Una grieta podría “tragarse” a un barrio de Entre Ríos
DIAMANTE

Una grieta podría “tragarse” a un barrio de Entre Ríos

Se extiende a lo largo de 130 metros a la vera del Paraná en la localidad de Diamante. Ya fueron evacuadas 100 personas.

Grupos de familias de la localidad entrerriana de Diamante comenzaron a ser evacuadas, en el marco de un plan de desalojos preventivos ante el desmoronamiento de una barranca lindera al río donde está asentado el barrio General Urquiza, confirmó ayer el intendente Lénico Aranda.
El jefe comunal advirtió, en diálogo con Télam, que pese a que se afronta “un riesgo de vida muy serio” en la zona había “gente que no quiere abandonar su casa”.
Las evacuaciones fueron dispuestas el fin de semana luego de que se abriera una enorme grieta en el terreno del pueblo y la barranca iniciara un lento desplazamiento, lo que generó pozos de unos 30 metros de profundidad.
Tanto el barrio como el centro de salud ubicado sobre la barranca caerían al vacío con el desmoronamiento de las tierras, que estaría provocado por una falla geológica, según especialistas y geólogos que advirtieron del fenómeno “hace un mes”.
El fenómeno comenzó el sábado y no se detuvo, por lo que el domingo las familias fueron notificadas para que evacúen sus viviendas con contención desde el municipio.
“Hay desprendimiento de barrancas y hundimiento, que comprende parte de la costa. Estamos con un riesgo de vida. Hace 30 días que tememos el informe del geólogo y estamos llevando adelante el plan de evacuación, pero la gente no quiere abandonar su casa”, contó a Télam el intendente de Diamante.
Según el informe del geólogo, acotó, “tenemos que evacuar 130 metros. Es un trabajo de Defensa Civil muy articulado”.
Eso “nos dio tiempo para prepararnos, pero nadie está preparado para perder la casa”, dijo el intendente de Cambiemos sobre la reacción de los vecinos que deben desalojar sus viviendas.
Según Aranda, “el diamantino está acostumbrado a desplazamientos pero no de esta abertura. Hay pozos de 30 metros de profundidad y dos metros de ancho. Es un riesgo de vida muy serio”. “Estamos trabajando sobre el informe del geólogo. Están afectadas unas 60 familias, pero esa cantidad se puede ampliar”, señaló.
Aranda recordó que “en la década del 70 hubo deslizamiento de barranca, y perdimos toda la costanera. Se llevó una porción importante de la historia de Diamante”.

COMENTARIOS