sea punto de despegue.
“Es una bisagra. Significa que estuvimos siete años tomando carrera y, a partir de este momento, largamos. Es un punto de partida”, analizan en la banda.
Y también consideran que esto es una ratificación de que todo el trabajo que hicieron fue absolutamente necesario para poder alcanzar este presente. Una metáfora que suelen utilizar es que la que emprendieron es una carrera muy larga y lo hecho hasta ahora fue una suerte de entrenamiento que les dio el “estado físico” necesario para poder, a partir de esta largada que supone el Cosquín Rock, correr hasta el final y obtener buenos resultados.

Camino a Cosquín
Todavía no se habían terminado de apagar los últimos festejos de los siete años de existencia de los Fisu cuando recibieron la noticia de que formarían parte del Cosquín Rock 2019. Será el domingo 10 de febrero, en el escenario CBA X, donde se presentarán –además– otras once bandas.
¿Cómo fue que Matías “Pitu” Camarero, Emi González, Matías Bettinelli, Leandro Aispuru, Gabriel Di Sábato, Martín “Chiquito” Rocha, Juani Cardoso y Pablo Marin llegaron a ser considerados para este evento? La historia arranca hace algún tiempo, cuando se les ocurrió hacer una gira cordobesa en el verano y empezaron a tender líneas y hacer contactos para conseguir lugares donde poder presentarse. En todo ese proceso se formó una cadena que derivó en que alguien llevara material de Fisurado a la productora del Cosquín Rock. Allí hubo quien lo escuchó, se interesó, pidió más material (videos, discos, canciones en Spotify) y terminó incorporando a la banda juninense en el line-up.
“Cuando nos confirmaron, fue una locura”, dicen los músicos.
Pero para los Fisurado, no fue casualidad el hecho de que los hayan elegido, sino que fue el resultado de un trabajo constante y sostenido: “En este momento estamos muy unidos como banda. Somos un bloque intenso, tenemos muchos proyectos, y seguimos empujando para adelante”.
Harán, entonces, la gira programada originalmente, que durará unos diez días y tendrá un cierre muy particular en el Cosquín Rock.

Del inicio a hoy
Desde un principio, hace siete años, Fisurado y Paranoico tuvo las cosas claras. “Somos una banda que siempre se basó en el esfuerzo y en hacer las cosas lo mejor posible”, aseguran. Y es que, de entrada, se pensó a este proyecto, no como un grupo de pibes que se juntan a tocar a ver qué sale, sino para hacer “algo serio, apostando a hacer las cosas bien y con futuro”.
Por eso el avance fue paulatino. Paso a paso. Tanto que apenas arrancaron estuvieron casi medio año encerrados ensayando y su primera presentación fue en el Plaza Rock, evento que ganaron.
“Siempre fue muy intenso el trabajo que hicimos, le dedicamos tiempo y esfuerzo”, comentan.
Según ellos mismos dicen, Fisurado es una banda que siempre caminó, jamás corrió ni saltó, pero tampoco nunca se detuvo ni dio un paso en falso. Fue un camino constante, porque tenían claro su norte. De acuerdo a su mirada, esto les permitió poder concretar sus sueños. Como cuando se decían “qué bueno poder hacer un disco” y lo hicieron. Y fue grabado en un estudio de Buenos Aires, con Martín Bosa. Y después grabaron otro, también en Capital Federal. Y más tarde filmaron un video. Y otro. Y tienen su canal de YouTube y su música en Spotify. Y trabajan su gráfica. Y tocaron en lugares importantes de Buenos aires como los porteños Niceto, La Trastienda, el Roxy, Beatflow, Sala Crash; y también en escenarios importantes de La Plata, como Sala Ópera, el centro cultural Olga Vázquez y Don Eyler.

“Tratamos de tocar todo lo que podemos –explican–, siempre que nos sirva, ya sea emocionalmente, energéticamente o económicamente, tiene que haber algo que nos motive. Tocar por tocar, ya lo hicimos. Esa experiencia ya está”.
Más allá de sus ocho integrantes, la crew se completa con más amigos y profesionales, como el sonidista Pablo Passarello, o el iluminador Ariel Rapisardi, un diseñador, una persona que les maneja la comunicación, un fotógrafo. “Todos los que cumplen con cada uno de los roles están comprometidos con el proyecto”, afirman. Y esto generó “un gran grupo de trabajo”, que les permite estar convencidos de que están preparados como para ocupar el lugar que les fue concedido para el próximo 10 de febrero.

La banda
No es fácil definir el estilo de Fisurado y Paranoico. Es una banda muy ecléctica que tiene temas muy variados. Una de sus características principales es que proponen una mixtura musical muy amplia, desde un candombe hasta un funk, desde un rock con guitarras bien distorsionadas hasta una polca, desde reggae a una balada o una milonga. No hay pruritos a la hora de componer. “La canción pide salir y lo hace para el lado que sea”, dice Emi.
“Nuestro estilo es el no-estilo”, agregan. Es que cada integrante tiene sus gustos y sus formas particulares, que se integran en un todo como los Fisurado en cada canción.
“Que se mueve mejor que yo” fue su primer disco, de 2014, y “Época” fue el segundo, grabado el año pasado. Si bien en el primer trabajo hay un tema de Leandro y en el segundo hay uno de Gabriel, Emi es el compositor principal. A pesar de ser tecladista, compone con la guitarra, porque así sale del corazón y no de la técnica. “Un tema está listo para salir cuando no te avergüenza mostrarlo”, asegura.

Aquí, Cosquín
El escenario Córdoba X del Cosquín Rock mezcla deportes extremos con música nueva, alternativa o poco difundida. “Es decir que, mientras estás tocando, te puede pasar por arriba una moto o un skater”, dicen entre risas.
Allí estarán los Fisurado: “Nos eligieron porque esta banda tiene una propuesta interesante, lo que logramos fue hecho con mucha conciencia y a todo le pusimos mucha energía. Y porque, si bien llevamos siete años y en la música tampoco es tanto tiempo, en este camino recorrido plasmamos diferentes etapas y en cada una, lo que hicimos fue lo máximo que podíamos dar en ese entonces. Nunca nos guardamos nada”.
Finalmente, llegará el 10 de febrero, y después seguirá el 11. Y a partir de allí, guardarán su mejor recuerdo del Cosquín Rock e irán por más: “Lo que sigue es continuar tocando, hacer un nuevo disco, componer y grabar nuevas canciones, filmar nuevos videos y conseguir más fechas y lugares para seguir en una espiral ascendente. Y con todo este impulso, aprovechar el viento a favor para llegar lo más lejos posible”.

COMENTARIOS